Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenerife se apunta al derbi en Gran Canaria

Se agotan en seis horas los 500 paquetes de barco más entrada al duelo y los 90 de avión

Imagen de las colas de ayer en el Heliodoro para hacerse con una entrada y un pasaje para acudir a Gran Canaria para estar en el derbi. | | CARSTEN LAURITSEN

Hay ganas de derbi en Tenerife. También en Gran Canaria, que acoge el primer duelo de máxima rivalidad de las Islas con público en casi dos años. Después de una temporada en la que nadie pudo ver in situ un UD Las Palmas-CD Tenerife, ni viceversa, la cita del próximo sábado 16 de octubre (17.15 horas) se presenta casi como una oportunidad única. Por eso muchos se han apresurado a adquirir sus entradas en las taquillas del recinto de Siete Palmas, pero igualmente en el Heliodoro Rodríguez López. Tantos, que ya se agostaron los paquetes de viaje más localidad.

Ayer se formaron largas colas en el estadio chicharrero con el objetivo de adquirir los packs. Decenas de aficionados del cuadro blanquiazul se presentaron desde mucho antes de las 9.00 horas, cuando abrió la oficina de la agencia sita en la calle Heliodoro Rodríguez González, la del fondo norte, para asegurarse su presencia en el gran clásico del Archipiélago en la isla vecina.

De los 1.000 billetes que la UD entregó a su eterno rival; 250 son para peñas y 150, a la venta el lunes

decoration

De hecho, los tres primeros seguidores llegaron a la puerta a las 23.00 horas del jueves, y el cuarto, a las 4.00. «Eso es querer y amar unos colores... Y tener muchas ganas», apuntó uno de los vecinos desde la puerta de su edificio entre risas e incredulidad.

En cuestión de horas

Las opciones de viaje, dos: en barco o en avión. Los 500 paquetes de traslado más entrada por vía marítima se agotaron a las 15.00 horas de ayer. Antes, ya se habían acabado los 90 por vía aérea. Como 250 fueron directamente a la federación de peñas del CD Tenerife, ya sólo quedan por vender al público general 150 entradas –a partir del lunes– de las 1.000 que concedió la entidad amarilla a la blanquiazul, cuyos presidentes, Miguel Ángel Ramírez y Miguel Concepción, respectivamente, mantienen una buena relación.

Cabe destacar que la cantidad de entradas entregadas por la UD es mayor que en las temporadas anteriores. Salvo en la pasada, en la que no hubo público en ninguno de los dos partidos, el número de localidades había sido de 700.

La celeridad de los aficionados chicharreros para estar presentes en el Gran Canaria no es sino una muestra más de las ganas de derbi. En la cola para acceder a la agencia había gente de todo tipo. Algunos acudirán al estadio del eterno rival por primera vez y se referían a la emoción que ello supone. Es el caso de Paula Luis, Jonathan González, Eleazar González o Pedro Rodríguez, que se reconocieron «emocionados» y con la esperanza de que su estreno fuera de casa animando al Tete se salde con un triunfo.

También había veteranos. Algunos, con hasta cinco viajes a la isla redonda para apoyar a su «Tenerife querido», como es el caso de Ricardo Pérez, quien aconseja «tranquilidad porque siempre hay algún momento de calentura».

La última vez que se disputó el clásico canario con gente en las gradas fue en enero de 2020

decoration

Todos ellos aparecerán por Gran Canaria en un viaje express de ida y vuelta y con un derbi de por medio. La última vez que se disputó un duelo de máxima rivalidad de las Islas con público fue el 25 de enero de 2020, también en Siete Palmas, un mes y medio antes de que la pandemia parara el fútbol y cerrara los campos hasta hace unos meses.

Aquel día la UD y el Tenerife empataron a cero y ofrecieron un espectáculo pobre. Ahora ambos equipos están mejor, porque se encuentran en los puestos altos de la clasificación y tienen la ilusión de luchar por ascender a Primera División. El ambientazo está asegurado. Los abonados del equipo amarillo –unos 12.000– no pagarán y otros miles comprarán entradas. Pero desde Tenerife también se apuntan al derbi.

Amorebieta antes de la UD

El derbi ya está en el punto de mira, pero antes, el CD Tenerife juega contra la SD Amorebieta con el objetivo de ganar y llegar por delante de la UD Las Palmas al duelo de máxima rivalidad canaria -el cuadro blanquiazul suma un punto más-. «Tenemos que dar respuesta a las exigencias del rival, y esto desde las nubes no lo haremos. Tenemos que bajar al césped y hacerlo», avisó Luis Miguel Ramis, entrenador del Tete, antes de recibir mañana al conjunto vasco. El catalán aseguró que tienen «todos los sentidos» en el partido de este domingo, puesto que no les va a dar «una energía extra» saber que el fin de semana siguiente jugarán el derbi con la UD. «Es normal que la cabeza viaje a ese partido porque está señalado en el calendario y son importantes. A nivel de puntos suman igual, pero hace especial ilusión por esa rivalidad», agregó. | P. F.

Compartir el artículo

stats