Álvaro Jiménez se rompe un dedo de la mano y es duda

El extremo, que se fracturó el anular derecho en el partido ante el Levante, entrenará con una férula | La recomendación, que repose

Álvaro Jiménez encara a un defensor del Levante UD durante el partido del sábado pasado en el Gran Canaria. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Álvaro Jiménez encara a un defensor del Levante UD durante el partido del sábado pasado en el Gran Canaria. | | JOSÉ CARLOS GUERRA / P. Fuentes

Nadie se percató, pero Álvaro Jiménez terminó el partido del sábado pasado frente al Levante UD (0-0) con un dedo roto, en concreto, el anular de la mano derecha. En algún momento durante los 27 minutos que jugó –entró en el 63’ en sustitución de Pejiñosufrió el percance que le hace ser duda para la cita del domingo que viene (20.00 horas) en La Romareda, toda vez que ayer fue operado y deberá entrenar con una férula en la zona, tal y como confirmó el club en el parte médico. Así, pues, su presencia en Zaragoza dependerá de cómo evolucione en los próximos días.

Sin embargo, la recomendación médica en este tipo de casos es que guarde reposo durante unos días porque la intervención es muy reciente y un posible golpe podría retrasar la recuperación, por lo que cabe esperar que el cordobés no se ejercite tampoco en la jornada de hoy y cause baja en la convocatoria.

En cualquier caso, el jugador está predispuesto a hacer un esfuerzo y tratar de ejercitarse con el fin de poder ayudar al equipo el domingo, aunque las consignas de los galenos van por otro lado. Su disponibilidad, por tanto, es casi nula.

La lesión le llega a Álvaro Jiménez en un momento en el que había recuperado la confianza de Xavi García Pimienta, que si bien le dejó en el banquillo ante el Levante, le había dado la titularidad en los tres encuentros anteriores, el primero de ellos en Albacete, precisamente contra uno de sus exequipos.

Su rendimiento, sin embargo, no fue del todo óptimo: aunque la entrega no se le discutió, apenas aportó a nivel ofensivo. El esfuerzo y la energía gastada por Álvaro Jiménez en los partidos choca generalmente con la ejecución de sus acciones. Así, muchos de sus centros y tiros, que son bastantes, casi siempre quedan en nada.

El extremo, cedido por el Cádiz CF hasta final de temporada, ha ido de más a menos durante el curso. Comenzó como titular indiscutible en la derecha después de una pretemporada más que notable, por delante de Pejiño, que no se hizo con un hueco hasta finales de noviembre, cuando metió dos goles en el derbi. Antes, el cordobés había marcado dos, en la Rosaleda de Málaga y en Anduva, en Mirandés de Ebro. Su otro gol en la campaña también fue fuera de casa, en el Heliodoro Rodríguez López.

Por lo demás, poca cosa, salvo una asistencia en 25 partidos, a Saúl Coco en Granada y desde el córner. Ahora la suerte no le sonríe con la lesión en el cuarto metacarpiano de la mano derecha, un lastre más que le hace ser duda para la final de La Romareda.

Suscríbete para seguir leyendo