Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Tenía mis ideas claras»

Rober González regresa a la UD cedido por el Betis hasta final de temporada | El extremo se suma hoy al trabajo | «Había mostrado el interés al club desde hacía tiempo», comenta

De izquierda a derecha: Luis Helguera, director deportivo de la UD, Rober González y José Pablo Varela, agente del jugador, ayer en el aeropuerto de Gran Canaria. | | ANDRÉS CRUZ

Ya es de la UD. Rober González regresa a Las Palmas. Lo hace, una vez más, cedido por el Real Betis Balompié hasta final de temporada, en la que tratará como todos de conseguir el ascenso a Primera, objetivo ya imposible de ocultar por el club a estas alturas de curso. La insistencia del jugador, avalado sobre todo por Pepe Mel, que insistió en su vuelta a toda costa, fue determinante para que la entidad verdiblanca haya aceptado finalmente la voluntad del jugador.

Porque Rober quería volver pese al interés del Betis en prestarlo a un equipo de Primera División, en este caso el Cádiz CF, el que estuvo más cerca de arrebatárselo a la UD. Pero primó lo que suele primar en el mundo del fútbol: el deseo del futbolista.

La insistencia de Mel, clave para la vuelta del jugador, que logró ocho goles la campaña pasada

decoration

Así, el emeritense, que cumplió 21 años el pasado Día de Reyes, se convirtió ayer en el segundo refuerzo de Las Palmas en el mercado invernal después de Hernani Santos, quien, curiosamente, juega en la misma demarcación que el extremeño.

El aterrizaje de Rober en la Isla tuvo lugar poco antes de las 19.30 horas de ayer. Minutos después, acompañado por su representante, José Pablo Varela, y su hermano, apareció por la terminal de llegadas del aeropuerto de Gran Canaria antes de posar con la bufanda de la UD y de responder a las preguntas de este medio. Su mensaje fue rotundo.

«Tenía mucha ganas de llegar, de estar por fin aquí. Le había mostrado el interés al club desde hacía tiempo y al final se ha hecho todo», reveló el jugador en primera instancia. «Como ya saben desde el año pasado, Pepe –Mel– es muy importante, me da esa confianza que necesita el jugador y bueno, al final estoy aquí para intentar apoyar y sumar lo máximo posible», continuó.

Y finalmente sentenció: «Yo tenía mis ideas claras desde el principio. Sabía a dónde quería ir y por fin se ha hecho todo, y estamos aquí». Dejó muy claro, por tanto, que más allá de que pudiera haberse ido a otro club de la máxima categoría, prefería volver a la UD, donde sabe que tendrá los minutos que no tuvo en el Betis en la primera parte de la temporada.

Con la vista en Fuenlabrada

La primera oportunidad que tendrá para volver a vestir de amarillo será el próximo sábado 22 de enero en el Fernando Torres de Fuenlabrada (17.15 horas), donde jugará seguro salvó imprevistos en forma de lesión o de un nuevo positivo en coronavirus –ya pasó el covid en las pasadas Navidades–.

Rober no quiere perder el tiempo y esta misma mañana, después de pasar el pertinente reconocimiento médico en las instalaciones del Hospital Perpetuo Socorro, se pondrá a las órdenes de Pepe Mel en el entrenamiento que está previsto para las 10.30 horas, el último de la semana –el sábado y el domingo no habrá sesiones–. Luego, sobre el mediodía, será presentado oficialmente como nuevo jugador amarillo.

Para el técnico madrileño la llegada del extremeño supone una enorme alegría. Fue el que más insistió en su regreso –al igual que el propio jugador– y el que incluso trató de convencer al Real Betis, club que conoce a la perfección, de que lo mejor para el jugador era que se marchara a un equipo en el que iba a tener mucho protagonismo aunque fuera en una categoría inferior.

Al final, a la entidad verdiblanca no le quedó más remedio que rendirse a los argumentos de Mel y a la voluntad del futbolista. El Cádiz, sobre todo cuando Álvaro Cervera todavía era su entrenador, estuvo cerca de llevárselo, pero su destitución –llegó Sergio González por él– contribuyó igualmente a que el de Mérida recalara una vez más en la UD.

Segundo refuerzo invernal tras Hernani, llega para jugar como extremo y ‘falso nueve’

decoration

Rober, en principio, llevará el dorsal 25, el único que queda libre –el otro, que era el 3 que dejó Sergio Ruiz, lo cogió Hernani–. Más allá del número, lo que quiere ahora el jugador es adaptarse cuanto antes a la nueva plantilla de Las Palmas, liderada por Jonathan Viera.

Si bien Mel sabe que donde se desempeña mejor es en la banda, con libertad para irse hacia el centro, el técnico también contempla que pueda actuar como falso nueve, una fórmula que ha utilizado en los dos últimos partidos, los primeros del año y de la segunda vuelta, frente al CD Tenerife (0-1) y la UD Almería (1-1).

Si bien en ambas ocasiones el que jugó en esa posición fue Viera, con Jesé caído al costado izquierdo, Mel tiene claro que no es el lugar ideal para el de La Feria, habituado a moverse por todo el frente de ataque e incluso bajar hasta el mediocentro para poco menos que iniciar la jugada. Por eso la llegada del extremeño le supone una alternativa más real para jugar ahí.

Rober, además, deberá aportar los goles que la UD no ha metido. En varios partidos el equipo amarillo ha generado muchas ocasiones que no ha materializado y eso se ha traducido en puntos perdidos –valgan como ejemplos las derrotas ante el Zaragoza y el Málaga–. La temporada pasada, en 30 apariciones ligueras, logró ocho tantos. «Intentaremos superarlo», dijo el jugador para cerrar su atención a los medios tras su llegada.

No es un goleador puro, pero todos esperan que pueda ver portería al menos como lo hizo hace unos meses. La UD, por ahora, no tiene la intención de fichar un nueve pese a que Jesé, el que más ha actuado ahí, sólo suma seis goles y lleva ya nueve jornadas sin marcar. Sin embargo, las oportunidades del mercado pueden hacer cambiar la idea.

De momento, el que ha llegado es Rober, que siempre lo tuvo claro. Su segunda etapa como amarillo arranca esta misma mañana.

Último entrenamiento de la semana y descanso

La UD Las Palmas se ejercitará esta mañana (10.30 horas) en Barranco Seco por última vez esta semana, toda vez que Pepe Mel ha dado libres el sábado y el domingo por el parón liguero con motivo de la disputa de la Supercopa de España y de algunos partidos de los octavos de final de la Copa del Rey. La novedad principal del entrenamiento será la presencia de Rober González, el segundo refuerzo amarillo en el mercado invernal. El jugador, que aterrizó ayer en Gran Canaria poco antes de las 19.30 horas, pasará antes el reconocimiento médico pertinente en las instalaciones del Hospital Perpetuo Socorro. Posteriormente, una vez concluya la sesión, será presentado. Cabe recordar que la entidad amarilla ha decidido ocultar el número -y el nombre- de jugadores que dan positivo en los test de coronavirus obligados por LaLiga, por lo que los futbolistas que están disponibles para participar en los entrenos y los que no son una incógnita. El único contagiado en las pruebas del pasado lunes fue Ale Díez, más otros tres miembros del staff. Así pues, la única baja por lesión de cara a la visita a Fuenlabrada es la de Pejiño. Tampoco estará Cardona por sanción. | P. F.

Compartir el artículo

stats