Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al asalto de los cielos

La versión sideral de Jesé, el arte de Benito y la lectura de Mel visten a la UD de invencible

Sergio Ruiz, que regresó ayer, tras dos meses de baja, controla el esférico ante Cristóbal y Jesé Rodríguez. | | JUAN CASTRO

Nueve meses y nueve días después, el cuadro isleño encadena tres victorias. Lo hace con un grupo de actores inesperados: de la pausa de Kirian a la sobriedad de Fabio. Vengadores de la gloria.  

La quinta de la peluquería de señoras latió en la segunda plaza durante una hora. Sesenta minutos en el ático de la perversión. Con quince remates, solo una actuación portentosa del meta del ‘Fuenla’ Morro evitó un tanteador de escándalo en el partenón de Siete Palmas. La ópera del balón. La UD del novelista José Mel Pérez es una industria de emociones. El Aquasur de Kirian.

Un parque temático sin titulares ni suplentes. El héroe es el escudo. La factoría del delirio con tres éxitos consecutivos -ante Alcorcón, Real B y anoche ante el cuadro azulón de Oltra-. Este hito no acontecía desde el 24 de enero tras doblegar a Espanyol, Mallorca y Leganés. Del triplete de los titanes a la rave de Jey-M. Nueve meses y nueve días después, la UD besa la perfección con tres triunfos de una tacada. Dedicado a los que nunca creyeron en Mel.

La línea recta de Fabio González, un director de orquesta silencioso, fue la tabla de salvación. La Biblia de Ingenio. De perfil bajo y sin un Rolex de oro, no viste de Armani, su secreto es la sencillez. El encaje perfecto para Enzo. Otro esclavo de la normalidad. Leen el juego y lo interpretan de forma fantástica. A falta del músculo de Nuke -lesionado-, la anticipación fue el Santo Grial. El Fuenlabrada fue aplastado desde el primer suspiro: tiro de Jesé (4’), acción de pizarra de Cardona (10’), el taconazo de Fabio (15’), el misil de Benito Ramírez (17’) -salvado de forma milagrosa por Morro-...

El mérito de Mel reside en convertir un arsenal de talento en un equipo. Un bloque sólido y fiable cuando se cumple un tercio del campeonato (catorce fechas, 42 puntos). 29 francotiradores insaciable demandan una oportunidad. La voracidad de Jesé Rodríguez, seis goles y cuatro asistencias, evoca a su campaña del récord en Valdebebas: 22 tantos tras 42 jornadas en la 2012-13 -y batió el guarismo de Emilio Butragueño como máximo realizador en la historia del Madrid Castilla-.

Ovación a Óscar Clemente

«El fútbol es como una peluquería de señoras; todo es cotilleo. No hay secretos», confesó Mel el pasado mayo. Su nómina de detractores utilizó la comparación como arma arrojadiza. La legión de los herejes se refugian ahora en el silencio. Escondidos tras una palmera. En este kilómetro catorce, y con las ausencias de Pejiño, Peñaranda, Viera o Nuke Mfulu, el novelista transformó a los secundarios en revolucionarios.

Kirian Rodríguez, el valiente, el que luce personalidad, distribuye el esférico y la posesión como un agente de tráfico en la Quinta Avenida de Nueva York. Una máquina de rigor. Por fin, rompe el cascarón un producto de fútbol de la calle, similar al ‘patrón Viera’. La conexión con Benito y Jesé resultó prodigiosa. El análisis del 1-0 desnuda la belleza y sincronización. Ya se logró en el 0-1 ante el Sanse en el Reale Arena. Es un fútbol primoroso, balón al suelo, toque y toque para derribar rivales. Fulminados por la vergüenza y la desesperación. En el Gran Canaria, las cifras son portentosas: seis victorias y dos empates.

Clemente fue ovacionado durane su retirada por los 8.731 fieles. También Kirian, par dejar su puesto a Sergio Ruiz. La vuelta del cántabro, dos meses después de su lesión ante el Ibiza, pudo gozar del premio del tanto -el envío se estrelló en la red-. Dejó sus regates diabólicos y solo el desliz de Raúl Fernández en el 2-1 frenó el éxtasis de los vengadores. La segunda línea aplastó a la rutina.

Un error del central visitante Juanma dejó a Jesé solo ante Morro. Mano a mano con su pasado. Las dudas fueron incendiadas por la lógica y la insistencia. El juicio sumarísimo para enterrar a un depredador del área quedó en evidencia. El ‘10’ oposita al trono del mejor activo de la categoría de plata. Moleiro, por su parte, es un bailarín. Productos ‘gourmet’ en Siete Palmas. Almacenes Pepe Mel. Pasen y vean. Esto es el paraíso.

Compartir el artículo

stats