Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Málaga, viernes y carnaval

Canarios y andaluces se enfrentaron el 28 de febrero de 2020, víspera de la cabalgata, en el último partido con público antes de la pandemia

Rubén Castro, tendido sobre el césped tras fallar un gol ante el Málaga CF, el 28 de febrero de 2020. | | QUIQUE CURBELO

Aquel viernes 28 de febrero de 2020, víspera de la cabalgata de Carnaval, ninguna de las personas que acudieron al Estadio de Gran Canaria a presenciar el duelo entre la UD Las Palmas y el Málaga CF ni siquiera imaginó que sería la última vez que entrarían al recinto de Siete Palmas hasta mucho tiempo después. El partido siguiente en casa frente al Girona CF, previsto para dos semanas, no se disputó: la Liga, y el mundo, se habían detenido por culpa de la pandemia de coronavirus.

Algo más de dos años después, grancanarios vuelven a citarse en la Isla, también en viernes, pero en un contexto muy diferente, justo cuando la obligación de llevar mascarilla en los espacios interiores quedó desterrada –salvo en casos excepcionales–. Hoy los amarillos apuran sus últimas opciones de alcanzar la sexta plaza, mientras que los blanquiazules tienen la permanencia en la mano a falta de la certificación oficial. Entonces, la intrascendencia inundaba a ambos conjuntos.

El resultado del choque en aquella noche carnavalera fue de empate a uno (1-1). Eric Curbelo adelantó a los amarillos en una acción a balón parado, la misma que luego les condenó, puesto que Lombán –está en la citación del conjunto andaluz– empató de cabeza a la salida de un córner.

Las máscaras dieron paso muy poco después a las mascarillas y al confinamiento que detuvo el país. Todo paró, también el fútbol, que no regresó hasta julio, pero no como antes, sino sin la presencia de público en las gradas para evitar posibles contagios. De alguna manera, la patronal dio prioridad a terminar la competición de cualquier forma para que la industria no terminara de romperse.

No fue hasta más de una año después, en la temporada pasada (2020-21), cuando los aficionados pudieron volver a las gradas, aunque en un porcentaje limitado que en ningún caso afecto a la UD, cuya media de espectadores podía entrar sin mayor problema.

Los protagonistas

La casualidad ha querido que Las Palmas y Málaga vuelvan a verse la caras un viernes, el primero de la temporada que verá fútbol en el Gran Canaria –no será el último, porque los amarillos reciben al Mirandés justo una semana después, pero a las 20.00 horas–. No es carnaval, sino que el verano asoma a lo lejos, pero en el recuerdo brotará aquella noche de febrero antes de que el mundo cambiara por completo.

Algunos de los protagonistas del año 2020 volverán a estar sobre el césped, entre ellos los dos goleadores, Curbelo y Lombán. Nadie sabía entonces lo que vendría después. Hoy, con el coronavirus casi olvidado, tampoco se vislumbran grandes cambios en la vida de la gente. En todo caso, de la UD, que de no ganar habrá desechado sus últimas opciones de jugar la promoción de ascenso.

Compartir el artículo

stats