Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

García Pimienta: el primer gran sello de Luis Helguera

El director deportivo, que llegó en marzo de 2020 y renovó a Pepe Mel en dos ocasiones, apuesta por fin por un entrenador de su cosecha tras haberlo valorado el verano pasado

Xavi García Pimienta, Álex García -segundo entrenador- y Luis Helguera, el lunes en el parking del aeropuerto. ANDRES CRUZ

Llegó en marzo de 2020 y todavía no había estampado un gran sello como director deportivo de la UD Las Palmas. Había sido el líder del rejuvenecimiento y abaratamiento de la plantilla en los últimos años. También había traído a la mayoría de los fichajes, pero le faltaba la elección propiamente dicha de un entrenador, porque cuando él llegó ya estaba Pepe Mel. Ahora, con la alternativa de Xavi García Pimienta en plena temporada, con 18 partidos por delante y un ascenso por el que luchar, implanta por fin su marca.

Cuando regresó a la UD lo hizo para sustituir a Rocco Maiorino, que acababa de dimitir por una serie de desavenencias con el que entonces era el secretario técnico, Toni Otero, que con la llegada del cántabro mantuvo su puesto, aunque de manera testimonial, hasta final de curso. La irrupción de la pandemia sólo días después de su nombramiento cambió por completo la planificación no sólo de la UD, sino de todos los equipos, obligados a terminar la competición en julio y a conformar una nueva plantilla en apenas un mes.

El rejuvenecimiento y el abaratamiento progresivos de la plantilla, las otras firmas del cántabro

decoration

En ese verano de 2020 la decisión del presidente Miguel Ángel Ramírez, el que finalmente insistió en la continuidad del madrileño, fue la de renovar a Pepe Mel, a quien habían prometido un nuevo contrato si el equipo lograba salvar la categoría. Había completado un primera parte de la temporada fantástica, con Pedri y Jonathan Viera al frente, aunque se desinfló en la segunda.

Aún así, por la parte esencial que tuvo en la venta de Pedri –lo subió al primer equipo en la pretemporada y lo hizo jugar desde el inicio todos los partidos para ponerlo en el escaparte–, imprescindible para que el equipo pudiera salir a competir, o por su apuesta por Josep –la UD lo vendió al Leipzig por 1,2 millones–, entre otras cosas, continuó un curso más, el primero de un nuevo proyecto, aunque sin objetivos deportivos mayores que la permanencia.

Nuevo modelo

Empezó, en cualquier caso, un nuevo modelo en la UD bajo dos directrices fundamentales: el rejuvenecimiento de la plantilla y la bajada de salarios, que en muchos casos pasaron a ser del mínimo establecido –en torno a los 100.000 euros–. Así, jugadores como Mantovani, Srnic o Rubén Castro abandonaron la plantilla, y en su lugar llegaron hombres como Pejiño o Loiodice, desconocidos pero con una proyección tal que algún día pudieran dejar dinero en la caja del club. Lo que Helguera llama «generar valor».

Sin embargo, la continuidad de Mel tras la finalización de la pasada temporada 2020-21 no fue tan clara. La entidad esperó hasta el último momento para hacer oficial la renovación del madrileño por una temporada más, entre otras cosas porque Helguera trató de buscar algún sustituto que finalmente no halló. Habló con varios entrenadores y se lo trasladó hasta al propio Pepe Mel, pero la decisión final fue la de mantener al anterior; al fin y al cabo, había logrado el objetivo y sacado un rendimiento óptimo de la mayoría de jugadores.

Se produjeron, en cualquier caso, las primeras desavenencias en cuanto a la idoneidad o no de Mel como el encargado de elevar la exigencia del equipo en la búsqueda de una meta mayor, el ascenso a Primera, ya con Jonathan Viera y Jesé desde el principio y como banderas del proyecto.

Tras un buen primer tercio de campaña, en el que la UD se situó en puestos de playoff, las tres derrotas consecutivas en el mes de noviembre frente al Zaragoza, el Málaga y el Leganés abrieron la caja de Pandora. Fue entonces cuando en la cúpula de la entidad amarilla comenzaron a dudar de si Mel sería capaz de llevar al equipo al ascenso y a sondear a Xavi García Pimienta, el favorito de Helguera.

Tiene el crédito de haber optado por Quique Setién aún cuando carecía de experiencia en 1ª

decoration

Tras el oasis que supuso la victoria frente al Sporting de Gijón, el empate en Lezama ante el Amorebieta y la derrota contra el Eibar llevaron a los dirigentes a establecer el derbi como límite del crédito del entrenador anterior. Pero el gol de Kirian retrasó todo, y no fue hasta que se produjo una nueva derrota fuera de casa, semanas después de vencer en el Heliodoro y de empatar frente al líder, que Helguera y Ramírez por fin ejecutaron su plan.

Tenían que hacerlo rápido, porque García Pimienta, que se había comprometido con la UD, contaba también con una oferta del Málaga, que había caído en casa ante el Ibiza (0-5) el mismo día que Las Palmas en el Fernando Torres e iba a despedir a José Alberto López, como hizo finalmente. Entendían que dar una nueva oportunidad a Mel en casa frente a la Real Sociedad B sería un parche más por lo que el club optó por la destitución para atar al que entendían era el mejor sustituto.

Con la llegada de Xavi García Pimienta Luis Helguera ha puesto por fin su primer gran sello. Se trata de una apuesta por un técnico que tiene sólo seis partidos de experiencia en Segunda, pero el director deportivo tiene el crédito del riesgo: en su día fichó –junto a Toni Cruz– a Quique Setién cuando el cántabro no había dirigido en Primera y la cosa salió bien.

Más allá del diseño de un proyecto con futbolistas, jóvenes, baratos y que en algún caso puedan dejar dinero en el futuro, la elección del entrenador es la primera gran decisión de Helguera. La responsabilidad ahora es mayor. El saldo de la apuesta, en junio.

Clau Mendes debuta con el Rayo Majadahonda 


Clau Mendes, cedido por la UD Las Palmas al Rayo Majadahonda de Primera RFEF hasta final de temporada, debutó ayer con el conjunto madrileño en un partido aplazado en su día por el covid. El lanzaroteño jugó los últimos nueve minutos del choque que enfrentó a su equipo con el Valladolid Promesas y que ganó por 3-1. Cabe destacar que Clau participó con su nuevo club justo un día después de que la entidad amarilla comunicara oficialmente su cesión, adelantada ya por Pepe Mel la semana pasada. Faltaba únicamente que ambos clubes cerraran el acuerdo. Finalmente, el futbolista podrá disfrutar de los minutos de los que no iba gozar como amarillo en un equipo, además, que lucha por el ascenso a la categoría de plata, por lo que tiene exigencia. Cabe recordar que Clau sólo había participado en seis encuentros ligueros en la presente temporada. Donde más jugó fue en Anoeta frente a la Real Sociedad B: 45 minutos tras entrar en el descanso en sustitución de Jesé. Cuando acabe el curso, la UD valorará si le mantiene o le vuelve a ceder. | P. F.

Compartir el artículo

stats