Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rubén Castro y Ortuño, goleadores examarillos, fijan su presa en la UD

Ambos delanteros del Cartagena suman dos tantos en siete partidos | El isletero marcó un total de 30 en sus últimos dos cursos como amarillo

Rubén Castro. La Provincia

Dos pistoleros visitan regresan al Estadio de Gran Canaria el próximo domingo (17.15 horas). Se trata, además, de dos viejos rockeros de la Segunda División española: Rubén Castro y Alfredo Ortuño. Ambos han venido a coincidir esta temporada en el FC Cartagena, el rival amarillo más inmediato. El primero, a sus 40 años, da sus últimos coletazos en el mundo del fútbol, al menos en el terreno de juego; el segundo, a sus 30, transita por otro de los innumerables equipos en los que ha estado y llega con la confianza de haber marcado en la jornada anterior.

En realidad, los dos vieron portería, sólo que el del grancanario fue anulado por fuera de juego. El del murciano, por contra, si valió, pero no para que su equipo puntuara en el campo del CF Fuenlabrada. El cuadro blanquinegro sumó el pasado lunes su cuarta derrota del curso –también cayó en Oviedo, en Huesca y ante el Almería, mientras que venció en Zaragoza, a la Real Sociedad B y al Lugo– y llega dos puestos y un punto por debajo de la UD, que es undécima con 10.

La presencia de dos goleadores consagrados en la plantilla, sin embargo, no ha supuesto que el conjunto dirigido por Luis Carrión sea de los más goleadores, sino todo lo contrario. Suma seis y sólo el Alcorcón, la Real Sociedad B y el Burgos han conseguido menos. Sin embargo, más de la mitad los aglutinan Rubén Castro y Ortuño –dos cada uno–, que fijan su próxima presa en la UD. A ellos se encomienda la familia cartaginesa para tratar de asaltar Siete Palmas.

La ‘peinada’ del ascenso

El recuerdo de Las Palmas es bonito para ambos. El isletero, presente en la penúltima aparición amarilla por Primera, entre 200 y 20022, regresó en el verano de 2018 y en dos temporadas marcó 30 goles, 15 en cada una de ellas. El de Yecla, por su parte, jugó sólo de enero a junio de 2015, el tiempo suficiente para marcar cuatro tantos y participar en el gol del último ascenso –peinó un balón en el área, Aythami lo centró como pudo y Araujo lo metió dentro–.

Ambos protagonizan el ataque letal del Cartagena, con el que Rubén ya logró 19 goles la campaña pasada. Ahora con su nuevo socio, los reparte para provocar la atención de la zaga amarilla.

Compartir el artículo

stats