Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Serial de pesadillas de la UD en el infierno de Butarque

El cuadro amarillo pisa uno de los escenarios malditos y que no se profana desde 2005 | Herrera, Setién y Mel se fueron de vacío

Ximo Navarro frena la penetración de Joseba Zaldúa, en Butarque, en 2018, en el último Leganés-UD en Primera. | | CDLEGANÉS.ES

Pasarela del horror y un fotograma digno del camarote de los hermanos Marx. La UD encara este mediodía su sexta visita al Municipal de Butarque con la impronta de hacer historia. El 9 de enero de 2005, con Carlos Sánchez Aguiar en el banquillo, el cuadro amarillo conquistaba su última victoria en el recinto pepinero. Fue en Segunda B (0-3) y gracias a los tantos de Baigorri -propia meta-, Cacá y Riaño. En el momento más crítico de la historia de la entidad, al filo de abrazar la Ley Concursal,el bloque grancanario finalizó el curso en una deshonrosa séptima plaza y a diez puntos del Universidad.

En esa fecha del alzamiento pepinero, Moleiro tenía un año, tres meses y ocho días. En las cinco siguientes contiendas ante el ‘Lega’ en Madrid, la UD solo pudo sumar dos empates (2005 y 2018) y tres derrotas (2015, 2017 y 2020). El balance realizador en esas últimas cinco contiendas ante el once madrileño se reduce a los dos de Aythami Artiles Oliva (2005) y de David Simón (2015). Si se amplía el foco, tras trece visitas al Municipal de los infiernos, el resumen es tétrico: dos victorias, siete empates y cuatro derrotas. De los dos éxitos, uno en la categoría de plata (2004) -en la campaña del descenso a Segunda B- y el citado en la extinta división de bronce.

Jémez arrancó un punto en 2018 en un duelo que dejó un remate surrealista del ‘Clavagallinas’

decoration

Resulta especialmente curiosa la falta de pegada en el recinto pepinero de 13.000 butacas para una UD que se desintegra: 270 minutos de sequía. Dos defensas como Aythami Artiles (en el bendito 94’) y David Simón son los últimos en vestirse de héroes. La vertiente cómica la dibuja Matías Aguirregaray ‘Clavagallinas’ con un envío lejano que alcanzó una parábola increíble y casi sorprende a Chichizola. La cosas de Butarque.

Roja al Matador

Llamen a Iker Jiménez. Con Josip Višnjićen el banquillo amarillo y en la disputa de la séptima jornada de la 2005-06 en Segunda B, el cuadro isleño arrancó un punto mágico (1-1). Marcos Márquez fue expulsado y el Káiser esperó al 94’. Al final de esa campaña, la UD conquistaba al ascenso a la esfera profesional con Juanito de arquitecto técnico. Había que pasar por el purgatorio pepinero. Una década después, con Paco Herrera al mando del bólido amarillo, los amarillos tocaron fondo (2-1). Prendes y Chuli complicaban la aspiración grancanaria de colarse en el playoff el 9 de mayo de 2015.

Restaban cinco jornadas para el final de la temporada, y ardía el vestuario. Desde punto de la competición, se activó el protocolo de la ‘autogestión’ que resultó determinante en la conquista del ascenso del 21 de junio. El primoroso ‘21-J’, se puede decir, comenzó en el infierno de Butarque. Ardió la caseta y los pesos pesados -de nuevo Aythami, Ángel López, Culio, Momo y Viera- tomaron el volante. Fue la revolución más poética. Tras el descalabro en la tierra del despropósito, la UD puso el turbo. Cinco victorias consecutivas ante Recreativo de Huelva (3-0), Osasuna (1-2), Barcelona (4-3), Zaragoza (0-2) y Deportivo Alavés (3-2) en el cierre liguero. Luego llegarían las dos eliminatorias anteValladolid y el bloque maño. El resto, es gloria pura con el tanto de Araujo como lienzo icónico. Y en Primera, llegó el rey de seda.

Este cuento tenebroso tenía que incluir a Setién (2017). En una segunda vuelta dantesca, la UD fue sacudida en Butarque (3-0) con tantos de Luciano (2) y Guerrero. No hay paz en el latifundio del pánico. Fue la venganza de Nabil El Zhar, que dejó el Gran Canaria por la dictadura del glamour. Se fue un currante en silencio para dar entrada a los príncipes de la galaxia Jesé y Alen Halilovic.

El 24 de febrero de 2018, con Jémez en el banco, el cuadro isleño se aferraba de forma descarnada a la salvación (0-0). El ciclo del camuflaje resultó un fiasco. Como muestra de la vergüenza, el ‘despeje-chut’ del ‘Clava’ que casi bate a Chichizola en la acción más delirante. En el primer pulso de la 2020-21, en pleno fútbol pandémico, Mel se bautizó en la tierra del horror (1-0). Roja a Aythami Artiles y tanto Muñoz. En breve, nueva visita al otro Guantánamo.

Compartir el artículo

stats