Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UD de Mel rompe su techo

Las Palmas, reforzada tras el triunfo en el derbi, llega al primer cuarto del curso en su mejor puesto con el madrileño en el banquillo, el quinto, y cree que el ascenso directo es posible

El técnico Pepe Mel y Jonathan Viera se saludan al final del derbi que la UD ganó al Tenerife mientras Raúl Navas se quita la camiseta, el sábado en el Gran Canaria. | | ANDRÉS CRUZ

En el fútbol, casi siempre hay una prudencia inicial a la hora de confesar un objetivo a final de temporada. La salvaguarda de la mayoría de dirigentes, técnicos y incluso jugadores para que nada de los que puedan decir les pase factura es utilizar la fórmula más sencilla, la secuencial, o sea, que la primera meta es la permanencia, luego el playoff y finalmente el ascenso directo. Ahí se ha movido la UD Las Palmas desde que se estampó en el curso 2018-19 justo después de descender, pero en el presente ha dado un salto.

Nadie puede negar transcurrido ya un cuarto de campeonato que no alcanzar como mínimo los puestos de promoción de ascenso –del tercero al sexto– sería un fracaso, porque la UD ha demostrado tener suficientes mimbres para hacerlo. Valgan como ejemplo la unión de todo un grupo en torno a una manera de jugar basada en el juego de ataque, la confianza recíproca entre Pepe Mel y la plantilla, equilibrada con una mezcla necesaria de veteranos y noveles, o el liderazgo de un jugador al que la categoría se le queda pequeña: Jonathan Viera.

En el seno del club, desde los despachos hasta el césped, ven posible optar a más que el ‘playoff’

decoration

Por cuestiones como esas en el seno de la entidad amarilla, desde los despachos hasta el césped, existe el convencimiento de que el ascenso directo es posible. El sábado, tras la disputa del derbi que Las Palmas ganó al Tenerife (2-1), el técnico recurrió nuevamente al tópico de que «nadie asciende en octubre ni en la jornada 10», pero sí deslizó que la UD Las Palmas no tiene techo.

«Nosotros no nos hemos puesto ninguna barrera. Si estamos sextos –quintos en este caso– no nos vamos a conformar», comentó después de haber hecho ya otra alusión a la Primera División: «El lunes –por hoy– hay que entrenar y pensar en el Lugo. No podemos volver a echar la vista atrás si queremos ascender».

Situación privilegiada

De alguna manera, Mel sabe que no puede rebajar las aspiraciones de su equipo por mucho que pueda perder pasado mañana en Lugo (20.00 horas) o pase una mala racha, que suele llegar en algún momento del curso. El quinto puesto en el que se encuentra la UD, el mejor desde que llegó al banquillo amarillo en marzo de 2019, refrenda su buen hacer. Tiene 17 puntos, está a cuatro del primero –Sporting de Gijón–, a dos del segundo –Almería– y a uno del tercero y el cuarto –Ponferradina y Eibar–.

Tras ganar dos partidos seguidos en casa –Ponfe y Cartagena– para espantar a los fantasmas que habían aparecido después de la derrota en Anduva y de dos empates ante sendos equipos recién ascendidos, las citas con el Almería, uno de los candidatos al ascenso directo, y el Tenerife, que también aspira a cotas altas, se presentaban como un examen para calibrar la reacción. Y la UD cumplió.

Primero empató (1-1) en el campo donde de momento ha tenido su partido más difícil y luego se llevó el derbi (2-1) ante otro conjunto que marchaba por encima y que se le suele atragantar. Pero antes también había ganado a la Ponferradina, que llegó como líder a Gran Canaria, y a otro equipo llamado a estar arriba en la tabla, el Huesca. La UD, en definitiva, ha demostrado que puede aspirar a lo máximo.

De la cosecha han salido cuatro triunfos y cincos empates; de las pérdidas, sólo una derrota en 10 encuentros. Un único borrón donde siempre –seis veces– ha caído, en el campo del Mirandés (4-2). Del buen balance de resultados surge la quinta posición actual de Las Palmas, esa en la que empieza a afianzarse.

El asentamiento de un estilo alegre, el liderazgo de Viera y la respuesta con resultados, ejemplos

decoration

La clave del éxito está, fundamentalmente, en la creación de un modelo que gira alrededor de Jonathan Viera. A medida que el de La Feria se ha encontrado mejor a nivel físico, la UD ha dado un salto de calidad que le ha aupado en la clasificación. Con un socio más en el centro del campo con el que asociarse en detrimento de un extremo, y con un doble pivote por detrás, el ‘21’ se siente liberado para hacer lo que quiera: marcar el ritmo del juego, caer a la banda izquierda, ir hacia el centro, asistir, marcar... Todo.

A él se agarra Mel para que el equipo opte a todo. En su ausencia habrá que ver la respuesta del equipo. El reto más próximo que se le presenta ahora a la UD que cree tanto en sí misma que está convencida de que el ascenso directo es posible es ganar fuera de casa, la asignatura pendiente desde hace tiempo. Tras una derrota y tres empates, el miércoles tendrá una nueva oportunidad en Lugo.

Del objetivo inicial al presente

Meta

Creen en el ascenso

Si bien el discurso de la UD Las Palmas en cuanto al objetivo de la temporada era el habitual en los últimos años, es decir, primero la permanencia, luego el playoff y luego el ascenso directo, diez jornadas después en el seno de la entidad amarilla, desde los despachos hasta el césped, creen que acabar el curso entre los dos primeros en posible.

Unión

Plantilla y Mel, de la mano

Si hubo algo que destacó sobremanera durante la pretemporada, y que ha podido comprobarse en el tramo inicial del curso, es que en la UD existe el llamado espíritu de equipo. Pepe Mel está con la plantilla y esta con su entrenador.

Jonathan Viera

Líder absoluto

El técnico madrileño ha depositado en Jonathan Viera el liderazgo del juego. Ha creado un sistema (4-2-3-1) para que el de La Feria esté lo más cómodo posible para dirigir todo el juego: marcar el ritmo, moverse por donde quiera, asistir y marcar. De momento, el ‘21 ha respondido a esa confianza con dos goles -uno de penalti- y una asistencia.

Resultados

Sólo una derrota

En diez jornadas, la UD Las Palmas ha cosechado cuatro victorias -Huesca, Ponferradina, Cartagena y Tenerife- y cinco empates -Valladolid, Girona, Ibiza, Burgos y Almería-, y sólo perdió en Anduva frente al Mirandés. Cabe destacar que el equipo amarillo respondió en uno de los campos más difíciles de la categoría -los Juegos del Mediterráneo-, venció a un equipo que llegaba como líder al Gran Canaria -Ponfe- y se llevó el derbi ante otro rival que llegaba por encima

Mejor puesto de mel

Quinto

Con esa secuencia de resultados, la UD se encuentra en la quinta plaza de la tabla, la más alta desde que Pepe Mel está en el banquillo amarillo, desde marzo de 2019.

El reto

Ganar fuera de casa

El siguiente reto de Las Palmas es ganar lejos de Gran Canaria, una asignatura pendiente desde hace tiempo. De momento ha sumado tres empates -Girona, Burgos y Almería- y una derrota -Mirandés. la próxima oportunidad de vencer, pasado mañana en Lugo (20.00 horas).

Compartir el artículo

stats