Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El aliento del infatigable Morales

El abonado de la UD, que preside el Telde y tiene una colección con 500 camisas de fútbol, presenció en el Heliodoro el ‘derbi del chorreo’ | También estuvo en el 6-0 de Montilivi

Chloe Isabella posa con la elástica amarilla de la UD Las Palmas, unos días después de nacer. | | LP/DLP

Juan Francisco Morales ha estado en los partidos para el bochorno amarillo de este siglo. Del Cordobazo al tanto de Marioni en el Insular. Presenció la eliminación ante el Almería en el ‘playoff’ y el 3-1 ante el Zaragoza en La Romareda en la ida de la final. Desde su óptica pasional, reclama «estar todos a una». «Este club es como un hijo, siempre hay que darle cariño». Considera como una «final» el pulso de hoy ante el Sporting.  

Amarillo infatigable. Coleccionista de debacles y un testimonio alentador en tiempos de tinieblas. El ‘sí se puede’ por la pequeña Chloe. Juan Francisco Morales, abonado de la UD Las Palmas y presidente de la UD Telde, estuvo el pasado fin de semana en el derbi del chorreo en el Heliodoro Rodríguez López de Tenerife (4-1). Cuando viaja a la capital tinerfeña, se pone a temblar. «Fue muy duro», evoca. También estuvo en el 6-0 de Montilivi de Girona, así como en el Cordobazo del 22-J y en el 0-1 del Estadio Insular ante el Tete (0-1) que abrió la puerta de Segunda. El del tanto de Marioni. También latía en la grada del Estadio Juegos de Mediterráneo (2-1) en la vuelta de las semifinales del playoff de Lobera. El de las lágrimas de Vicente y Nauzet Alemán. Para Morales, ahora no hay margen para el abatimiento. Tampoco para críticas.

«Tenemos que estar todos juntos y mira al frente, este club tiene mucha historia y merece estar en Primera. Estamos atravesando un momento delicado, pero si se gana al Sporting, todo cambiará», valora el abonado. Además, en ese expediente macabro, también estuvo en el (3-1) de La Romareda en la ida de la gran final de la promoción con Paco Herrera.

Juan Francisco Morales, en la cafetería Akimismo de la calle Venegas. | | LP/DLP

Cada derrota le obliga a levantarse. Tiene que recurrir a su imaginación. Abonó a su hija Chloe antes de que naciese en una muestra histórica de compromiso. Ama el amarillo, vive por el escudo. El derbi del chorreo le ha quitado el sueño, pero confía ciegamente en el equipo de Pimienta. «Podemos hacer cosas importantes, ahora hay que sacar los partidos de cualquier manera. Es la recta final y no podemos desfallecer». Mientras, parte de la marea amarilla se muestra crítica por el bochorno del Heliodoro, para Morales hay que apoyar hasta el fin de los días. «Para pitar siempre hay tiempo, ahora tenemos que estar con los jugadores».

El trauma de la derrota en el Insular tampoco se le olvida. Pesadilla Marioni. Formó parte de la nómina de seguidores de la UD –sobre el millar– que se desplazó en Fred Olsen desde Agaete para el derbi de la pasión. Ver en primera persona las principales tragedias griegas de Las Palmas le convierten en una voz autorizada. Sabe lo que es sufrir y padecer. Tiene una colección de 500 camisetas fútbol y una sección especial de la UD Las Palmas. Guarda como un tesoro la de Tana, al que le profesa una notable admiración. «El canterano siempre se deja la piel, nunca te falla», determina el abonado.

Insiste que jamás pitaría a la UD. Son momentos de grada. Cultura popular del aliento. «Admiro a Ultra Naciente, siempre se dejan la piel y aportan mucho calor. Tenemos que convertir el Gran Canaria en un fortín», valora este amigo de Roque Mesa Quevedo, implicado de lleno en el nuevo futuro de la UD Telde. Regenerar y remar. Levantarse o morir. La palabra rendirse no figura en su diccionario. Sueña todos los días con el ascenso y esa guagua descapotable surcando los mares. «Claro que podemos soñar con la épica y un ascenso pletórico. Pero no será fácil, como dice el capitán Viera, todo lo que se logra en la UD es con sufrimiento. Nos gusta el suspense», valora el fanático de los avatares.

El pulso de esta noche ante el Sporting puede marcar la temporada. La UD de Pimienta ha caído en una recesión deportiva. Ha extraviado sus señas de identidad. La vuelta de Sandro y Marc Cardona son fundamentales. Volver al origen, a la primera casilla. Historia de grada y de este carrusel del horror. De Montilivi al Heliodoro.

«Todas las derrotas duelen, pero la de la última jornada sí me dejó un gusto amargo. No competimos en ningún momento», insiste. Diez partidos y 30 puntos capitales por el ascenso. La afición también juega su partido. El killer mágico de Pimienta. El Gran Canaria se viste de gala esta noche ante los de Miguel Ángel Ramírez. Ganar o ganar. Tres puntos por la sonrisa de Chloe y por el escudo.

Compartir el artículo

stats