Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un exilio de 17 kilómetros

El Amorebieta, al que se enfrentará la UD por primera vez, juega como local en Lezama

Imagen del campo 2 de Lezama, ciudad deportiva el Athletic Club de Bilbao, donde juega como local la SD Amorebieta. | | LALIGA

La SD Amorebieta, próximo rival de la UD Las Palmas, juega sus partidos como local en Lezama, la casa del Ahtletic Club, y no en su campo, Urritxe. Distan 17 kilómetros entre uno y otro.

Del Municipal de Urritxe al campo 2 de Lezama sólo distan 17 kilómetros, pero no deja ser un exilio para la SD Amorebieta, el rival de la UD Las Palmas el próximo domingo (17.15 horas, Movistar LaLiga). El primer enfrentamiento de la historia entre ambos equipos no lo albergará el estadio del pueblo, sino la ciudad deportiva del Athletic Club de Bilbao, que cedió su instalación a la entidad amiga porque la suya con cumple con los requisitos de LaLiga.

Es, por tanto, un trayecto corto, pero más allá de la distancia significa jugar donde no hay raíces, donde no fraguó, por ejemplo, el ascenso histórico del verano pasado. Con sus virtudes y sus defectos, Urritxe es para el Amorebieta su lugar, dejado ahora para las categorías inferiores de la entidad fundada en 1925, 24 años antes que la UD. Aunque cerca en distancia, Lezama no es lo mismo por mucho que el recinto sea de mayor calidad.

No le ha ido mal en todo caso al cuadro que entrena Iñigo Vélez en su nueva casa, a pesar de que sólo ha ganado dos partidos de los nueve que ha disputado, porque empató cuatro y ha sumado, en consecuencia, diez de los 17 puntos que acumula.

El estreno en el campo 2 de Lezama no pudo ser mejor, ya que el Amore venció al que hoy es líder destacado de LaLiga SmartBank, el Almería (2-1). Iker Bilbao tuvo el honor de ser el primer jugador en marcar un gol para el equipo en la categoría de plata.

Luego sumó tres empates consecutivos frente al Burgos (2-2), el Eibar (1-1) y el Sporting de Gijón (1-1), hasta que llegó la primera derrota, ya en octubre, contra el Cartagena (2-3). A ella le siguió otra en el derbi regional ante la Real Sociedad B (1-2).

El reencuentro con los triunfos se produjo frente al Valladolid (4-1), mientras que los dos últimos encuentros del Amorebieta como local se saldaron con una caída ante el Lugo (1-3) y un empate ante el Zaragoza (1-1). En total, diez unidades que, sumadas a las siete que ha conseguido fuera, no le van de momento para estar fuera del descenso, aunque está a tres de la salvación. En todo caso, no está hundido en la tabla.

Y recibe a la UD después de lograr su primera victoria foránea (1-2), precisamente en un campo donde el cuadro amarillo sucumbió, La Rosaleda. El grado de motivación, por tanto, es mayor si cabe para un equipo nada fácil en el feudo prestado.

Hasta allí se trasladarán los aficionados del Amorebieta, lo calidad con salida directa de la autopista que uno Bilbao con San Sebastián. Ellos cambian cada dos semanas el rojiblanco habitual de Lezama por el azul oscuro de su club después de un traslado de 17 kilómetros –el que viva en el pueblo–, mientras Urritxe permanece apagado. Y en silencio.

Compartir el artículo

stats