Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas-CD Lugo / La contracrónica

La rutina del desaliento

La formación de Xavi García Pimienta, 83 días sin ganar en el Estadio de Gran Canaria, fue despedida con pitos por el respetable -El síndrome de las 'Hermanitas de la Caridad 2.0' reaparece en el 89' con un tanto cómico

El extremo de La Aldea Benito Ramírez combina con Rafa Mujica, ayer, ante la presión de Ros y Diego Alende -d-. | | LP/DLP

Cinco puntos de quince con el técnico barcelonés en el cargo tras el despido de José Mel Pérez. Hastío en el graderío y una espiral trágica interminable. Seis goles encajados en los últimos tres duelos. El gran candidato, sin coartadas.   

Esclavos de la mediocridad. La rutina despiadada de una UD empeña en vaciar el Estadio de Gran Canaria -el realojo de los seguidores en Tribuna ante el riesgo de lluvia dejó sectores vacíos de Sur y Curva-. Cinco duelos consecutivos sin ganar en el recinto de Siete Palmas y un solo triunfo en los cinco partidos del ‘ciclo García Pimienta’. Tres alegrías en las últimas quince fechas ligueras -desde el 6 de noviembre-. Vencer vale un pulmón. La metroguagua del ascenso ya es una quimera. Aplicando la lógica, el candidato grancanario está abocado al abismo. El mismo mal, jornada tras jornada, y no hay manera de sacar el bisturí.

Tres envites y seis goles en contra ante Burgos CF (0-2), Real Zaragoza (2-1) y CD Lugo (2-2). Restan trece finales para limpiar el escudo y recuperar parte de la dignidad. Los cuatro cambios en relación al último once de La Romareda -Álvaro Valles, Raúl Navas, Benito Ramírez y Rafa Mujica- no pudieron escenificar la resurrección. En el 88’, todo saltó por los aires.

En veinte minutos, la UD remontó el tanto inicial de Sebas gracias a la habilidad de Mujica (27’) y al autogol de Alende (45’). Pero llegó la enésima concesión defensiva a balón parado -van doce en goles en contra en este apartado- que aprovechó Chris Ramos. La falta previa de Jesé Rodríguez y la nula contundencia de Fabio, Eric Curbelo y Raúl Navas dejaron un balón muerto en el segundo palo. Se veía venir. La sensación de miedo eterno. No hay ecuación bendita para cerrar un partido de forma solvente. Timoratos en las dos áreas, patología sin remedio.

Los amarillos no han levantado un marcador en esta Liga. La rutina infalible de un ejército que ha perdido la fe. El rosario se ha quedado sin batería. Jonathan Viera fue sustituido y dejó el verde con el 2-1. El empuje del Mesías mantuvo a la UD hasta que se fue la luz. El Lugo de Albés tuvo nueve remates. Los nervios devoraron a Álvaro Lemos, que no pudo taponar la sangría por la derecha.

Maikel Mesa, goleador en Zaragoza, Enzo, clave en la primera vuelta, y Moleiro se quedaron sin minutos

decoration

Dos malos despejes y la misma pesadilla que aconteció ante el Burgos en Siete Palmas o en la capital maña. Valles se ha contagiado de este mal de las mil plagas. Van 36 dianas en contra en 29 duelos (una media de 1,29). Un dato escalofriante y que provocaría que la UD acabase el curso liguero con un total de 63 goles. Con Sadiku fuera de combate, y ante la sequía de Jesé Rodríguez -ayer desperdició dos clarísimas-, el elegido fue Mujica. Todavía están en fase de búsqueda. Y se acaba esto.

Hizo un gran tanto y acabó fundido. El debate del nueve y el debate de la portería. Por fin, el artillero completó un fotograma de caviar y vio la luz. En la jornada 29, tras una espera de siete meses, el ‘killer’ era Mujica. La UD desaprovechó la de Jesé, mano a mano, y luego la de Peñaranda. El larguero de Sebas -que era el 0-2- fue un canto a la esperanza. La volea de Benito Ramírez y la búsqueda de Viera por ser Viera. El ‘21’ es todo compromiso, pero se ha quedado solo ante el peligro. Le dio el pase a Mujica para establecer el empate. Un ‘mujicazo’ hacia la gloria.

El primer cambio de Pimienta llegó en el 75’ -Fabio entró por Benito- y luego en el 76’ optó por el efecto Peñaranda. Completó un último movimiento, Hernani saltó por Jonathan Viera, que fue ovacionado. Por quinto partido consecutivo, el técnico barcelonés no agota los cinco cambios. Piezas como Maikel Mesa, goleador en Zaragoza, Enzo Loiodice, de los más destacados de la primera vuelta, y Alberto Moleiro, la última gran perla de la factoría, no completaron ni un minuto. Pitos y desesperación en Siete Palmas. Un triunfo en siete duelos. Instalados en el desaliento. Pitos y el empeño enfermizo en el desatino.

Compartir el artículo

stats