Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos ex de Las Palmas en la cumbre

La coronación de Juanpe y Roque

El central del Girona y ex de la UD conquista su segundo ascenso a Primera | Lo hace de amarillo y con el brazalete | El teldense, por su parte, fue el estandarte del Valladolid

Roque Mesa Quevedo y Juanpe Ramírez

LaLiga SmartBank echa el cierre con dos grancanarios en la cúspide. Monarcas de plata. Los dos alcanzan la excelencia en el punto preciso de madurez y superando la treintena. Juanpe Ramírez maravilló ante el Tenerife y lo hizo con una tarjeta amarilla desde la media hora. Toda una lección de sangre fría ante la amenaza de Gallego. En Pucela, el arte es isleño. Los dos vistieron de amarillo y han carecido de relevo.

Juanpe festeja en el Heliodoro el ascenso con Borja García, los dos únicos jugadores con los dos ascensos del Girona a Primera. LA PROVINCIA / DLP

Canonizar a Juanpe Ramírez. La alegría sin límites de un viejo conocido de la familia amarilla. El central grancanario del Girona y exjugador de la UD Las Palmas de 31 años ya es historia viva del club catalán. Logró en el Heliodoro Rodríguez López el segundo salto de categoría de su carrera y el segundo de la entidad que preside Delfí Geli. Juanpe –33 duelos con la UD Las Palmas– subió por primera ocasión en 2017 como segundo clasificado, en un curso que coronó la propuesta del Levante UD.

Roque Mesa, el pasado lunes 30 de mayo, festeja el ascenso del Valladolid junto al resto del plantel. LA PROVINCIA / DLP

Cinco años después, participa de forma encomiable en el segundo ascenso de la entidad absorbida por City Football Group y que tiene al hermano de Pep Guardiola, Pere, como otro de los principales accionistas. Es la primera ocasión que los catalanes suben bajo el formato de playoff. En los cuatro precedentes anteriores, el sueño acabó en fiasco. Ante Real Zaragoza (2015), Osasuna (2016), Elche (2020) y Rayo (2021) fue apartado de la gloria en la promoción. El isleño se llevó las dos últimas bofetadas en dos finales negras.

Juanpe, que inició su periplo en Cataluña en 2016, contabiliza 206 duelos de rojillo. Además, con este éxito se asegura una renovación automática hasta junio de 2023. Tras pasar por la UD, Racing de Santander, Valladolid y Girona, se doctora ante Enric Gallego, Mario o Elady. En su afán por congelar las acometidas rivales, supo manejar que disponía de una amonestación (desde el 34’). Por tercera campaña consecutiva, el sexto clasificado se lleva el premio del ascenso. Elche y Rayo Vallecano también lo hicieron por la vía de la última posición.

Marqués de Zorrilla

En este cierre de temporada, cabe reseñar que el Valladolid de Roque Mesa Quevedo ascendió como segundo clasificado y de forma sorprendente. El Eibar lo tenía todo de cara y fue apeado por la efectividad del Girona en Ipurúa.

El teldense Roque Mesa, aclamado en Valladolid. LA PROVINCIA / DLP

También es el segundo ascenso del futbolista teldense, ya que en junio de 2015, el timonero hizo un tanto en el 2-0 ante el Zaragoza en el Gran Canaria –hoy se cumplen siete años de la conquista con Paco Herrera en el banquillo y que terminó con trece años en las tinieblas–. Roque (33) también supera la treintena como Juanpe y logró terminar la edición liguera en un grandísimo estado de forma. Dos grancanarios en la cima, dos rostros de jerarquía que han dejado un vacío reseñable.

En el caso del teldense, fue traspasado al Swansea por doce millones (julio de 2017) y la nómina de organizadores ha sido extensa en el club amarillo. Samper, Aquilani, Etebo, Peñalba, Rivera, Ruiz de Galarreta, Fede Varela, Enzo Loiodice, Sergio Ruiz, Nuke Mfulu o Unai Veiga son los más sonados.

Lo de Juanpe da para una telenovela. Tuvo que bajar una categoría para militar en el Racing de Santander (2014) en la Segunda B cuando no contaba para Lobera. Fue pitado por el Gran Canaria. Con solo 22 años, inició su resurrección desde el barro. Otra campaña más en el club cántabro y salto al Valladolid. En Pucela, el Girona le echó el lazo. Ya es toda una institución y portó el brazalete desde el 85’ en el templo del Teide. Solo Borja García –baja ante el Tenerife– y el grancanario pueden presumir de haber participado en los dos ascensos del club gerundense. Desde Marcelo Silva a Ferigra, la lista de zagueros en los últimos nueve años es reseñable.

Juanpe Ramírez festeja el ascenso en el Heliodoro. LA PROVINCIA / DLP

En el caso de Roque Mesa, también tuvo que salir de Gran Canaria para buscarse el pan. Pasó por el filial del Tenerife y luego por el del Levante. Incluso se marchó cedido al Atlético Baleares. El gladiador se forjó a base de golpes. En la 2013-14, tuvo que bajar los infiernos del filial con Víctor Afonso. Fue de lo más destacados y la vela chica firmó la mejor clasificación de su historia. Disputó la fase de ascenso a la categoría de plata.

Almería, Valladolid y Girona se hicieron con las tres codiciadas plazas de ascenso al jardín de Pedri y Benzema en la Segunda más apretada de la historia. Dos grancanarios iluminan desde su el rigor y la fantasía su condición de embajadores tropicales. Los enviados del Roque Nublo.

El centrocampista fue incluido en el mejor once de la temporada y ya fue uno de los héroes amarillos el 21-J

decoration

Guiños constantes

El corazón del gladiador es amarillo. Sus guiños son constantes a la UD Las Palmas, el club de su corazón. Swansea, Sevilla, Leganés y reconocimiento con el Valladolid del empresario Ronaldo. Tras un descenso traumático, Roque ejerció de dueño de la caseta. Fue elegido en el Mejor Once de Segunda junto a Jonathan Viera. Organizadores vestidos de Armani.

¿Volver algún día a jugar en la UD Las Palmas? El rendimiento de central en Montilivi ha sido el mejor de su carrera. Seguirá, al menos, una campaña más y en el mejor de los escenarios. Por su parte, Roque Mesa siempre ha figurado en la lista de futuribles.

Para Míchel (Girona) y Pacheta (Valladolid), son dos extensiones de su libreto técnico-táctico. El teldense alcanzó los 37 partidos (2.983 minutos), con tres tantos y siete asistencias. El zaguero, por su parte, 42 partidos y 3.650 minutos con dos tantos. Genios que alcanzaron la eternidad en una 21-22 que cuenta con su fragancia.

Compartir el artículo

stats