El testimonio y el ejemplo de Carla Suárez Navarro (Las Palmas de Gran Canaria, 33 años) se ha convertido en las últimas horas en el arma secreta de Kirian Rodríguez. Ganadora de tres títulos WTA –en la pista lusa de Oieras, Doha y al Mejor Retorno de la temporada en 2021–, así como fija en el equipo de la Copa Federación, lanzó ayer su mensaje de aliento para el futbolista de la UD Las Palmas.

«Mucha fuerza y mucho ánimo, Kirian. En septiembre de 2020 pasé por lo mismo que tú. Ojalá en diciembre la UD Las Palmas pueda tener el mejor fichaje de invierno y que seas tú. De tal manera, así poder celebrar tus goles», valoró ayer la jugadora grancanaria, ya retirada, en el micrófono de Cope.

El 1 de septiembre de 2020, Carlita, de 31 años y enfilando el adiós de la competición de élite, anunciaba que padecía linfoma de Hodgkin e iniciaba seis meses de quimioterapia. Lo hizo con una naturalidad envidiable, fresca y alimentando sus redes sociales.

Carla Suárez, durante su hospitalización en Barcelona, en diciembre de 2020. | | LP/DLP

«Me toca afrontar una realidad complicada. Toca aceptarlo e intentar salir adelante confiando en el consejo médico. Siempre con positivismo ante la adversidad», publicitó en su cuenta de red social. «Los resultados clínicos me han confirmado la aparición de un linfoma de Hodgkin en mi cuerpo. El equipo médico me indica que la detección es temprana, su proliferación es curable y de pequeñas dimensiones», relató además en una epístola. Jamás se rindió.

El 22 de abril de 2021 tumbó al cáncer. Punto, set y eterna. El 1 de junio regresó a las pistas en la arcilla de Roland Garros y cayó ante Sloane Stephens por 6-3 y 6-7(4) y 4-6. Fue lo de menos. Pudo despedirse de Wimbledon y de unos Juegos Olímpicos en Tokio.

«Contar que tenía un cáncer fue casi más duro que superarlo (...) Durante cinco días no podía ni salir de casa y, cuando vas a reaparecer; se nota (...) Cuando la salud se ve perjudicada, tu mentalidad y forma de ver la vida y el deporte cambian. Terminé mi tratamiento de radio y quimio en abril y ya competía en julio. Cuando has estado tan arriba [fue sexta del mundo]; quieres más», dijo a este medio el año pasado. Lejos de la adrenalina, es para Kirian la luz del cielo. Carla es el atajo al paraíso.