Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Valles, el gran guardavallas

Álvaro no falla a Pimienta y con sus 13 paradas encadena tres porterías a cero

Álvaro Valles, a la conclusión del encuentro frente al Andorra el lunes. | | UDLP

Las actuaciones de Álvaro Valles en las tres primeras jornadas ligueras han permitido que la UD mantenga su portería a cero, un registro que no ocurría en el club desde el curso 1995-96.

Dueño y señor de la línea de gol amarilla. Álvaro Valles se consagra como el gran guardavallas de la UD. Sus trece paradas en el arranque liguero le eleva a los altares de la actual plantilla. Si García Pimienta pidió su renovación en verano, sobre todo por su juego de pies, el portero de La Rinconada no ha querido fallarle a la confianza depositada por el míster y con sus atajadas saca tantos puntos como los atacantes de Las Palmas.

Gran culpa de que la UD haya mantenido tres porterías a cero en las tres primeras jornadas recae en las actuaciones de Álvaro. Un registro que no ocurría en el club insular desde la temporada 1995-96, cuando por entonces militaba en Segunda División B. Del 0-5 contra el Gáldar, el 4-0 frente al Móstoles y el 0-1 ante el Santa Ana de hace 27 años; al 0-0 con el Zaragoza, 0-4 en Málaga y el último 2-0 al Andorra en 2022. De Manolo López a Álvaro Valles, el cerrojazo está echado.

Una presunción depositada por García Pimienta en el mercado estival a la que el cancerbero está respondiendo. Si el proceso de renovación de Valles por algún momento pareció derivar en cierto antagonismo en las negociaciones, la petición del míster para que continuara en el equipo como su portero de confianza decantó la balanza para las exigencias que se solicitaban desde la parte interesada del jugador.

Frente al Andorra obró una parada milagrosa en el minuto 8 a Marc Fernández para mantener el 0-0

decoration

Dichas pretensiones que pretendían hacer valer la figura del meta después de su excelente tramo final de la pasada campaña en la que se erigió como unas de las claves para que Las Palmas consiguiera la racha histórica de once partidos invictos –nueve triunfos y dos empates– para meterse en el Plaoyff por el ascenso. Ahora, con las actuaciones de Álvaro hasta parece un chollo dado el rendimiento que está dando en el tapete.

Porque si frente al Zaragoza dejó tres paradas, aunque no de carácter determinante para el devenir del resultado, en Málaga la performance de Valles fue para poner en las escuelas de porteros. José Yepes puede estar orgulloso de su trabajo después de que el de La Rinconada bajara la persiana en La Rosaleda con siete atajadas. Dos de ellas dignas para el recopilatorio de mejores paradas de la temporada, de forma seguida, las que le sacó a Loren Zuñiga: la primera con el tobillo abajo a bocajarro tras quedarse el canterano boquerón con el balón a merced para el 1-3, y la segunda, acto seguido tras el propio rechace y el cabezazo del delantero con una reacción felina arriba.

Además, en la Costa del Sol fue partícipe directo del segundo tanto de la UD al comenzar un contraataque con un pase desde su área en largo de más de 40 metros que habilitó la carrera de Clemente por el carril zurdo y que finalmente supuso el tanto de Marc Cardona para el 0-2. Resultado del laboratorio de Yepes junto a Valles.

Y por último, el partido del domingo fue otra de las grandes noches de Álvaro Valles con la camiseta amarilla –negra en este caso–. La película ante el Andorra pudo ser bien diferente si en el minuto 8 el ángel de la guarda no hubiera puesto el escudo en sus dominios cuando Marc Fernández tuvo todo el tiempo del mundo para batirle, pero Valles dijo que nanai. Paradón tras mantener la verticalidad y el 0-0 siguió en el luminoso de Siete Palmas para que el guion continuase en manos de los designios de Alberto Moleiro en la primera parte hasta ponerse por delante en el tanteador. Asimismo, en el tramo final, ya con el 2-0, obró otro milagro del gran guardavallas.

Compartir el artículo

stats