Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La consagración de Mfulu

El nivel de Nuke en los tres últimos duelos de la UD, ante Málaga, Alcorcón y Oviedo, le sitúan como una pieza clave para Pimienta

Nuke Mfulu protege el balón ante la presión de Borja Sánchez, del Real Oviedo; por detrás Rober mira la acción. | | ANDRÉS CRUZ

De la racha positiva de diez partidos invictos de la UD, Mfulu ha estado presente en nueve de ellos como una pieza inamovible del once titular de García Pimienta. Ahora, el técnico catalán, con el nivel demostrado por Nuke ante Málaga, Alcorcón y Oviedo, puede vivir más tranquilo a nivel defensivo.

Más allá de las grandes exhibiciones de Álvaro Valles y Jonathan Viera durante la racha positiva de diez partidos imbatidos de la UD –ocho triunfos y dos empates–, en el último mes hay un jugador dentro del plantel de Xavi García Pimienta que ha dado un paso adelante para consagrarse como una de las piezas claves en su sistema. Con el nivel mostrado por Nuke Mfulu en los tres partidos disputados por Las Palmas ante Málaga, Alcorcón y Oviedo, pocas dudas se ciernen sobre el mediocentro franco-congoleño.

De los 30.063 espectadores que poblaron las gradas del Gran Canaria el pasado sábado para perpetrar la fiesta del triunfo ante el Real Oviedo pudo comprobar que el 22 amarillo está demostrando un nivel de confianza destacable. Salvo el puñal que supuso el tanto carbayón en el minuto 6, la influencia de Mfulu en la remontada insular fue determinante al permitir que la fluidez ofensiva dictada por Pimienta se viera liberada de carga defensiva al encontrarse con la vigilancia de Nuke en la zona más adelantada entre los centrales para ir barriendo de lado a lado cual parabrisas.

Un despliegue que confirmaba así las sensaciones que venía arrojando desde finales del mes pasado en el choque victorioso frente al Málaga (2-1), donde fue uno de los más destacados, aunque tuvo que frenar su mejoría de ese duelo dado que vio la quinta amarilla del curso y por tanto completó el ciclo de amonestaciones y se perdió el triunfo de Las Palmas contra el Mirandés (1-0).

Contra los andaluces, un equipo que llegó a Siete Palmas a encerrarse con una línea de cinco defensores y un doble pivote por delante de los tres centrales para esperar a salir a la contra, Nuke se mantuvo vigilante en la zona medular para permitir que los laterales amarillos –Lemos y Cardona– estirasen la disposición del once de Pimienta para ahogar a los boquerones sin que sintieran ese agobio permanente por tener que replegar. Eso es tarea de Mfulu.

Contra el Málaga también combinó hacia adelante y de sus 36 pases solo falló en dos, un nivel de acierto que queda patente durante su desarrollo en la temporada.

El mediocentro franco-congoleño acumula 27 partidos disputados hasta la fecha. Tardó en entrar en dinámica cuando fue fichado en el mercado estival ya que llegó fuera de forma al no poder hacer una pretemporada en condiciones dado que no tenía equipo. Así, fue ante el Ibiza el 11 de septiembre cuando arrancó la campaña.

Rotura de fibras

Desde entonces ha ido dejando ciertos altibajos en su rendimiento. Convenció a todos desde que debutó con la amarilla y su lesión de rotura de fibras ante la Real Sociedad B a finales de octubre supuso un jarro de agua fría para Mel, que lo perdió durante dos meses y ocho partidos. Ahí, el por entonces técnico demandó el fichaje de otro mediocentro –también por el adiós de Sergio Ruiz–.

Regresó en el segundo derbi del curso y desde entonces ha disputado 16 choques, perdiéndose solo dos citas. La primera contra el Burgos por unas molestias musculares que arrastró ante el Cartagena; y la segunda frente al Mirandés hace tres semanas por la acumulación de amonestaciones.

En este periodo en el que Nuke ha ido engrandeciendo su figura sobre el terreno de juego, le avalan sus números. Cuenta en su haber con 1.167 pases realizados, de los cuales 1.047 han sido correctos, lo que significa que tiene un 90% de acierto en sus envíos, que a su vez son 39 por partido.

De igual forma, el nivel de recuperaciones de Mfulu es relevante. Con su segadora en el centro del campo, el 22 acumula 127 en toda la temporada, o lo que es lo mismo cinco por partido. Esto solo en cuanto a su astucia para colocarse bien en el campo, pero es que también gana un duelo directo por partido –26 entradas han supuesto un robo; mientras que 30 se han cobrado falta–.

Ahora, con este nivel excelso de Mfulu a falta de una jornada para cerrar la temporada, el domingo en el Molinón (19.00 horas), Pimienta cuenta para un hipotético Playoff a un Nuke consagrado.

27 encuentros disputados. De las 41 jornadas celebradas, Mfulu se ha perdido 14 de ellas. Le costó entrar en dinámica al estar parado en verano y una lesión en octubre le dejó KO dos meses -ocho partidos-.


Recuperaciones por partido. Tiene la responsabilidad de barrer todas las contras de los rivales. Con una apuesta ofensiva como la de la UD, su trabajo es imprescindible. Acumula un total de 127 balones interceptados.


Acierto en sus pases. Entre las condiciones de Nuke también cuenta con la de una alta precisión en sus pases. De los 1167 que ha dado, solo ha fallado 80 (un 90% de acierto). Su promedio, 39 por choque.

Compartir el artículo

stats