Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas

El derbi de las 287 faltas y 53 amarillas

UD y Tenerife copan las estadísticas de la agresividad con dos estilos antagónicos

El centrocampista lagunero de la UD Maikel Mesa pugna con Jorge, bajo la mirada de Raúl Cámara (23), en el derbi canario del 16 de diciembre del 2018. Detrás, el colegiado Sagués Oscoz. | | QUIQUE CURBELO

El arte contra el rigor. Artistas versus funcionarios. La contienda regional de las alturas del 16-O -desde mayo de 2014 no se cruzan UD Las Palmas y CD Tenerife en la zona de promoción de ascenso a LaLiga Santander- es una oda al espectáculo. Lo último de Netflix. Enrique Ponce en la Maestranza. Un clásico del Archipiélago con todos los ingredientes. Dos fórmulas tácticas antagónicas, el fútbol preciosista de Jonathan Viera contra la furia de Aitor Sanz y Carlos Ruiz, la veteranía de José Mel Pérez -el estratega con más derbis de la historia (7)- ante la osadía de Ramis (2). En ese universo de rivalidad eterna (llega el capítulo 66), un dato que ilustra la implicación de dos escudos a mil por hora es la combatividad: acumulan 284 faltas cometidas, 53 tarjetas amarillas y dos rojas. No son nimiedades, el bloque amarillo es el segundo con más infracciones cometidas (143) tras las primeras nueve jornadas (810 minutos).

Si la UD hace una falta cada 5,6 minutos, en el caso del Tenerife, lleva 141 infracciones y ocupa la tercera plaza de la relación de la testosterona. Los de Ramis deben frenar al rival en una ocasión cada 5,7 minutos. Solo el Cartagena de Carrión supera a los amarillos y chicharreros con 144 faltas en Liga. En la categoría de las tarjetas amarillas recibidas, los jugadores del novelista Mel han visto 28 y van segundos tras las 33 cartulinas del Real Oviedo de Ziganda. Por su parte, el ‘Tete’ contabiliza 25 tarjetas y es el cuarto más amonestado de la categoría de plata.

Pejiño, cinco dianas, y Shashoua, cuatro, escenifican el duelo de los pistoleros en Siete Palmas

decoration

Agresividad y glamour. El novelista y Ramis, uno desde la posesión y el otro desde el abordaje, destilan pegada. Las Palmas suma trece tantos en nueve contiendas, por las doce del ogro del Teide. También figuran en la zona alta de los disparos: 86 por la UD y 82 por la formación chicharrera -como séptimo y octavo respectivamente-. La diferencia radica en la utilidad del esférico, en el sentido filosófico que se le otorga al balón. Para Mel es la Biblia (53%), mientras que Ramis es un hereje (45%).

En esta atmósfera de furia extrema, hay un duelo de pistoleros que cautiva por su elevado grado de precisión. Iluminan con sus nueve toneladas de pólvora el duelo de los rascacielos. Francisco Jesús Crespo ‘Pejiño’ (Cádiz, 25 años) lleva cinco dianas en 508 minutos, por las cuatro del incisivo Samuel Shashoua (Londres, 22 años) tras 677’. Los dos máximos realizadores de la contienda de las alturas han completado 28 disparos. En el caso del andaluz, cuenta con una situación que le favorece enormemente como la última roja del galo Mellot. El canterano David Rodríguez ejerció de defensor por la derecha ante el Amorebieta en la última jornada durante 49 minutos. Fue su estreno.

Por su parte, el concurso del estadounidense Shaq Moore es una incógnita por el virus FIFA. El defensor aterriza la noche de mañana en Santa Cruz de Tenerife. ¿Será citado por Ramis para taponar las embestidas de Pejiño? No le queda otra. O rezar lo que sepa.

Otras de las variantes que maneja Ramis es la de ubicar al central León como lateral diestro. Y de esta manera, en el eje centra, habitarían Carlos Ruiz y Sipcic. ¿Y quién debe frenar al londinense? La habilidad del diestro es responsabilidad de Álvaro Lemos. Conforma con Elady una dupla explosiva. El gran estado de forma de Curbelo se antoja fundamental ante la velocidad de los aviones del Teide. La formación chicharrera no gana en Siete Palmas desde 2008 -con gol de Alfaro (0-1).

Con el «culo» del meta Soriano

Aitor Sanz, capitán del CD Tenerife, afronta el sábado su octavo derbi. Se declara un pragmático acérrimo. «Si esta vez ganamos 0-1 y marca Juan Soriano [portero] con el culo, me vale. No necesito marcar, lo que quiero es que ganemos los tres puntos». Para el madrileño, «se juega con los nervios a flor de piel, pero he vivido muchos derbis y eso te da una mayor tranquilidad. Es cierto que este año no está Suso, pero tenemos jugadores con experiencia en derbis y tratamos de compartirla con el resto de los compañeros. El ambiente que se genera en la isla pone en contexto a cualquiera».

Objetivo: 25.000 fieles

Más de 12.000 localidades vendidas. El ritmo de venta de entradas para el duelo de máxima rivalidad regional del sábado sigue su curso. De cara al UD-Tenerife (17.15 horas, Movistar Partidazo) se confía en alcanzar la cifra final de 25.000 espectadores en elrecinto de Siete Palmas. Cabe recordar que los abonados (12.000) no pasan por taquilla. El presidente de la entidad grancanaria Miguel Ángel Ramírez Alonso completó una radiografía de la pasión desatada por estos noventa minutos. «La zona reservada para la afición del Tenerife es de 1.800. Queremos que se complete, no la vamos a dejar a medias (...) En relación a la venta de tickets, podríamos llegar a los 25.000». El 25 de enero de 2020, la asitencia del clásico fue de 21.464 espectadores en el (0-0) con Pedri. Se batirá ese registro. El próximo reto es pulverizar  los 28.032 espectadores del (1-1) de marzo del 2015. Hernán Santana logró el tanto amarillo en la campaña del ascenso. | P. C. 

Compartir el artículo

stats