Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UD suspende los deberes en el cierre del mercado invernal

El club no consigue sacar a Unai Veiga ni a Maikel, ni dar una ficha profesional a Moleiro y Cardona, como pretendía | Las altas de Hernani y Rober, dos extremos, resumen el mercado

Miguel Ángel Ramírez –izquierda–, presidente de la UD Las Palmas, y Nicolás Ortega –derecha–, vicepresidente, en el palco del Estadio de Gran Canaria el domingo pasado antes del duelo ante la Real B. | Juan Castro

No hubo movimientos de última hora en el seno de la UD Las Palmas. El día del cierre del plazo de mercado invernal, esta vez, fue tranquilo. No pasó nada, lo que, por otra parte, consumó el fracaso de la entidad amarilla en los deberes que se había propuesto para este periodo. No sacó ni a Unai Veiga ni a Maikel Mesa, ni tampoco pudo dar una ficha profesional a Moleiro y Cardona, tal y como pretendía, según reveló el propio presidente Miguel Ángel Ramírez. La ventana de altas y bajas que duró un mes se resume en las incorporaciones de Hernani Santos y Rober González, dos extremos, donde ahora hay overbooking.

Confiaba el máximo mandatario el pasado 20 de diciembre, cuando compareció tras la celebración de la junta general de accionistas, en acometer una serie de operaciones que finalmente no ejecutó. «Tenemos dos fichas libres para cubrir la llegada del fichaje para el 28 de diciembre –fecha en que la UD volvió al trabajo tras el parón navideño–. A Sergi Cardona y Moleiro les haremos ficha profesional. Hay que negociar la salida de algún jugador. No tiene que haber problemas para buscar la salida o la cesión de un jugador a otro equipo. Somos una entidad seria que busca lo mejor», comentó Ramírez en la sala de prensa del Gran Canaria.

Había anunciado la incorporación inmediata de un futbolista que era, además, un mediocentro, posición para la que Pepe Mel había pedido un refuerzo para sustituir a Sergio Ruiz, una baja que la UD sabía que iba a tener desde hacía un año y medio, porque en diciembre terminaba su contrato de cesión. Ese jugador era el brasileño Fernando Martins, compañero de Jonathan Viera en China, que al final pegó la espantada y prefirió no venir.

Ni eso ni lo otro fue capaz de acometer la UD. Fue imposible. Los intentos por quitarse de encima a Unai Veiga y Maikel Mesa no dieron resultado. Los casos de uno y otro son diferentes: mientras que la pretensión de dar de baja al vizcaíno se debía a un asunto meramente deportivo porque no daba el nivel, la del tinerfeño era más bien por un tema económico, pues tiene uno de los salarios más altos de la plantilla y encima tampoco cuenta.

La entidad contaba con tener esas dos fichas disponibles para dársela a Alberto Moleiro y Sergi Cardona, según el presidente, o incluso para concretar más refuerzos, sin embargo, no logró sacar a ninguno.

Si bien Maikel desde un primer momento –en Valladolid, tras la eliminación del equipo en la Copa del Rey– comentó que no tenía ninguna intención de marcharse salvo que le pagaran todo su contrato –lo que queda de este curso y uno más–, Veiga no se marchó porque ningún equipo le quiso, o por lo menos ninguno que le interesara por categoría, lo que, por otra parte, señala directamente a la dirección deportiva que ostenta Luis Helguera, el que lo trajo el verano pasado.

Hasta Xavi García Pimienta, el nuevo entrenador, le abrió la puerta de salida tras el partido del domingo pasado y dejó bien claro que tendría pocas opciones de jugar. Pero no se quiso ir, así que continuará en la plantilla, al igual que Maikel, y tratarán de hacer cambiar de opinión al barcelonés.

La imposibilidad de hacer hueco desterró cualquier posible fichaje de última hora, incluido el de Vitolo, al que Ramírez pretendía incorporar ya y no el verano que viene, como tiene previsto hacer. Ni Vitolo ni nadie, ni ficha profesional para Cardona ni Moleiro. Nada fue posible porque la UD fue incapaz de dar de baja a dos jugadores de los que quería desprenderse y porque prefirió que los huecos que tenía fueran para dos extremos.

Porque la UD sí tuvo sitio, dos en concreto, el que dejó Sergi Ruiz y el que el propio club había dejado libre tras el cierre del mercado estival –sobraba el dorsal 25–. El primero de ellos lo ocupó Hernani Santos, viejo conocido de Helguera y que estaba en el paro tras haber rescindido con el Levante meses atrás. El otro fue para Rober, traído expresamente por Pepe Mel, que incluso participó en las negociaciones con el Real Betis para una nueva cesión.

Pero Pepe Mel ya no está, y su sustitución por Xavi García Pimienta puede ser considerada como la mayor operación de la UD en el periodo en que duró el mercado, aunque para eso no le hacía falta ningún plazo.

Si bien el extécnico amarillo había pedido con ahínco y desde hacía meses la llegada de un mediocentro, e incluso había deslizado tras el partido con el Eibar que al equipo también le hacía falta un delantero, el nuevo entrenador, más que agradecido con su llegada a la UD cuando tan sólo tenía seis partidos de experiencia en el fútbol profesional, ha aceptado lo que hay y asumido un discurso de positivismo con la plantilla con que cuenta.

La realidad, sin embargo, revela que con la nómina de jugadores actual el equipo está fuera del playoff, el objetivo mínimo marcado por la entidad. Ahora toca a García Pimienta sacar de ellos la mayor rentabilidad posible. Y lo hará con Unai Veiga y Maikel, y con Moleiro y Cardona aún con ficha del filial, y con dos extremos más, porque la UD suspendió su deberes.

Los nombres del mercado invernal

Hernani Santos

Refuerzo de Helguera

  • El extremo portugués fue el primer fichaje de la UD en este marcado. Llegó libre, sin equipo y de la mano de Luis Helguera.

Rober González

Refuerzo de Mel

  • El extremeño llegó cedido por el Betis por la insistencia y gestión de Pepe Mel, que ya no es el entrenador. Un extremo más.

Unai Veiga

Sin pretendientes

  • El vasco fue uno de los descartes del club y así se lo comunicaron, sin embargo, ningún club que le interesara le quiso.

Maikel Mesa

Negado a marcharse

  • El tinerfeño también fue descartado por la UD. Se negó a salir salvo que le pagaran el año y medio que le queda de contrato. 

Cardona y Moleiro

Sin ficha profesional

  • El presidente Ramírez reveló que una de los objetivos era dar una ficha a ambos jugadores, pero finalmente no lo consiguió.

Vitolo

El pretendido

  • Si había hueco, Vitolo era una de las opciones para reforzar el equipo, pero no lo hubo. Su llegada se prevé para el verano.


Compartir el artículo

stats