Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El clásico síndrome del isleño

De las últimas 13 salidas del Ibiza, el equipo balear acumula dos triunfos, un empate y 10 derrotas | La actual UD lo tiene superado

Insua, del Sporting, celebra un gol ante el Ibiza, en el encuentro disputado en El Molinón el pasado septiembre. | LALIGA

El Ibiza está viviendo en sus carnes el hándicap que supone ser un equipo isleño dentro de la liga nacional de fútbol. Los baleares sufren cada vez que se alejan de Can Misses y en sus últimas trece salidas acumulan un registro de dos triunfos, un empate y diez derrotas. La UD ya dejó eso atrás.

Dice el dicho que el isleño tiene un síndrome por el cual cuando permanece rodeado del agua que da nombre al terruño, quiere abandonarlo cuanto antes, pero que cuando se encuentra lejos de su Isla quiere regresar a la mayor brevedad porque la echa mucho de menos. Eso es justo lo que históricamente le ha pasado a la UD, fortificado en El Insular en tiempos pasados y reforzado en el Gran Canaria por último, siempre sufridor cada vez que tiene que subirse al avión para competir. Un síndrome que también acusa el Ibiza en su condición insular.

De esta forma, el rival de Las Palmas mañana (17.30 horas, LaLiga SmartBank TV)se antoja un rival propicio para que el conjunto amarillo sume de nuevo tres puntos después de su resbalón en Anduva, donde desperdició los tres puntos que tenía en el bolsillo hasta el tramo final del encuentro cuando el Mirandés le empató el partido a tres goles con dos tantos, uno en el minuto 88 y otro en el 90.

¿Y por qué el Ibiza es propicio para el triunfo? A priori, solo con las salidas del conjunto de Javier Baraja en la actual temporada, de las cuatro veces que han tenido que pasar por la puerta de embarque del aeropuerto, han hincado la rodilla en tres ocasiones, mientras que solo han podido celebrar el triunfo en una ocasión.

Los ibicencos arrancaron la temporada con tres derrotas –Granada, Ponferradina y Huesca, estas dos últimas como visitantes– y un empate –Alavés–; mientras que a partir de la quinta jornada comenzaron a carburar y desde entonces suman tres triunfos por una derrota.

De ese trío de victorias, una fue en el Carlos Tartiere ante el Real Oviedo, cuando Ekain puso el único tanto para batir a los carbayones y poner el primer triunfo lejos de Can Misses para el conjunto isleño. Un hecho que había que remontarse al 1 de mayo del año pasado, cuando se midió a un endeble Sporting y al que le ganó por un solitario 0-1 el El Molinón.

Dos únicas victorias en las trece últimas salidas de la UD Ibiza, con un baremo de diez derrotas y tan solo un empate. Guarismos para confirmar su fragilidad lejos de la Isla.

Todo lo contrario que la UD Las Palmas, que desde que García Pimienta se hiciera con las riendas del equipo en enero, consiguió revertir el síndrome isleño que ha afligido históricamente al equipo amarillo.

De esta forma, la UD consiguió encadenar tres empates y cuatro victorias en los últimos siete partidos ligueros de la pasada temporada –sin contar Playoff–; mientras que en la actual acumula una victoria –Málaga– y tres empates –Alavés, Racing y Mirandés–.

Compartir el artículo

stats