Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un año de Veiga y Ferigra

El mediocentro y el central, fichados el verano pasado días después de acabado el curso, no cuentan por su bajo rendimiento

Ferigra despeja el balón ante la presencia de Ortuño, del Cartagena, Curbelo –izquierda– y Unai Veiga. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Llegaron como primeros refuerzos de la temporada pasada, cada uno por tres temporadas, y apenas un año y un mes después no cuentan para la UD Las Palmas, que les busca una salida. Luid Helguera llegó a presumir de la premura con la que había logrado atarles, sin embargó, ninguno cuajó. 

3 de junio de 2021: la UD Las Palmas anuncia su primer fichaje del verano, Unai Veiga. 7 de junio de 2021: la entidad amarilla hace oficial su segunda incorporación, Erick Ferigra. Ambos firmaron por tres campañas. Sorprendió la rapidez con la que el club comunicó sus dos primeros refuerzos de cara a la temporada 2021-22. LaLiga había terminado para los amarillos días antes, el 30 de mayo, en Las Gaunas, donde se impuso a la UD Logroñés con un gol de Aridai. Transcurridos un año y un mes, la dirección deportiva pretende sacar a los dos; ninguno se ha ganado un lugar en la plantilla.

La equivocación corre a cargo de Luis Helguera, que no oculta se error sobre todo con el mediocentro vasco, que desde la misma pretemporada evidenció que no tenía nivel para competir en un equipo como la UD. Así lo pensaban tanto el jefe de la parcela deportiva como Pepe Mel, el entrenador de entonces.

Reconocidos los fallos, ahora la misión es buscarles una salida para que puedan disfrutar de más minutos en otros equipos y liberen fichas para jugadores más aprovechables para Xavi García Pimienta, que al igual que su antecesor, nunca contó ellos. El dato dicta sentencia: ninguno sumó un sólo minuto de juego bajo la jefatura del catalán. Participación cero.

El ecuatoriano, con propuestas del extranjero, se desinfló tras su primer banquillo y luego se dejó ir

decoration

El bajísimo rendimiento de ambos les pone en el disparadero. Si bien ya desde el mercado de invierno pasado el club quiso desprenderse de Veiga, ahora quiere hacerlo de los dos, cuestión que puede no ser sencilla si se tiene en cuenta que ninguno ha demostrado nada en la última temporada.

Una luz

Más sencillo pues ser colocar al central, toda vez que su condición de exinternacional por Ecuador le abre las puertas en el mercado. Equipos como el Maccabi Haifa de Israel se han interesado por él, sin embargo, su salida todavía no se ha producido y podría incluso empezar el periodo de preparación junto al resto de sus compañeros el próximo lunes.

El sudamericano empezó bien el curso recién terminado, sin embargo, desde que desapareció del equipo titular por primera vez jamás recuperó su rol de fijo. Había jugado todos los minutos, a veces con Raúl Navas y a veces con Eric Curbelo, hasta que en la novena jornada fue sustituido en Almería. Mel quería dar rodaje al sevillano, que venía de una lesión, de cara al derbi de la semana siguiente. Su idea era clara: los titulares debían ser Curbelo y Navas. Así, Ferigra se hizo invisible y desde la cita de los Juegos Mediterráneos únicamente participó en seis encuentros.

El vasco apenas jugó dos ratos con Pepe Mel; su poco bagaje, al igual que en invierno, dificulta su salida

decoration

El central tampoco puso de su parte para revertir su situación, ya que cada vez que reaparecía su actuación dejaba mucho que desear y, sobre todo, cometió varios actos de indisciplina junto a Adalberto Peñaranda –llegaron en más de una ocasión sin las condiciones necesarias para entrenar al máximo nivel– que definitivamente le sacaron del equipo.

Desde muy pronto

Unai Veiga, por su parte, jamás contó. Desde la pretemporada pasada Mel lo tuvo claro. De hecho, más de una vez le situó como central para tapar un hueco en vez de como mediocentro defensivo, su puesto original. Jugó un rato ante el Cartagena en casa y otro en Anoeta frente a su exequipo, la Real Sociedad B. En la Copa del Rey tampoco funcionó: en Vélez-Málaga tuvo que ser sustituido al descanso y en Valladolid fue expulsado por una entrada absurda.

Aportación nula. Más de un año después, aquellos dos primeros fichajes, de los que incluso se llegó a presumir por la premura a la hora de cerrarlos, no cuentan: se les busca una salida.

Compartir el artículo

stats