Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crónica | Segunda División, séptima jornada

La UD mete el turbo (2-1 ante la Ponferradina)

Las Palmas muestra su mejor versión de la temporada para superar a la Ponferradina con goles de Pejiño, que se marcha lesionado, y Peñaranda. El tanto de Agus Medina pone el suspense al final tras el perdón de los amarillos

18

Partido UD Las Palmas - SD Ponferradina Andrés Cruz

La UD aprovechó la llegada del líder al Gran Canaria para mostrar su mejor versión de la temporada, en la séptima jornada. Metió el turbo y noqueó a la SD Ponferradina con dos zarpazos en la primera parte, ejecutados por Pejiño y Peñaranda, pero como no la liquidó, porque fallo varias ocasiones claras de gol en la segunda parte, incluido un remate al palo de Jonathan Viera, tuvo que sufrir en el tramo final después del tanto de Agus Medina de falta directa. Por fortuna para los amarillos, el posible drama quedó en suspense, y Las Palmas volvió a ganar cuatro partidos después para ahuyentar a los fantasmas y volver a creer (2-1).

El cuadro de Pepe Mel, que sacó el mismo equipo titular que el lunes pasado en Burgos, recuperó su versión más solidaria, llena de sacrificio, actitud, intensidad y, sobre todo, ganas de ganar, para pasar por encima del conjunto de Jon Pérez 'Bolo' a toda velocidad. Favorecido por un rival ofensivo, que dejó espacios atrás, y por un gol a los pocos segundos de comenzar el partido, Las Palmas completó un partido serio en todas las líneas bajo el mando de Jonathan Viera, mucho mejor a nivel físico, y de Moleiro, y logró tres puntos que, de repente, convirtieron en positivos los empates anteriores y se colocó a cinco puntos del líder.

UD Las Palmas - SD Ponferradina LP / DLP

El partido se le puso de cara a la UD desde muy pronto, antes incluso de que se cumpliera el primer minuto, porque Cardona, gracias a su capacidad de anticipación, robó el balón a Pascanu, lo pasó a Jesé y este a Pejiño, que llegó desde la derecha para golpear con la zurda desde el punto de penalti y marcar el primer gol, el cuarto suyo en lo que va de curso. A las primera de cambio, 1-0, y no sin que antes Raúl tuviera que estirarse para dejar en nada una jugada de Espiau que llevaba cierto peligro.

Con el marcador a favor y cualquier tipo de tensión convertida en alivio, Las Palmas pudo jugar como más le gusta, con un rival necesitado de marcar y, en consecuencia, con espacios para poder correr, cualidad que el cuadro amarillo desecha a menudo por su afán de dar toques a la pelota hasta aburrir. La Ponferradina, golpeada de entrada por un error propio flagrante, avanzó en busca de la igualada y así Yuri, a los tres minutos, aprovechó un error de Curbelo para entrar en el área y disparar con la zurda, pero Raúl, con otra estirada, esta vez hacia la izquierda, volvió a desbaratar la ocasión.

En ese ida y vuelta la UD se sintió feliz. Antes de los diez minutos una pared entre Moleiro, el más activo de los amarillos en la primera parte, y Pejiño acabó con un tiro del tinerfeño que rechazó el portero Amir, que se le ha había echado encima. Jesé cogió el rechace, pero envió el balón a las nubes. Pero la velocidad tuvo un coste muy caro a los 20 minutos: la lesión de Pejiño, que cayó fulminado después de un par de movimientos en corto. Mel ya había advertido días atrás que era necesario proteger al barbateño, porque su explosividad le dejaba siempre expuesto a posibles rituras. Pareció ser una premonición.

Su sustituto, Adalberto Peñaranda, no pudo entrar con mejor pie, ya que en la primera jugada en la que participó marcó el segundo gol de la UD en otra acción vertiginosa en la que, por fin, apareció el mejor Jonathan Viera. El mago de La Feria, con un latifundio por delante, puso la pelota en profundidad a la carrera del venezolano, que pareció dudar después del control, pero resolvió bien con la zurda en el mano a mano con Amir (24'). 2-0 y la grada otra vez encendida. La situación era exactamente la misma que el día del Huesca: ventaja de dos goles, tranquilidad y espacios para salir a la contra.

De la Ponferradina, cuya condición de líder había sido profanada por la UD en menos de media hora, no se supo nada de repente, hasta que en el tiempo añadido de la primera parte Naranjo enganchó un volea desde la frontal que Raúl Fernández, con una gran parada en vuelo hacia atrás, desvió a córner.

El intermedio sirvió para que Loiodice, que había sufrido un fuerte golpe en el hombre derecho tras una mala caída después de completar un buen encuentro, dejará su sitio a Fabio en el centro del campo junto a Nuke. También para reforzar la idea, muy clara con el 2-0 en el marcador: dejar el balón a la Ponferradina, cuyo entrenador Bolo hizo tres cambios en busca de la reacción; robar y tratar de sentenciar a la contra. Así, a los cinco minutos de la reanudación un buen pase de Moleiro a la espalda de la defensa acabó en un tiro cruzado de Jesé que detuvo Amir.

El delantero grancanario, que vuelve a dar síntomas de ceguera ante el gol, fue el protagonista de la siguiente acción de peligro, iniciada gracias a un robo de Moleiro, muy implicado en tareas defensivas, en el centro del campo. El '10' avanzó por el área al tiempo que dejaba atrás a jugadores blanquiazules hasta que la pelota llegó a Jonathan Viera, que en boca de gol mandó el balón el poste con un remate forzado (55').

La UD, solidaria, jugaba como quería. Con un grado de implicación admirable, presionó con criterio para robar y buscar el tercero. De alguna manera, Las Palmas se divertía. La Ponferradina no se acercó a las inmediaciones del área isleña hasta que Salazar, con un tiro desde lejos que se marchó a la izquierda de Raúl (70'), y Cristian, con una falta directa que se fue arriba (72'), recordaron que había un enemigo en Siete Palmas.

Los amarillos, por su parte, siguieron a la suyo. Peñaranda, tras un buen pase de Clemente, que acaba de entrar por Moleiro, se quedó solo tras controlar con el pecho, pero Amir leyó bien la jugada y se le echó encima para bloquear su disparo. Quedaba un cuarto de hora para el final y el tercero de la UD estaba más cerca que el primero de la Ponferradina, pero como Las Palmas está abonada al suspense y al sufrimiento para ganar, ocurrió lo segundo, después de que Agus Medina marcara de falta directa desde una posición centrada en la frontal no sin la ayuda de Raúl, que se movió de su palo y cuando quiso rectificar ya era demasiado tarde (87').

Los seis minutos finales, tres reglamentarios y otros tantos de añadido, no supusieron una angustia excesiva. Sí aumentaron la tensión porque la 'Ponfe' se dedicó a colgar balones al área desde todos lados, pero la zaga amarilla se mostró igual de segura que durante todo el choque y aguantó hasta el final. El turbo de la UD ya había cogido ventaja.

Ficha técnica

(2) UD Las Palmas: Raúl Fernández; Lemos, Ferigra, Curbelo, Cardona; Nuke, Loiodice (Fabio, 46'); Pejiño (Peñaranda, 20'), Jonathan Viera (Clau Mendes, 85'), Moleiro (Clemente, 72'); y Jesé (Sadiku, 85').

(1) SD Ponferradina: Amir; Paris Adot, Pascanu, Copete, Ríos Reina (Pujol, 71'); Dani Ojeda, Agus Medina, Erik Morán (Cristian Rodríguez, 46'), Naranjo (Salazar, 46'); Edu Espiau (Saverio, 46') y Yuri (Becerra, 65').

Goles: 1-0.- (1'): Pejiño; 2-0.- (24'): Peñaranda; 2-1.- (87'): Agus Medina.

Árbitro: Sagués Oscoz (C. Vasco). Amonestó a los locales Ferigra, Peñaranda y Sadiku, y a los visitantes Edu Espiau y Naranjo.

Incidencias: partido correspondiente a la séptima jornada de LaLiga SmartBank, disputa en el Estadio de Gran Canaria ante la presencia de 10.210 espectadores.

Compartir el artículo

stats