Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vuelos de ‘Peña’

El venezolano, olvidado por su selección desde junio de 2019, está más próximo a regresar con la ‘vinotinto’ después de su gol a la ‘Ponfe’, el primero después de cinco años y medio

Peñaranda –con peto verde–, rodeado por cuatro jugadores, ayer. | | José Carlos Guerra

El sábado pasado Adalberto Peñaranda marcó su primer gol en cinco años y medio. Acababa de entrar al campo y puso el balón dentro de la portería rival con un tiro cruzado tras un magnífico pase de Jonathan Viera. Quizá le valga para que José Peseiro, seleccionador de Venezuela, que le incluyó en una prelista, le cite para los próximos compromisos internacionales en octubre. No juega con la vinotinto desde junio de 2019. 

La única intención de Adalberto Peñaranda cuando llegó a la UD Las Palmas cedido por el Watford inglés –hasta final de curso– el pasado verano era la de reencontrarse con el fútbol, porque se había abandonado. Únicamente había jugado 32 partidos ligueros en las últimas cinco temporadas, sin gol. Su última diana había sido con el Granada, allá por 2016. Hasta que el sábado, por fin, volvió a volar hacia la portería rival para simbolizar, con un tiro cruzado con la zurda que significó el 2-0 del cuadro amarillo ante la Ponfe, el fin de una etapa vital para olvidar.

Llevaba sólo cuatro minutos en el terreno de juego y apenas había tocado la pelota, pero consideró que el pase en profundidad que le había puesto Jonathan Viera era demasiado bueno como para que su entrada en frío sirviera como excusa para fallarlo. Dudó tras controlar el balón, pero finalmente ejecutó bien. Su arrancada vertiginosa había merecido la pena.

Coincidió el desquite de Peña, como le llaman en el vestuario, con el día en que sumó su segunda suplencia consecutiva después de un arranque bueno, pero sin alardes y, sobre todo, sin gol. Sin embargo, su desempeño en la UD ya había llamado la atención del seleccionador de Venezuela, que le incluyó en una prelista de 50 jugadores para los próximos tres encuentros de clasificación para el Mundial de Catar. El tanto, a buen seguro, habrá servido al portugués para decantarse definitivamente por el delantero de la UD.

Porque Venezuela lleva mucho tiempo a la espera del que era la mayor de sus promesas. Aquel jugador que había deslumbrado con su irrupción en el mundo del fútbol en la campaña 2015-16, en las filas del Granada, debutó entonces con la vinotinto. Tenía 18 años. Ahora, con 24, su vuelo de regreso a la selección de sus país está cada vez más cerca.

Su última participación con el combinado nacional data del 6 de junio de 2019, en un amistoso frente a México –sólo jugó 11 minutos– previo a la Copa América de Brasil. Finalmente fue convocado para la gran cita continental, sin embargo, una lesión en el bíceps femoral izquierdo le privó de participar.

«Tengo mucho tiempo de ausencia, pero vine a Las Palmas a dar lo mejor de mí y tener un llamado», comentó

decoration

Las lesiones han supuesto un hándicap para él durante las cinco temporadas en las que desapareció del mapa futbolístico, pero también sus errores. «Todo el altibajo que he tenido en mi corta carrera futbolística creo que ha sido por las malas decisiones», comentó en una entrevista con LA PROVINCIA en julio, durante la concentración de Marbella. Su prisa a la hora de salir de Granada para marcharse a Italia –al Udinese– y varios incidentes extradeportivos a lo largo de los últimos años resultaron letales.

Ahora, de la mano de la UD Las Palmas, y de Pepe Mel, que le considera una pieza muy importante de la plantilla por su polivalencia y velocidad, ha vuelto por fin a coger vuelo. «Tengo mucho tiempo de ausencia, pero bueno, vine aquí a Las Palmas para dar lo mejor de mí y tener un llamado de la selección». Su propósito, pronunciado hace algo más de dos meses, en plena pretemporada está más cada vez más próximo a ser una una realidad.

Compartir el artículo

stats