Todos en alerta. La UD Las Palmas, necesitada de ganar los tres partidos que le quedan y que la Ponferradina pinche en uno de ellos para acabar en el playoff, no se fía de la AD Alcorcón, su próximo rival, colista y ya descendido. "Al no jugarse nada, es un equipo muy peligroso. El que piense que vamos a ganar fácil en Alcorcón está muy equivocado". Palabra de Benito Ramírez, que transmite el sentir del vestuario y da fe de que los amarillos van a saltar dentro de cuatro días a Santo Domingo con la señal de alerta activada.

Sobre el césped estará el aldeano, que será titular en el lateral izquierdo por la ausencia de Cardona, sancionado y lesionado. "El míster -García Pimienta- me pide que sea ofensivo y que intente ser lo más correcto defensivamente. Sé que lo puedo hacer bien y confía en mí", comenta en el plano personal; en el colectivo, sólo vale sumar los tres puntos. "No miramos a los demás equipos, la verdad. Estamos obsesionados con nosotros, con ganar todos los partidos que quedan de aquí al final, y así seguramente el objetivo se va a conseguir".

La UD necesitaría un fallo de la Ponferradina, que juega el sábado en Valladolid, o dos del Girona, que visita El Molinón. "Está claro que queremos que los de arriba pinchen, pero no es algo que nos obsesione. Esperemos que este fin de semana la Ponfe pinche, pero nosotros estamos concentrados en nosotros. Si no pasas esta final se acaba todo". Sentencia de aldeano.

Como también insinuó, al contrario que Kirian o Curbelo, pero en sintonía con Xavi García Pimienta, que no sería un fracaso el hecho de no jugar la promoción de ascenso: "Al final, lo hemos dado todo. Es verdad que se no han escapado puntos, sobre todo a principios de temporada, pero fracaso.... No sé si es la palabra adecuada cuando llevamos muchísimos puntos, muchísimos partidos sin perder. Estaríamos muy, muy jodidos y molestos, pero no sé si la palabra sería fracaso".

Benito entiende que "la noticia de que los aficionados se desplacen a Alcorcón es bien recibida". De momento, la UD ha vendido ya las más de 200 entradas que solicitó al club alfarero, pero se espera que otros mucho seguidores compren una entrada en las taquillas de Santo Domingo. "Esperemos que vaya bastante gente porque nos ayudan mucho. Ojalá acabemos con esa maldición. Tenemos una afición de Primera División", asegura Benito.

"Venimos en una buena dinámica y hay que aprovechar eso para romper estas maldiciones. Estamos muy tranquilos. Confiamos en nuestro trabajo. Tenemos que jugar, ser intensos, y seguramente la victoria llegará", añade sobre la necesidad de la victoria donde Las Palmas no ha ganado -en 10 visitas, cuatro empates y seis derrotas-, al tiempo que admite: "Este año he echado en falta más minutos, pero bueno, me ha tocado vivir eso y ya está".

Cuestionado por las claves de la reacción amarilla en el tramo final de la temporada, apuntó al cambio de discurso. "Es verdad que al principio hablábamos de objetivos y para quitar un poco esa presión empezamos a hablar del partido a partido, de ir con calma. La clave está ahí: ir semana tras semana".

Y añadió: "Clave, la confianza. Jonathan -Viera- siempre nos dice que hay que acostumbrarse a ganar, acostumbrarse a competir". La enorme influencia del capitán.