Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La precaución de Pejiño le vale para jugar contra el ‘Efesé’; Enzo es duda

El barbateño, segundo máximo goleador del campeonato, con cuatro tantos, se retiró el sábado por una contractura y el miedo a romperse

Francisco Jesús Crespo Pejiño.

Francisco Jesús Crespo Pejiño. La Provincia

Ser precavido funcionó a Francisco Jesús Crespo Pejiño. El extremo de Barbate pidió el cambio a los 20 minutos del partido del sábado pasado frente a la SD Ponferradina porque tuvo miedo de romperse y le salió bien. Tenía una sobrecarga y no quiso seguir, por si acaso. El resultado de la decisión fue que el próximo domingo (17.15 horas) estará disponible para jugar contra el FC Cartagena –también llamado Efesé– en el Gran Canaria.

Antes de pedir el cambio después de varios movimientos en corto le había dado tiempo de realizar unas cuantas carreras vertiginosas y de marcar un gol antes de que se cumpliera el primer minuto de juego. Ese tanto significó el cuarto suyo en siete partidos –Huesca, Mirandés por partida doble y Ponferradina–, los mismo que Stoichkov, del Eibar. Sólo Umar Sadiq, del Almería, tiene uno más.

La influencia de Pejiño en el equipo, por tanto, es máxima, por lo que una posible ausencia suya afectaría previsiblemente al equipo. Por fortuna para la UD, tal circunstancia no pasará al menos el próximo fin de semana.

La precaución del gaditano viene dada por su facilidad para sufrir roturas musculares debido a sus movimientos explosivos. De hecho, los datos confirman que es uno de los jugadores más rápidos de Primera y Segunda División –en una jornada fue más veloz que Iñaki Williams, con un punto máximo de velocidad de 35,8 kilómetros por horas, por los 35,1 del delantero del Athletic Club–. Su decisión de retirarse al sentirse sobrecargado le dio rédito en forma de participación ante el Efesé.

El francés, dolorido

Enzo Loiodice, por su parte, no tiene garantizada su presencia el domingo. El francés aún siente dolor en el hombro derecho después de que se le saliera en la cita contra la Ponfe y que juegue o no dependerá de cómo se sienta durante la semana.

En la primera sesión, prevista para estar tarde, no está previsto que salte al césped junto al resto de sus compañeros. Los entrenamientos del miércoles, el jueves y el viernes serán determinantes para comprobar si las molestias han remitido. De momento, aún está dolorido.

Compartir el artículo

stats