Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuatro días para el cierre y varias cosas pendientes

La UD confía en sacar al menos a un jugador para poder realizar una última incorporación

Maikel Mesa, con el balón, presionado por Óscar Clemente –de frente, con peto verde– en el entrenamiento de ayer.

Cuatro días para el cierre del mercado invernal, incluido este viernes, y varias operaciones por concretar. O ninguna, porque a estas alturas en la UD Las Palmas no descartan cualquier hipótesis. Lo único claro es que los movimientos a nivel general aumentan con el paso de los días ante la apertura de los equipos y los jugadores por la premura, y a eso se agarra la entidad amarilla para al menos poder realizar un último fichaje de cara a reforzar el equipo. Pero para que eso ocurra primero debe salir alguien, porque las 25 fichas están ocupadas.

Por el momento la UD ha realizado dos incorporaciones, las de Hernani, que llegó libre, y de Rober, que lo hizo cedido por el Real Betis. Uno ocupó el lugar que dejó Sergio Ruiz –terminó su contrato de cesión el 31 de diciembre y ya entrena con el Charlotte FC de la liga de Estados Unidos– y el otro el que quedó libre tras el cierre de la ventana estival. Por lo demás, nada. Las salidas están bloqueadas y el club no espera movimientos hasta, como mínimo el fin de semana, pero sobre todo el lunes, cuando concluye el plazo.

En la cúpula de la UD son conscientes de que alguna posible incorporación no sería un problemas, pues saben a dónde dirigir el tiro, pero para que eso pueda suceder primero debe tener cerrada alguna baja, y eso se ha retrasado más de la cuenta.

Desde hace meses la entidad tenía claro que Unai Veiga y Maikel Mesa eran los elegidos para abandonar la plantilla en enero, sin embargo, aún no ha sido posible por la fatal de pretendientes, en el caso del vasco, y la falta de voluntad, en el del tinerfeño.

Fuentes de la entidad aseguran que los bloqueos han surgido fundamentalmente porque los clubes quieren gastar lo menos posible, a pesar de que ya pueden usar parte del dinero que LaLiga les entregó como consecuencia de su acuerdo con el fondo CVC. En los casos de las cesiones, casi ninguno quiere pagar la totalidad de lo que queda al jugador por cobrar en la temporada, y eso ralentiza las operaciones. Todos quieren esperar hasta el final y participar en la partida.

En la entidad creen que los movimientos del mercado van a aumentar a partir del fin de semana

decoration

Ese juego no es nuevo, por lo que en las oficinas de Pío XII reina la tranquilidad. Si por algún casual no fueran capaces de sacar a ningún jugador, el plantel se quedará tal y como está y consideran que es lo suficientemente competitivo como para optar al ascenso, algo que, de momento, no ha quedado demostrado.

Pero esperan que esos movimientos se produzcan. El problema que ha tenido la UD hasta ahora para colocar a Unai Veiga es que ningún equipo lo ha querido con las condiciones en las que Las Palmas pretende cederle. Al final, deberá ceder.

El caso de Maikel es más complicado, puesto que el jugador se niega a salir salvo que le paguen todo su contrato, algo que el club no está por la labor de hacer, sobre todo porque se trata de uno de los más altos de la plantilla –es de los pocos que quedan de la primera temporada de Toni Otero como secretario técnico, en la 2018-19–.

Ha tenido ofertas de varios equipos, puesto que su cartel es mucho mayor que el de Veiga, pero el tinerfeño no ha variado un ápice su postura, esa que desveló en las entrañas del José Zorrilla de Valladolid tras la eliminación del equipo en la Copa del Rey.

Ante la pregunta de si contempla una salida, respondió: «Ni la contemplo ni nadie ha hablado conmigo, o sea que por mí, nada». «Yo es que no tengo que estar... Yo tengo contrato en Las Palmas. Me queda media temporada y otro año más. Estoy súper feliz aquí, trabajo para tener más oportunidades y lo seguiré haciendo», había comentado en el mismo sentido en su respuesta anterior.

Aquellas palabras las pronunció el 15 de diciembre de 2021 y nada ha cambiado desde entonces salvo que, primero Pepe Mel y luego el club, le comunicaron hace semanas que no cuentan con él. En este punto, su continuidad está más cerca que su marcha.

Ante la posibilidad de que pudiera salir algún jugador que la UD en principio no quería sacar, la entidad no se pronuncia, aunque algunas fuentes dejan claro que Armando Sadiku, uno de los jugadores con más caché en el mercado y que no ha tenido protagonismo hasta ahora, permanecerá en el plantel porque es un perfil de futbolista único entre los 25.

Así pues, las posibilidades de salida quedan reducidas a alguna sorpresa, como por ejemplo Álex Suárez, que apenas ha jugado y era considerado el quinto central por Mel, aunque ahora puede cambiar su rol con la llegada de García Pimienta.

La salida de Maikel, casi imposible por la negativa del jugador; Moleiro y Cardona, a la espera de su ficha

decoration

Cabe recordar, además, que la intención de la entidad amarilla era hacer una ficha profesional a Moleiro y a Cardona con el objetivo de atarles para poder venderles más caro, aunque en principio no es una cuestión indispensable porque todavía tienen contrato. Está por ver qué hará la UD si consigue sacar a algún jugador: si fichar a otro o si dar esa plaza a uno de los dos futbolistas con licencia del filial o a los dos. Lo que no se espera, salvo imprevisto, es que pueda haber tres bajas de aquí al lunes.

Nuevos objetivos

Si existiera finalmente la posibilidad de reforzar el equipo, la llegada de un mediocentro ya no es una prioridad. Mel quería un sustituto para Sergio Ruiz, pero García Pimienta, que habitualmente jugará con un único pivote y no con dos, como el técnico anterior, considera que tiene jugadores suficientes para ocupar esa posición.

En cambio, querría reforzar el ataque con la incorporación de un delantero centro e incluso, si fuera posible, el lateral derecho, ya que considera las bandas como un elemento fundamental de su juego. Por la izquierda tiene un seguro en Sergi Cardona; por el otro lado, Lemos y Ale Díez son mejorables.

Quedan cuatro días para el cierre del mercado y muchas cosas por hacer. De momento la UD ha completado dos movimientos de llegada y ninguno de salida –salvo el de Clau Mendes, con ficha del filial, cedido al Rayo Majadahonda–. Cuatro días de vértigo.

Penúltima sesión y al habla García Pimienta


La UD Las Palmas completará hoy un nuevo entrenamiento de cara al partido de pasado mañana frente a la Real Sociedad B (17.15 horas) en el Estadio de Gran Canaria. Se trata de la quinta sesión de trabajo que dirigirá Xavi García Pimienta, nombrado nuevo entrenador del equipo el pasado lunes tras la destitución de Pepe Mel el domingo. El nuevo técnico comparecerá por primera vez ante los medios de comunicación en la previa de un partido, por lo que se espera que dé sus primera impresiones de lo que ha visto en los entrenos. De momento lo que ha hecho es dar protagonismo a todos los jugadores por igual, a los que jugaban más y a los que lo hacían menos, aunque no será hasta su comparecencia cuando dé alguna pista de los futbolistas que pretender utilizar para tratar de doblegar al cuadro donostiarra. Lo que sí parece claro, a tenor de lo que ha ensayado a puerta cerrada, es que saldrá con un sistema 4-3-3 y que utilizará la posesión del balón y la presión arriba como armas principales. Cabe recordar que García Pimienta, a falta de posibles positivos por coronavirus inesperados, cuanta con las bajas por lesión de Curbelo, Peñaranda y Pejiño. En cambio, podrá alinear si lo considera a dos futbolistas que no estuvieron el fin de semana pasada en el Fernando Torres de Fuenlabrada, como son Sergi Cardona, que vuelve tras cumplir sanción, y Jonathan Viera, que los hace tras superar el covid. | P. F.

Compartir el artículo

stats