Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Edu Espiau Delantero de la SD Ponferradina y ex de la UD Las Palmas

"Al jugador canario se le mira diferente que al de fuera"

El delantero de la SD Ponferradina, próximo rival de los amarillos, confía en la fortaleza de su equipo en El Toralín

Edu Espiau, tras el entrenamiento de la Ponferradina en El Toralín.

Eduardo David Espiau Hernández (Las Palmas de Gran Canaria, 1994), vive a gusto en Ponferrada, donde encontró su sitio tras terminar su contrato con la UD Las Palmas. El domingo vuelve a medirse con su exequipo en El Toralín, en una cita clave en la lucha por el playoff. Lleno de confianza, repasa su presente y su pasado.

¿Cómo se presenta el partido del domingo frente a la UD? Parece que la conjura de la Ponferradina ayer –por el miércoles– da a entender que se toman el partido como una final, ¿no es así?

Sí, sabemos que es un partido importante contra un equipo complicado. Sabemos que los nueve partidos que nos quedan van a ser finales y el domingo es la primera. Lo afrontamos con muchas ganas.

Pero no es habitual que comparezcan los dos capitanes –Yuri y Ríos Reina– junto al entrenador un miércoles. ¿Pretendían transmitir un mensaje especial?

Fue también para hacer un llamamiento a la afición, para demostrarles que el equipo está con ganas de hacer algo bonito e histórico. Más bien fue por eso, aunque afrontamos todos los partidos de la misma manera.

Imagino que el objetivo a principios de temporada era la permanencia, pero después de estar todo el campeonato arriba, ¿entiende que ya no se les pida otra cosa que no sea jugar el playoff?

Sí, nuestro primer objetivo era la salvación, y ahora estar ahí arriba es un premio para todos nosotros. Al ver que lo podemos conseguir, queremos lucharlo hasta el final, y si se consigue, pues mucho mejor para todos, sobre todo para los aficionados, para que puedan disfrutar de un playoff a Primera División.

No llega la Ponfe en su mejor momento de la temporada –cuatro empates y una derrota en los últimos cinco partidos–. ¿El equipo nota cierta presión?

Pese a los empates que hemos tenido, hemos estado bastante bien. Sabemos que en las segundas vueltas todo se iguala. Son rachas que pasan, pero estamos convencidos del trabajo que hacemos en los entrenamientos y de que el domingo borraremos todos esos partidos y saldremos a jugar como si nada hubiera pasado, como todo el año.

«Yuri es como un niño en realidad, siempre está de buenas; nosotros en El Toralín somos fuertes»

decoration

Su rival, la UD, viene con una inercia diferente –dos triunfos–. ¿Supone eso una ventaja para los amarillos?

En el fútbol todo es injusto. Cuando pierdes parece que no llegas y cuando ganas parece que ya estás ahí para dar el salto. Todos sabemos que Las Palmas, aunque hubiese perdido esos dos partidos, va a ser un equipo difícil y complicado. Sabemos que vienen en buena dinámica, pero nosotros aquí en El Toralín somos bastante fuertes y esperamos que se queden los puntos en casa.

Hasta ahora suma cinco goles y ha tenido mucho protagonismo ¿Lo esperaba?

Al principio tuve bastantes minutos pero no me llegaban los goles. Después tuve una mala racha y luego conseguí encadenar tres goles en tres jornadas y el míster me dio confianza. Sí, me esperaba lo que me está pasando esta temporada, porque el equipo se acopla muy bien a mí. La verdad que estoy súper contento.

En ese sentido, uno de los fuertes de su equipo es atacar por las bandas y centrar, todo lo contrario que la UD.

Sí. Con mi salida quise buscar un equipo que se adaptara un poco más a mi estilo de juego y lo encontré. También somos capaces de tener el balón, pero sí que sacamos muchos centros al área.

¿Cree que en la UD no se le valoró lo suficiente, bien por el antiguo entrenador –Pepe Mel– o bien por el club?

No sé si por el entrenador o qué. Al final es una serie de circunstancias que pasan. También al jugador canterano, y más si es canario, se le mira diferente que a los que vienen de fuera. Yo cada vez que salía al campo intentaba dejarlo todo. Pero si me valoraban o no, debería preguntárselo a ellos. Yo estoy contento con mi etapa allí, aunque en la segunda vuelta si me hubiera gustado tener más minutos.

Eso que dice sobre el jugador canterano y canario es algo que está en la calle. ¿Por qué cree que pasa?

Siempre se ha escuchado y es una verdad. Yo hablo por mí y lo que me ocurrió a mí, pero al final son cosas del fútbol y aprendes de lo bueno y de lo malo.

Hábleme de Yuri, sobre todo de lo que no se ve, porque ya sabemos que dentro del campo, a sus 39 años, es un líder y un goleador nato.

Yuri es como nosotros. Parece un niño en realidad. Se acopla un montón al vestuario. Siempre está de buenas y como capitán es maravilloso, así que súper bien con él desde el minuto uno. Ha hecho que todos nos acoplemos bien y siempre que hemos necesitado algo ha estado ahí.

Y a Jonathan Viera, con el que usted nunca coincidió, ¿le ven como el hombre a vigilar?

No, todos trabajamos a una pensando en el equipo rival y no en un jugador. Sabemos el gran jugador que es y que no podemos dejarlo solo o que piense bastante, no hace falta que nadie lo diga. Trataremos de defenderle bien, sin más. 

Compartir el artículo

stats