Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda RFEF / El nuevo ciclo del 'enfermo del fútbol'

El día uno de Tino Luis en el Anexo: liberación y Juani Vega de escudero

El nuevo preparador de Las Palmas Atlético se presenta bajo un manto de sonrisas y la salida de Pepe Juan, que ejercía de segundo de Juan Manuel

Tino Luis saluda al plantel del filial, con la sonrisa del capitán, Joel del Pino, en el margen derecho.

Liberación en el Anexo. Sonrisas y arranca el ciclo del 'enfermo del fútbol' Tino Luis Cabrera. El ya exsecretario técnico de la entidad amarilla afronta el reto de esquivar el descenso de Las Palmas Atlético a la Tercera RFEF tras la dimisión de Juan Manuel Rodríguez. Tras una charla de Tonono, director de Formación y Captación, Tino Luis, que llevaba una década lejos de los banquillos, se presentó a sus nuevos pupilos bajo un manto de sonrisas y buenas intenciones. De forma paralela, el primer día del ciclo 'TL' contó con la gran novedad de Juani Vega, que ejercerá de segundo tras la marcha de Pepe Juan, ayudante de Juan Manuel. La salida de este último se justifica en "motivos personales", según la web del club amarillo.

Juani Vega pasó por la cadena y filiales amarillos como jugador hasta alcanzar ocho partidos con el primer equipo -entre 1991 y 1993-. También militó en el Tenerife B, Lanzarote, Castellón, Teguise y US Yaiza. Actualmente, estaba enrolado en las tareas de dirección de la cantera del San Bartolomé. Otro elemento más de cambio y de divorcio con el antiguo régimen de Juan Manuel Rodríguez.

Tras trabajar para la secretaría técnica y el área de scouting del Real Betis, Tino Luis abandonó el Villamarín para sumarse en julio de 2020 a la secretaría técnica de la UD. Llegó a sonar para el banquillo del primer equipo, una opción que se tanteó en el casting para relevar a Mel -junio del 2021- y ahora acude al rescate de la 'vela chica', que ocupa plaza de descenso tras encadenar seis jornadas sin una victoria. Todo un reto para un estudioso del balón, que cautivó a la crítica con su dirección del Universidad en la categoría de bronce. De 51 años, este exjugador de la UD Las Palmas no entrenaba desde 2012, cuando fue destituido por el Conquense. También llevó las riendas del Águilas. Este domingo tiene su estreno ante el Montijo en el Anexo de Siete Palmas (12.00 horas).

Sobre su etiqueta de ‘enfermo del balón’ -adora los análisis de vídeos y ejerció de informador para el Betis por Europa-, añade en los medios oficiales que «soy tan pobre que solo sé hablar de fútbol. Me habría gustado tener otros hábitos». Aplaude la energía del grupo en su aterrizaje en el Anexo.

«Percibo mucha predisposición. Iban como motos desde el minuto uno». Reconoce que tenía mono de banquillo, tras iniciar en el verano de 2020 su periplo como ejecutivo en los despachos de la UD y junto a Luis Helguera.

«Vine para esto; es lo que he hecho prácticamente toda mi vida [la labora de entrenar]. No me he ido, siempre he estado aquí. Trabajando mucho (…) Lo primero que me vi obligado a hacer fue encontrar las botas de fútbol, las tenía en una caja en el garaje. Tuve que quitarle el polvo [marca Umbro y de color negro]. Les dije a los técnicos y jugadores que eran de un modelo de la prehistoria».

Compartir el artículo

stats