Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Morir a balón parado

La UD ha encajado once dianas en acciones de pizarra y solo fue capaz de meter dos | Presenta la peor diferencia de la Liga (-9)

El central de la UD Saúl Coco, en un lance ante el Zaragoza en La Romareda. | | LOF

Las debacles ante ‘Fuenla’, Burgos y Zaragoza se fundamentan en la parálisis defensiva de los amarillos en córneres y faltas laterales. Es el síndrome de las ‘hermanitas de la Caridad’ 2.0. Un mal eterno. Pimienta saca bisturí. Los isleños (34 goles recibidos) son el equipo que menos tiros reciben.

El peaje maldito de una industria del despiste.La UD Las Palmas ha encajado once dianas a balón parado -de las 34 que figuran en el casillero negro- y solo ha sido capaz de firmar dos. La diferencia (-9) le coloca en la plaza de colista en la tabla de la estrategia. Xavi García Pimienta tiene trabajo extra en este tramo final de catorce jornadas. De los primeros 16 clasificados -desde el líder SD Eibar hasta el Real Zaragoza-, solo el Cartagena (39 tantos) ha encajado más goles que los amarillos. Es el síndrome eterno de las ‘hermanitas de la Caridad’, que ya patentó el novelista José Mel Pérez en su ciclo en el banquillo grancanario -desde el marzo de 2019 hasta el pasado 23 de enero-.

Con la destitución del madrileño Mel -recibió 30 tantos en 24 duelos-, desde la dirección deportiva,encabezada por Luis Helguera, se apostó por un giro hacia el toque y el estilo Barça. El afamado 4-3-3 no cierra el grifo. En las últimas dos jornadas, los amarillos recibieron cuatro tantos. Cuatro puñaladas bajo el mimo patrón: envíos laterales, escasa reacción en el despeje, nula contundencia y un Raúl Fernández superado por el drama.

Pero los datos no mienten. La justicia empírica. El recién ascendido Ibiza, por ejemplo, suma nueve goles desde la pizarra y solo ha encajado dos. La formación de Paco Jémez -lleva en el cargo siete jornadas- es una mina en esta faceta del juego. En esta categoría de escudos científicos y avalados en el Big Data, reinan el Huesca (nueve tantos en acciones de pizarra) o el Fuenlabrada (9) -ver gráfico en el margen inferior-. Un caso curioso es el Girona, que ha marcado doce pero ha recibido diez. Siempre al filo del precipicio. Mirandés, Almería y Real Sociedad B acompañan a la UD en la parte menos honrosa de la tabla del músculo.

Desliz de Nuke

Ante el Zaragoza, en el último episodio liguero, una falta lateral de Nuke Mfulu le costó la amarilla a los cuatro minutos -por una patada a Juanjo Narváez-. El golpeo de Eugeni lo desbarata Raúl Fernández hacia el punto de penalti y el cuero lo toca el central Jair Amador. Ante la pasividad de la zaga, el balón llega en una óptima posición para el tiro cruzado de Jaume Grau. Si se detiene la imagen, justo en el instante del lanzamiento de Eugeni, hay tres jugadores del conjunto zaragocista sin marca. El caos fue la nota predominante. En esta penitencia, el 2-1 fue grotesco. Saque de esquina, el quinto de los maños, peina Saúl Coco y Raúl Fernández queda en zona de nadie. Bajo este clima de perversión, volea plácida de Álvaro Giménez. Hay que poner coto a esta lluvia de concesiones.

La UD es el séptimo más batido. Ante el Lugo (sábado, 20.00 horas), regresa Raúl Navas. Con solo 272 tiros recibidos -son al que menos lanzan-, los amarillos se inmolan de forma salvaje en cada centro lateral. A estas alturas, en la 20-21, se habían recibido 37 goles, por los 33 de hace dos cursos. Y en la 2018-19, 30. Cifras mejorables. Es el primer gran desafío de Pimienta.

Compartir el artículo

stats