Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con la vista puesta en el Heliodoro, El Plantío y el Carlos Tartiere

La clasificación de la UD dependerá de su resultado y de lo que pase en el Tenerife-Cartagena, Burgos-Girona y Oviedo-Ibiza, a las 19.00 horas

El futuro en la tabla clasificatoria de la UD a la conclusión de la última jornada de la liga no solo dependerá de lo que haga esta tarde en El Molinón, sino que tendrá que ver los resultados que ocurran en otros tres campos para comprobar si se mantiene en el sexto, sube a la quinta posición (ahora el Girona) o incluso si se le pone todo de cara pueda escalar hasta el cuarto puesto (en posesión del Tenerife). Esto en el plano positivo, pero también podría caer fuera del Plaoyff y que el Oviedo obre el milagro.

El CD Tenerife recibe al FC Cartagena con la obligación de conseguir una victoria con la que asegurar la cuarta plaza de la clasificación, con independencia de los resultados del Girona y Las Palmas.

Los blanquiazules, que desde hace dos semanas tienen asegurado su puesto en la zona de promoción, tratarán de conseguir un buen resultado este fin de semana con el que llegar a las eliminatorias en una dinámica positiva.

El equipo de Luis Miguel Ramis, que ha perdido los últimos dos partidos, se ha marcado como una prioridad acabar cuarto, lo que le permitiría disputar la vuelta de la primera eliminatoria en el Heliodoro Rodríguez López.

Están al borde de cumplir ciclo de amonestaciones Bermejo, Sipcic, Mellot, Shashoua, Sergio González y Pomares, mientras que arrastran diferentes problemas físicos Nahuel y Andrés Martín.

El Tenerife, que es el mejor visitante de la categoría, solamente ha sido capaz de ganar uno de sus últimos seis partidos en el Heliodoro Rodríguez López.

Ya en territorio peninsular, el Burgos se despedirá por esta temporada de la Segunda División en un partido en el que recibe a un Girona que se juega poder optar a los puestos de playoff, en una fiesta del fútbol para los burgaleses, pues El Plantío colgará el cartel del no hay billetes para recibir a un rival con mucho en juego.

Por su parte el Burgos quiere acabar la temporada ganando y poder optar a la décima posición en la clasificación como premio a una gran temporada donde obtenido la permanencia hace cinco jornadas y se han sumado 54 puntos una cifra que el técnico, Julián Calero, apuntó como «muy buena» para ser la primera temporada en el fútbol profesional.

Enfrente estará el Girona, que se jugará sus opciones de disputar la promoción de ascenso junto al Oviedo y Las Palmas para dos plazas que aún quedan sin asignarse.

Como señaló Calero «hay una diferencia de 400.000 euros entre quedar décimo o decimocuarto» y el equipo quiere «acabar el campeonato ganando» pues esa inyección económica sería muy buena para el conjunto.

La otra final, a 30 kilómetros

El Real Oviedo llega a la última jornada de liga sin depender de sí mismo pero con opciones aún de disputar la eliminatoria de ascenso, algo que intentará lograr ganando al Ibiza ante un Carlos Tartiere volcado con su equipo y a la espera de que Las Palmas o Girona pinchen en sus respectivas salidas a Gijón y Burgos.

Los azules afrontan esta última cita tras el varapalo de haber caído la semana pasada en el Estadio de Gran Canaria (2-1) gracias a los golazos de Alberto Moleiro y Jonathan Viera un pinchazo que metió a los insulares en puestos de playoff y quitó a los carbayones la ventaja de llegar al último partido de liga regular sin tener que mirar a otros campos.

El técnico ovetense, Cuco Ziganda, trata de centrar a su equipo en ganar al Ibiza -condición única sin la que no puede optar a la promoción- y confía en que, al igual que ocurrió en la última jornada de Primera División, la de Segunda «también depare sorpresas».

Compartir el artículo

stats