Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rafa Mujica gana relevancia con el cambio de entrenador

El delantero abandona el ostracismo en el que estaba con Pepe Mel y participa en las múltiples probaturas de García Pimienta

Jonathan Viera –izquierda– y Rafa Mujica, ayer en Barranco Seco. | | LP/DLP

Todos parten de cero. Todos tienen las mismas ganas de agradar. Es lo que suele suceder cuando un nuevo entrenador arriba a un equipo: un exceso de motivación generalizada que se acrecienta todavía más si cabe en los futbolistas que hasta el momento de la destitución del técnico anterior apenas habían tenido protagonismo. Es el caso de Rafa Mujica.

El delantero está muy motivado con la llegada de Xavi García Pimienta a la UD Las Palmas. No sólo por lo que significa para todos el aterrizaje de un nuevo jefe, sino también, en su caso personal, porque vuelve a coincidir con un entrenador que ya tuvo en el pasado y que contó con él.

Sucedió en el filial del FC Barcelona en la temporada 2018-19, la mejor de Mujica en su corta carrera profesional. De hecho, ahí no lo era, porque el Barça B militaba en la extinta Segunda B. El técnico catalán, que había llegado al banquillo del Miniestadi la campaña anterior para dirigir los seis último encuentros antes del descenso de categoría, lo tuvo en estima.

Tanto que el atacante jugó 33 partidos, 23 de ellos como titular, marcó siete goles –el segundo que más– y dio una asistencia. El equipo no pudo clasificarse para la promoción de ascenso, por lo que fracasó en su objetivo, pero en lo que respecta a Rafa Mujica ese curso le sirvió de mucho después de su cesión al Cornellà tras haberse recuperado de una grave lesión.

Entre otras cosas, para fichar por el Leeds United y rechazar la continuidad en el Barça, sin embargo, aquella decisión no le salió bien por lo menos a nivel deportivo, porque nunca jugó con el club inglés, que después de cederle a la UD en enero de 2021 le dio la carta de libertad en el verano siguiente.

Protagonismo

Desde que García Pimienta tomó el timón de Las Palmas el martes pasado, Rafa Mujica ha dado un paso al frente. En los cuatro entrenamientos que ha dirigido el catalán el grancanario ha tenido protagonismo y ha participado incluso en alguno de los equipos titulares con los que el técnico ha ensayado.

Lo que tiene claro el barcelonés es que el sistema que empleará en su estreno pasado mañana (17.15 horas) frente a la Real Sociedad B es el 4-3-3, el mismo que aplicó durante su etapa en el filial azulgrana y en el resto de equipos de la cadena, y que la presión será un elemento fundamental en la nueva UD.

Ahí es donde aparece la figura de Rafa Mujica, que a sus 23 años está fresco para liderar el achique a los rivales. Su titularidad no es segura, pero al menos ya cuenta mucho más de lo que lo hacía para el madrileño: sólo ha participado en cuatro partidos y únicamente suma 69 minutos en el presente curso –estuvo cuatro jornadas fuera por una lesión muscular–. Ahora su nombre vuelve a sonar como cualquier otro. Ha pasado del ostracismo al primer plano.

Mezclados y por igual


Los primeros entrenamiento de la UD Las Palmas con Xavi García Pimienta se han caracterizado, entre otras cosas, por el reparto de oportunidades entre todos los miembros de la plantilla, incluidos los menos habituales para Pepe Mel. El viejo dicho de que con un entrenador nuevo todo el mundo parte de cero se cumple en este caso, aunque siempre quedan exentos varios titulares indiscutibles. Se refiere, básicamente, a que los futbolistas que estaban en el ostracismo hasta la destitución del técnico anterior ahora tienen una oportunidad para demostrar que pueden jugar. Es lo que ha sucedido en las cuatro sesiones con el catalán al frente. Todos han estado mezclados. | P. F.

Compartir el artículo

stats