Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Estadio toma la palabra

La UD, en plena crisis de puntería y sin ganar en los últimos tres partidos, recibe al líder, la Ponferradina (17,15 horas, ‘Vamos’), el menos goleado de la categoría | Mel repite ‘once’

Álvaro Lemos La Provincia

Toca hablar al Gran Canaria. También a los jugadores, que suman tres partidos sin ganar. El entrenador, responsable también de la falta de triunfos, lo hizo ayer para quitar presión a los suyos y recordar que se siente respaldado por todos, desde el presidente, que también se pronunció para cerrar filas en torno al madrileño, hasta los seguidores, mayormente ilusionados con el nuevo proyecto. Pero tras la desazón de dos empates consecutivos la euforia se ha enfriado y esta tarde (17.15 horas, Movistar Vamos), el Estadio dictará sentencia.

El rival, por otra parte, es perfecto para calibrar en qué punto se encuentra la UD Las Palmas después de siete jornadas. Es la SD Ponferradina, que aterrizó ayer por la tarde en la Isla como líder, antes de que el Almería venciera al Tenerife (3-1) y le igualara en la clasificación –ambos suman 15 puntos, con mejor diferencia de goles para los andaluces–.

La cita ante el cuadro berciano que dirige Jon Pérez Bolo debe suponer un punto de inflexión hacia arriba de una UD de Pepe Mel que dejó muy buenas sensaciones en la tres primeras jornadas, pero que luego se desinfló. En plena búsqueda de una identidad, y de un papel en la competición, la Ponfe aparece en el calendario amarillo como una amenaza más que seria.

Viera y Moleiro, titulares por primera vez en casa; Naranjo, Dani Ojeda, Espiau y Yuri, el peligro

decoration

Convendría a la UD empezar a sumar de tres con más asiduidad, porque a pesar de que el técnico ha recordado varias veces en los últimos días que los empates también cuentan, la Liga se encuentra en un punto en que las victorias permiten tomar una distancia que luego es más fácil de defender cuando lleguen los peores momentos, que siempre llegan.

Para ello Mel apostará por el mismo once que salió el lunes pasado en El Plantío y que dominó durante la primera parte, aunque después sucumbió ante el entramado defensivo del equipo recién ascendido. Lo hizo, entre otras cosas, por la falta de puntería de los jugadores amarillos, que remataron hasta 14 veces a la portería de Alfonso Herrero, sin precisión.

Pero el técnico cree ciegamente en que el éxito de la UD debe pasar por el control absoluto del juego, con la pelota como protagonista principal, y por eso repetirá con el 4-2-3-1.

Si cumple con lo que probó durante la semana, Mel pondrá hoy como titulares a Raúl Fernández en la portería; a Lemos, Ferigra, Curbelo y Cardona en la defensa; a Nuke y Loiodice en el doble pivote; a Pejiño y Moleiro en las bandas, a Jonathan Viera en la mediapunta y a Jesé en la delantera.

Infografía del UD Las Palmas - SD Ponferrandina La Provincia

Estos dos últimos, sobre todo, deben hablar más alto que nadie esta tarde. Porque el de La Feria, después de un redebut bastante discreto ante el Ibiza, y de la primera titularidad con protagonismo durante sólo una parte, debe volver a ser el jugador determinante que era. Acaparar todo el juego no exige menos. Y porque Jesé debe responder a la confianza extrema del entrenador en él –acapara casi todos los minutos– con goles. Suma tres jornadas sin marcar y en el último partido falló un mano a mano.

Las bajas de Mel son las mismas que en Burgos, es decir, Raúl Navas y Sergio Ruiz, más Óscar Pinchi, que no ha podido entrenar en toda la semana por un esguince de tobillo. Todos están lesionados.

Enfrente, la Ponferradina llega sin bajas, con la vitola de equipo menos goleado de la categoría –tres– y con un ataque temible, con el grancanario Dani Ojeda y Naranjo en las bandas, y Yuri y el examarillo Edu Espiau en el centro. Ellos, por su parte, buscarán silenciar al Estadio.

Un solo punto en siete visitas

La historia juega a favor de la UD Las Palmas esta tarde (17.15 horas) en el Gran Canaria, porque la SD Ponferradina, su rival, únicamente ha conseguido sumar un punto en sus siete visitas a la Isla. Aquel empate sucedió, precisamente, la primera vez que el cuadro berciano jugó en Siete Palmas. Fue en febrero de 2007, entonces con Juanito Rodríguez en el banquillo amarillo, cuando la UD y la Ponfe empataron a cero. Desde entonces, Las Palmas ha ganado siempre. En la temporada 2010-11 lo hizo por 1-0, mismo resultado que en la 2012-13. Posteriormente, en la 2013-14, se impuso por 3-2, mientras que el curso siguiente (2014-15), el del ascenso, lo hizo por 3-2. Después del último paso de la UD por la Primera División, los amarillos ganaron a los bercianos por 3-0 en la 2019-20 y por 2-0 en la 2020-21. | P. F.


Compartir el artículo

stats