Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jesé y la última víctima

El delantero se reencuentra con Morro, el último portero al que marcó un gol, hace ya dos meses y medio | Le hizo un doblete

Jesé frente a Morro, portero del Fuenla, en la cita de la primera vuelta. | | JUAN CASTRO

Jesé atraviesa una sequía. Ha estado en condiciones de acabar con ella, pero no ha podido. No por falta de ganas, que las tiene y muchas, sino por su ausencia de puntería, porque ocasiones para marcar ha tenido. Hace ya más de dos meses y medio que no logra un gol, precisamente desde que hiciera un doblete al mismo equipo y al mismo portero –previsiblemente– a los que se enfrentará mañana (17.15 horas) en el Fernando Torres.

El conjunto es el Fuenlabrada y el meta Miguel Ángel Morro. Entonces Jesé vivía días felices en el terreno de juego. También la UD, que de los nueve partidos anteriores había ganado cinco, empatado tres y perdido uno, en Lugo, donde precisamente no jugó. Si viajó, pero se quedó en el banquillo. Después de ese primer varapalo tras el de principios de septiembre en Anduva, que quedaba ya muy lejos, el grancanario sumió el mando del grupo y hubo resultados.

Lo hizo en un momento en que un hombre fundamental como Jonathan Viera acababa de caer lesionado en el Anxo Carro. Como uno de los líderes del vestuario, debía asumir su rol. En el partido siguiente Las Palmas se impuso con claridad al Alcorcón (3-0), y en los dos que le sucedieron el capitalino fue decisivo para que los amarillos sumaran los tres puntos.

Primero logró el gol que supuso la primera victoria del equipo fuera de casa, el 29 de octubre de 2021 frente a la Real Sociedad B en Anoeta, tras recibir un buen pase dentro del área y definir a la perfección. Y sólo cinco días después, en la segunda jornada intersemanal de la temporada, noqueó al Fuenla.

Sucedió en apenas nueve minutos, los que transcurrieron entre el zapatazo precioso a la escuadra de Morro después de recibir un pase de Clemente desde la derecha y el penalti que transformó. Lugo el equipo que todavía dirigía José Luis Oltra acortó distancias en la segunda parte, pero fue un espejismo, porque la UD tenía el partido controlado gracias a que manejaba una renta cómoda.

Jesé no sabía cuando abandonó esa noche el Estadio de Gran Canaria que comenzaría una crisis goleadora que se ha extendido hasta hoy. No ha vuelto a marcar pese a que ha gozado de muchas ocasiones para hacerlo debido, en parte, a que juega prácticamente todos los minutos, pero también porque hace mucho para poder hacer gol.

En el Heliodoro, por ejemplo, realizó una cabalgada por la izquierda y un traslado hacia el centro que acabó en el gol de la victoria de Kirian con la intervención previa de Jonathan Viera, que dio el pase definitivo.

Pero, por otro lado, Las Palmas ha dejado de sumar puntos por la falta de puntería de los atacantes. Ahora se suma Rober a la causa, el que será su acompañante en el Fernando Torres, sede de las últimas víctimas del grancanario: el Fuenlabrada y Morro.

Compartir el artículo

stats