Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sidnei, el central de la UD Las Palmas

El brasileño con nacionalidad española, que jugó en el Deportivo o en el Betis, obtiene la carta de libertad del Goiás de Brasil y pone rumbo a Gran Canaria para reforzar la defensa

Sidnei persigue a Messi, al que trata de arrebatar el balón, en un partido entre el Real Betis y el FC Barcelona. | | LP/DLP

Sidnei Rechel da Silva Júnior. Sidnei, el elegido por la UD Las Palmas para elevar las prestaciones en la zaga. Un central de 32 años –cumple 33 en agosto–, con experiencia y, además, velocidad, cualidad indispensable en una equipo llamado a tener las líneas muy juntas y a correr mucho hacia atrás. El anuncio de su fichaje es inminente, porque había una condición indispensable para su llegada que finalmente se ha cumplido: obtener la carta de libertad por parte del Goiás Esporte Clube de Brasil para llegar libre.

Lo consiguió anteayer, por lo que ya no había más obstáculos para su aterrizaje en la UD. Porque el acuerdo entre el club y el jugador estaba apalabrado desde hacía tiempo, si bien en un primer momento el brasileño, que cuenta con la nacionalidad española, prefería esperar por si recibía alguna oferta de Primera División.

No sucedió y Sidnei pone rumbo a Gran Canaria. De hecho, ayer por la tarde se subió a un avión en Brasil con dirección a Madrid. Su mujer, en sus redes sociales, escribió: «Hoy –por ayer– se inicia una nueva etapa de nuestras vidas y espero de veras que este sea sólo el primer día de una vida repleta de momentos felices y de mucho cariño». Al texto le siguen dos corazones, uno amarillo y otro azul. Tanto el brasileño como su familia tienen claro dónde está su futuro más próximo.

Las cualidades

Se localiza en la UD Las Palmas, cuyo entrenador, Xavi García Pimienta, avala la incorporación del central, al igual que el director deportivo Luis Helguera. La experiencia y la velocidad del futbolista no son las únicas virtudes que les convencieron, sino también su buen manejo del balón. Esa capacidad para sacar la pelota desde la defensa con pulcritud es otra condición sin la que un jugador jamás podría recalar en un equipo que basa su juego en la posesión tanto para defender como para atacar.

Sidnei ha demostrado ya tal condición, sobre todo en su etapa en el Real Betis con Quique Setién, exentrenador amarillo. El cántabro y el sudamericano coincidieron en la temporada 2018-19, la segunda del técnico y la primera del futbolista en el conjunto verdiblanco. De alguna manera, el estratega, que plantea el mismo estilo que García Pimienta y, por elevación, que Pep Guardiola, avaló su fichaje porque sabía que no le quemaba el balón en los pies.

Aquel curso el central disputó 24 de 38 partidos ligueros, 20 de ellos como titular, y marcó un gol. El dato es engañoso, porque también jugó siete encuentros de Europa League y uno de Copa del Rey. Aquel Betis inmerso en tres competiciones y que cayó en la primera eliminatoria de la fase de cruces de la segunda competición europea en importancia apenas repetía alineaciones por la acumulación de partidos.

La carrera del brasileño, sin embargo, cambió a partir de la campaña 2019-20, la de la pandemia. Desde ese momento y hasta ahora sólo ha disputado 29 choques ligueros los últimos cuatro con el Goiás, al que pertenecía hasta hace dos días. Los otros 25 los repartió con 14 en las 2019-20 y apenas 11 en la 2020-21. En ese periodo de tres años sufrió varias lesiones que le lastraron, pero la mayoría de las citas que se perdió las vio desde el banquillo o desde la grada del Villamarín.

La primera mitad del curso pasado estuvo todavía en el Betis, pero sin participación alguna. Fue convocado una sola vez, en la segunda jornada, y desapareció del mapa. Le apartaron. Hasta que finalmente pudo salir en enero para poner rumbo a Brasil, donde tampoco ha cuajado. Su poco rodaje en los últimos años es, por tanto, la incógnita principal que le rodea.

Por lo demás, pinta bien. Se trata de un futbolista experimentado al más alto nivel y que no desentonaría en Primera, por lo que todos en la UD esperan que, en Segunda, pueda marcar las diferencias en una UD llamada a atacar la mayor parte del tiempo, pero a defender cuando se pone por delante. El cuadro amarillo dejó escapar varios puntos la temporada pasada por no haber sabido defender su ventaja –en los duelos ante el Lugo o el Eibar, por ejemplo–.

Con la llegada de Sidnei, por tanto, tanto Helguera como García Pimienta esperan que los problemas defensivos de la UD, que ya casi adquieren la categoría de mal endémico, sean menores que los que demostró tener un año más.

Con su llegada, el número de centrales en la plantilla asciende a seis, por lo que seguramente dos de ellos tendrán que salir. Erick Ferigra, que no jugó un sólo minuto con el técnico barcelonés la campaña pasada, es el elegido por la dirección deportiva y el cuerpo técnico para abandonar el plantel en forma de cesión, pero el fichaje de un veterano como Sidnei puede abrir la puerta a Raúl Navas, al que le queda un sólo año de contrato y que tiene ofertas para marcharse. La que más le gusta, la del FC Cartagena, donde ya jugó medio curso antes de recalar en la UD, con la que renovó en el mismo momento en que participó en 25 choques.

Así, la UD se quedaría con cuatro centrales, el propio Sidnei, Eric Curbelo, Saúl Coco y Álex Suárez. En función de los gustos de García Pimienta, los tres primeros se disputarían los dos puestos. Cualquiera de ellos con los otros dos se compenetraría, si bien ninguno es zurdo. El otro, por contra, apenas fue utilizado por el barcelonés desde que llegó al banquillo amarillo el pasado mes de enero.

Tras su paso en España por el Espanyol (2013-14), el Deportivo de La Coruña entre 2014 y 2018, cuando descendió con el cuadro gallego, y por el Betis entre 2018 y enero de 2022, el brasileño busca un nuevo estímulo en su carrera. Atrás quedó la época en la que se dio a conocer en el mundo del fútbol, en el Benfica, allá por 2008, cuando tenía 19 años. Pasado el tiempo, y con la nacionalidad obtenida, sabe dónde quiere vivir, y ahora Gran Canaria aparece como una nueva oportunidad.

Sidnei quedó libre el martes y todo se cerró a la espera de que supere el reconocimiento médico. El lunes, cuando dé comienzo la pretemporada, estará en Barranco Seco. Un central de supuestas garantías que deberá demostrar.

Compartir el artículo

stats