Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dani Ojeda Delantero de la SD Ponferradina

Dani Ojeda: «Si marco a la UD lo celebro, pero sin aspavientos»

Daniel Ojeda Saranova celebra su tanto ante el Girona en El Toralín, el 28 de agosto, gracias a un tiro que tocó en Juanpe.  | | LP/DLP

Daniel Ojeda Saranova celebra su tanto ante el Girona en El Toralín, el 28 de agosto, gracias a un tiro que tocó en Juanpe. | | LP/DLP

El artillero del barrio capitalino de Triana visita el sábado por primera ocasión el Gran Canaria. Lo hace junto a Espiau en una ‘Ponfe’ líder. En julio estuvo cerca de ser amarillo. No busca venganza. «Mi reivindicación es la honradez y mi entrega».  

El sábado pisan el Gran Canaria (17.15 horas, Movistar #) con el maillot de líder y desafiando a una UD en la UVI. ¿Qué representa medirse por quinta ocasión al escudo que le forjó como artillero -jugó hasta Las Palmas Atlético y sigue siendo el pichichi histórico de la cadena-?

Visitar mi Isla siempre es especial, es la primera ocasión que me pueda medir a la UD en el Gran Canaria [se midió con Granada, Albacete, ‘Lega’ y Alcorcón pero en la Península con un balance de una victoria en Butarque y tres igualadas]. A ese registro sentimental, se suma el gran momento de forma que atravesamos. Van seis jornadas y contabilizamos cinco victorias, nueve dianas...Los réditos y cifras tanto personales [lleva una diana] como grupales son tremendos. Pero ir primeros es algo anecdótico; lo veo así. Resta muchísimo. Me siento importante, valorado y por ahora las cosas van fenomenal. Pero faltan 36 jornadas.

La pregunta más original. ¿Si marca lo celebrará en su tierra y ante el escudo de su alma?

Ya lo he comentado en otras ocasiones, lo celebraré pero sin aspavientos. Con una alegría contenida. Desde el respeto.

¿Qué falló en verano para que no se hiciese su fichaje por la UD? En las dos últimas ventanas ha estado muy cerca...

Es cierto, este verano fue el momento o el capítulo en el que estuve más cerca de poder firmar por la UD. Más que nunca. En enero no podía darse, y firmé por la AD Alcorcón [tras salir del Lega]. Ya como jugador libre, no se dio [el 7 de julio fichó por el club leonés]

¿Pero por qué?

Es que no depende de una parte sola; si la otra no quiere...

¿Por un tema económico?

Sí, en parte. No cumplieron con una opción que teníamos encauzada, no se dio el marco preciso en el que parecía que coincidíamos y se desechó. Las conversaciones no colmaron con un acuerdo cuando por mi parte estaba listo para darlo todo. Es mi casa, mi tierra. No se cerró de forma óptima y es fútbol. La vida sigue su curso.

¿Es su reivindicación? ¿Encara el duelo como una venganza?

Para nada, no me estoy reivindicando. Mi mayor reivindicación es mi carrera: mis números [117 duelos en Segunda], la honestidad profesional, la entrega absoluta con cada camisa que he defendido. El hecho de contar con un ascenso a Primera [con el Granada en 2019], poder competir en la máxima categoría... Cada capítulo de mi trayectoria tiene su valor, ahí reside mi particular reivindicación, en el día a día. El hecho de iniciar una nueva etapa profesional en Ponferrada y tratar de aumentar mis cifras sí me estimula. Si se gana el sábado, no es mi venganza. Simplemente la suma de tres puntos importantes ante un equipo de muchísimo talento.

¿Qué le pasa a la UD? El Ferrari de Viera y Jesé no termina de carburar. Una victoria en seis jornadas. ¿Se lo esperaba?

La UD tiene un potencial increíble, de primer orden. He visto prácticamente todos sus partidos por televisión y si analiza su ataque es impresionante. Viera, Jesé, Peñaranda, Pejiño, ahora con Moleiro...El problema radica en la enorme presión que existe en la Isla y la exigencia inmediata. Ganas un partido y subes, pierdes, y todo es un desastre. Se encara el ascenso como una obligación. La Segunda es un maratón. Quizás precisen de tiempo, los equipos tienen que cocerse. Lleva su tiempo. Pero estarán arriba. Seguro.

¿Qué la pasa a Viera -130 minutos en su cuarto periplo en dos duelos y dos puntos-?

No le pasa nada, es el mejor de la categoría. Futbolista de primer orden. De los que nunca te falla.

¿Y el exdelantero de la UD Yuri -39 años-? ¿No piensa en la retirada? ¿Cómo ha sido su encaje con el veterano atacante?

No se retirará nunca, tiene una cláusula en la que pone que cuelga las botas con 70 años [sonríe]. Eminencia y rostro franquicia de la Ponferradina. Lo representa todo, el escudo y aquellos valores que se deben mantener. Un ejemplo de profesionalidad y resulta muy emotivo compartir su ambición en los ‘entrenos’. No pierde la ilusión. Todos los éxitos son gracias a este tipo de jugador con un compromiso fuera de serie.

¿El ascenso es ahora la meta -solo han caído en el Heliodoro y tumbó a Alcorcón, Eibar, Girona, Almería y Málaga-?

¿Pensar en subir? Eso sería un error, perderíamos el sentido de la realidad. Hay que disfrutar este momento, repetir hasta la saciedad el manido ‘partido a partido’. La luz que va delante es la que alumbra, pero reitero que resta muchísimo. Esta Segunda es eterna, pasarán muchas cosas. En la Ponferradina, ahora más que nunca, hay que tener los pies en el suelo. Por límite salarial y la inversión, no figuramos en la lista de candidatos al ascenso. Pero en fe y ganas, no nos tumba nadie.

¿Bolo es el secreto?

Fue clave en el ascenso [2019] y mantiene la línea de continuidad. Ya estuvieron cerca de jugar el playoff y siguen quemando etapas. Veremos qué pasa y cómo acaba la película. La estabilidad que aporta Bolo es crucial para nuestra adaptación, la de Edu Espiau y la mía. En mi caso jugó un papel clave en mi fichaje. Se hizo rapidísimo.

Y usted encima estudia...

Estoy cursando el DAE [grado universitario de Administración y Dirección de Empresas]. Me apasiona y espero acabarlo pronto.

Compartir el artículo

stats