Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benito levanta la mano con gol

El de La Aldea, goleador en los dos últimos partidos con derrota amarilla, apunta a titular en Leganés | Cuarto máximo realizador, aparece como una ayuda a la falta de puntería

Varios jugadores de la UD felicitan a Benito –abrazado por Rafa Mujica y Maikel Mesa, que llevan peto– por su gol en La Rosaleda, el sábado pasado. | | LALIGA

Benito Ramírez ha pasado por varios estados durante la temporada. De titular indiscutible en el lateral izquierdo pasó al ostracismo después de una actuación nefasta en Miranda de Ebro y de la irrupción de Cardona, ambas en la cuarta jornada. En los siete partidos siguientes a la debacle sólo jugó 13 minutos, ya como extremo, hasta que frente al Alcorcón gozó de algo más de tiempo y marcó su primer gol del curso. En coincidencia con las bajas de Jonathan Viera y de Pejiño, tuvo tres titularidades seguidas hasta que la perdió con el regreso del capitán. Y dos encuentros después, en los que vio portería tras salir desde el banquillo, reclama un puesto en el once del próximo domingo (13.00 horas) en Butarque.

El de La Aldea es ya el cuarto máximo goleador amarillo, con tres tantos, después de Jesé, que suma seis; de Pejiño, que lleva cinco; y de Jonathan Viera, que ha marcado cuatro. En un momento en que el equipo de Pepe Mel padece de falta de puntería, el motivo principal por el que perdió los dos últimos choques, ante el Málaga y el Zaragoza, su presencia se antoja necesaria precisamente por esa facilidad para marcar.

Los tres goles, además, llegaron de una manera muy similar, por picardía, por olfato, por estar en el sitio adecuado en el momento preciso. Fueron tantos, más bien, de un delantero con instinto depredador en el área que de un extremo natural como él. De un killer, en definitiva.

El extremo suma tres tantos, todos por su buen olfato, y mejora la labor de Óscar en la derecha

decoration

El primero suyo, frente a la AD Alcorcón, fue producto de una jugada personal suya que acabó con un tiro de Jesé que rechazó Dani Jiménez y el aldeano recogió para convertir el 2-0 –acabaría 3-0–. El siguiente, contra el Real Zaragoza hace dos semanas, fue gracias a que previó el falló de Cristian Álvarez en su despeje para anticiparse a su marcador y meter en la portería el balón que quedó suelto Era el 2-2 –acabaría 2-3–. Y el último, el sábado pasado en La Rosaleda, fue igual: intuyó que Peybernes entregaría la pelota a su portero con el pecho y se interpuso entre uno y otro para conseguir el empate 1-1 –acabaría 2-1–.

Después de dos buenas actuaciones, con sendos goles incluidos, después de comenzar los partidos en el banquillo, Benito Ramírez pide paso en el equipo titular de Pepe Mel en el costado derecho del ataque en el lugar de Óscar Clemente, al que ha sustituido y mejorado ambas veces. El tinerfeño suma ya cinco partidos como titular y pese a que no ha desentonado, tampoco ha ofrecido –sigue sin hacerlo desde que llegó a la UD– gran cosa.

Similitud con Pejiño

Benito, en cambio, es un jugador mucho más parecido a Pejiño y no sólo por la capacidad goleadora, sino también por la velocidad y el desborde. Sin embargo, desde que volvió Jonathan Viera ante el cuadro maño, Mel ha preferido sacrificarle a él en lugar de a Clemente.

Lo que es una certeza es que el de La Aldea rinde mucho más en su posición natural, la de extremo, que en el lateral izquierdo. Condenado a jugar como defensa desde la pretemporada, desapareció del ataque y lo pagó caro, porque a las primeras de cambio, evidenció que no tiene alma de defensa y que sus buenas actuaciones en esa posición se debían más bien a su tesón que a su vocación.

Sucedió a principios de septiembre, en el campo maldito de Anduva –la UD perdió las seis veces que jugó ahí–, donde fue superado una y otra vez por un extremo francés llamado Hassan que le hizo un ovillo cada vez que le encaró. Coincidió, además, con una actuación defensiva general lamentable de Las Palmas, que se fue al descanso con tres goles en contra y luego encajaría uno más.

Olvidado como lateral izquierdo tras el horror de Anduva, ha resurgido en su posición natural

decoration

Benito fue sustituido por Sergi Cardona en el descanso y desde entonces pasó al ostracismo. Desapareció por completo de los planes de Mel, entre otras cosas, porque el catalán, con ficha del filial, comenzó a rendir a un nivel muy alto, hasta hoy. De nota que es defensa. Tiene fuerza, se anticipa y es una máquina de robar balones. Con su irrupción, el parche que era contar con Benito como lateral izquierdo dejó de ser tal.

Sin embargo, el aldeano salió perjudicado de Anduva porque en los tres partidos siguientes no disputó un sólo minuto, frente al Cartagena jugó 12, en Almería ninguno, en el derbi uno y en Lugo cero. Hasta que las lesiones de Pejiño, Peñaranda y Viera le abrieron el camino, esta vez, arriba.

Cumplidor

Tras entrar al campo como suplente el día del Alcorcón, fue titular ante la Real Sociedad B, el Fuenlabrada y el Oviedo, y completó buenas actuaciones. A nivel de resultados, la UD, con los teóricos menos habituales, logró un gran botín de 10 puntos de 12 posibles, pero el regreso de Viera le devolvió al banquillo.

Mel prefirió mantener a Clemente frente al Zaragoza y el Málaga, pero después de mejorar la actuación del tinerfeño en ambos encuentros, Benito levanta la mano para pedir la titularidad con el aval, además, del gol. Su facilidad para ver portería, demostrada en los dos últimos compromisos, le abren la puerta en Butarque. Aparece, de alguna forma, como un gran ayuda a la falta de puntería.

Confianza en que Loiodice pueda jugar en Butarque

En la UD Las Palmas hay confianza en que Enzo Loiodice pueda jugar el próximo domingo (13.00 horas) en Butarque frente al CD Leganés en la decimoctava jornada del campeonato. A pesar de que el francés fue expulsado en el choque ante el Málaga CF (2-1), lo que automáticamente le impediría jugar el siguiente partido, hay una posibilidad de que pueda hacerlo, porque el club ha presentado un recurso ante el Comité de Competición para que retire al jugador la segunda tarjeta amarilla que el colegiado Navarro Prieto Iglesias le mostró en La Rosaleda. Como prueba la entidad aporta un vídeo en el que se aprecia claramente que Loiodice no toca en ningún momento al futbolista del Málaga Paulino de la Fuente, por lo que no debió ser expulsado en el minuto 51 del encuentro. Cabe recordar que el VAR, según el protocolo vigente, no puede avisar a un árbitro que ha cometido un error flagrante cuando se trata de una tarjeta amarilla. Los precedentes en este tipo de situaciones avalan a la UD y lo normal es que el Competición le retire la cartulina. | P. F.

Compartir el artículo

stats