Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benito, el mejor revulsivo

El de La Aldea, en seis partidos que ha salido desde el banquillo, ha marcado sus cuatro tantos | En los registros sólo le supera Stuani | Su titularidad por Clemente, a debate

Óscar Clemente –derecha– deja su sitio en el terreno de juego a Benito Ramírez, ante la presencia del cuarto árbitro y del delegado de la UD, Norberto Rodríguez. | | ANDRÉS CRUZ

Hay una incongruencia. Por un lado, los números avalan la teoría de Pepe Mel: «Lo de Benito está claro. Cuando sale desde el banquillo nos da mucha energía y encima está haciendo goles así. En esta nueva forma de fútbol, con cinco cambios, es importante la participación de los de fuera. Gente con vitalidad nos da esa energía para recuperar el balón pronto, para hacer presión tras pérdida. Benito lo entiende, está tranquilo y a gusto y sabe que ese rol le va bien». Por el otro, pocos entienden que el tercer máximo goleador del equipo disponga de tan poco tiempo y acepte tener un papel secundario.

Los dos elementos de la contradicción se sostienen. El primero, por los datos; el segundo, por la lógica, y en esa dicotomía el entrenador de la UD Las Palmas se mueve en busca de la mejor solución. ¿Debe seguir con su idea y mantener al de La Aldea en la suplencia en busca de un revulsivo que demuestra cada vez que entra que puede serlo, o debe, por el contrario, brindarle más minutos en lugar de dárselos a Óscar Clemente, al que ha sustituido ya en cuatro ocasiones y al que siempre ha mejorado?

El último gol de Benito fue el sábado pasado, el de la victoria amarilla frente al Sporting de Gijón (1-0), o por lo menos así lo reflejó el árbitro en el acta, aunque LaLiga se lo da a Berrocal en propia puerta porque considera que el toque del central fue decisivo en el tanto. Fue, por tanto, el cuarto suyo en Liga esta temporada –marcó uno al Vélez en la Copa del Rey–, todos sumados después de haber salido desde el banquillo.

A la estela del uruguayo

Contado de otra forma, de seis veces en 19 jornadas que fue suplente y entró al campo en algún momento, logró cuatro tantos, un registro que no supera nadie más que Cristhian Stuani en todo el campeonato. El uruguayo del Girona, por su parte, materializó seis tras haber calentado siete veces en la banda.

Pero no es la única lista en la que el aldeano es segundo por detrás del delantero del cuadro catalán, ya que también lo está en la de promedio de goles por minutos totales jugados. Hay un matiz, y es que Benito jugó como lateral izquierdo en tres de las cuatro primeras jornadas –se perdió la segunda, en Gerona, por haber sido expulsado ante el Valladolid–.

Descontados esos 225 minutos, es decir, si se suman sólo los que ha participado como extremo –466–, su posición natal, marca un gol cada 116,5. Por su parte, Stuani, que ayer marcó dos goles en la victoria del Girona sobre el Leganés (3-0), lo hace cada 98,5 –1.084 minutos entre once tantos–.

Por tanto, el extremo de la UD está por delante de delanteros como Borja Bastón –Oviedo, 130–, Yuri De Souza –Ponferradina, 145–, Stoichkov –Eibar, 150–, Rubén Castro –Cartagena, 151–, o Umar Sadiq –Almería, 214–.

El tiempo que Benito Ramírez necesita para marcar un gol se reduce incluso en las últimas cuatro jornadas. Frente al Zaragoza, el Málaga, el Leganés y el Sporting acumuló un total de 204 minutos y logró tres goles, por lo que cada 68 minutos vio portería. Sumados los 90 de Vélez, donde actuó como lateral pero también marcó, la cifra se aumenta hasta los 74.

Goles rápidos

En resumen, el de La Aldea juega poco y marca mucho. De hecho, no tarda demasiado en celebrar un gol. En la cita contra el Alcorcón lo hizo seis minutos después de haber entrado al campo, al igual que el sábado pasado ante el conjunto del Principado. Frente al Zaragoza y en La Rosaleda necesitó más tiempo: 22 minutos y 32, respectivamente. La media, 18.

De alguna manera, por tanto, ha cumplido con el rol que le ha dado Mel en el equipo, al menos a nivel individual, puesto que sus tantos ante el cuadro maño y el malagueño no sirvieron para que el equipo sumara algún punto. Por otro lado, muchos se cuestionan si, con más tiempo sobre el terreno de juego, podría aportar aún más.

El técnico lo ve claro, sin embargo, la UD logró vencer al Huesca, a la Real Sociedad B y al Fuenlabrada con el isleño como titular –antes los oscenses fue lateral izquierdo–. Además, el que juega por él Óscar Clemente, aporta menos que él. Hay un dato revelador: en 597 minutos y después de siete titularidades consecutivas, el tinerfeño no ha marcado todavía.

Benito, además de ser el tercer máximo artillero, el segundo si cuenta su gol en la Copa, suma también dos asistencias, una a Jesé y otra a Curbelo. Son números de titular, y más en ausencia de Pejiño. Pero es igualmente el mejor revulsivo después de Stuani. Es la contradicción de la UD.

Compartir el artículo

stats