Otro centenario

Ponferrada se engalana para celebrar los 100 años de vida de la ‘Deportiva’ mientras a la afición le asaltan dudas por su trayectoria

El Museo del Feorrcarril de Ponferrada, donde se instalará una exhibición por el centenario de la Ponferradina. | | LP/DLP

El Museo del Feorrcarril de Ponferrada, donde se instalará una exhibición por el centenario de la Ponferradina. | | LP/DLP / D. Rodríguez

David Rodríguez

David Rodríguez

Esta temporada bien puede ser recordada como la de los plenos de los centenariazos si la UD Las Palmas consigue sumar los tres puntos en su visita de esta tarde a El Toralín y completa el rosco de cuatro triunfos en los cuatro partidos disputados entre la primera y segunda vuelta liguera ante el Tenerife y la Ponferradina, los dos clubes de la categoría que están de celebración por los cien años de historia durante el presente curso.

Nada más entrar en los dominios de la ciudad de la comarca de El Bierzo se respira historia. No solo por la alusión templaria que vigila a Ponferrada desde su castillo del mismo nombre, sino por uno de sus mayores referentes y que no es otro que el de su club de fútbol, que viste los rincones de la capital de la zona administrativa con sus colores blanquiazules y presume orgullosa de tener un siglo de vida.

Por ende, a tres meses de que se cumplan los cien años de fundación de la Sociedad Deportiva Ponferradina, el 7 de junio de 2022, la ciudad se está engalanando para los preparativos de dicha efeméride. Solo con ver la transformación del museo del Ferrocarril, uno de los centros más visitados de la región, en una sala de exposición que va a mostrar a su pueblo una serie de objetos históricos del club para contar su siglo de vida, queda claro que este cumpleaños lleva tiempo esperándose que llegara.

Dos naves de unos cien metros cuadrados, flanqueando una de las vías ferroviarias por las que circulaban los trenes que conectaban el comercio gallego con los mercados interiores, son los encargados de acoger una exposición que, aunque se prevé que se pueda inaugurar la próxima semana, ya levanta cierta expectación entre los viandantes de Ponferrada.

Marcelino, uno de los operarios del museo cuenta cómo está montando varias pantallas y escaparates en los que se expondrán recuerdos desde los primeros pasos que dio la entidad con Rogelio López Boto al frente; hasta su primer ascenso a Segunda División en 2006 con eliminatoria directa con el Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, pasando por su estreno en la categoría de bronce del fútbol español en 1985 con Paquito como su gran estrella de la década.

“Esto va a estar muy bonito, yo que soy de los pocos que más o menos he visto lo que va a exponerse y te digo que va a estar muy guapo”, incide el obrero, que de tener que elegir algún objeto entre todos los que se expondrán y que él tenga conocimiento resalta: “De momento hay un sillón del banquillo que seguro que todo el mundo se va a parar a ver, pero imagino que habrá camisetas de todos los años también expuestas, porque copas aquí muchas no hay”, comenta entre cierta sorna.

El ambiente de partido trascendental se vivía desde ayer en las calles de Ponferrada. En uno de los restaurantes del centro de la ciudad, tanto Abraham, desde detrás de la barra, como Jesús, en una esquina de la misma, iban charlando sobre lo que esperan vivir en El Toralín, y ambos coinciden en el mensaje: “Ahora o nunca”.

Alegría y tristeza

“Llevo unos 25 años de socio y he visto muchas cosas en este club. Muchas de alegría con los ascensos de Segunda B, cuando la gente se ha unido en el estadio para montar unas auténticas fiestas, y otras de no tanta alegría cuando el equipo se ha quedado a las puertas del Playoff”, subraya Jesús.

Esa referencia histórica a la que alude son las dos temporadas en las que la Deportiva concluyó las 42 jornadas en la séptima plaza. En especial la del curso 2012-13, cuando el sexto fue, precisamente, la UD, aunque empatados a puntos (66) y después de un último partido agónico en el que Las Palmas cayó por 1-0 contra el Murcia y la Ponferradina no pasó del 2-2 con el Lugo. Ese día, el examarillo Quiroga anotó dos tantos y hacerle un favor al club que lo trajo a España.

Abraham, más joven que su cliente en el bar, es un poco más pesimista, aunque reconoce que hoy acudirá al estadio para animar. “Lo veo complicado porque no ganamos un partido no sé ni desde cuando y encima los canarios vienen ahora bien y tienen jugadores muy buenos: Jesé, que jugaba en el Real Madrid, y Viera”, añade.

Él no recuerda haber vivido con tanta emoción las temporadas en las que la Ponfe peleó con la élite, pero sí tiene un jugador claro que es el alma de este club. “Yuri es todo aquí, está un poco viejo, pero sigue metiendo goles”, completa con una amplia sonrisa en su rostro.

Suscríbete para seguir leyendo