Zaragoza-UD / El día del juicio final

Enrique y el fantasma del despido de Pimienta: "Nadie en la plantilla ni en el club se lo han planteado; debe seguir hasta el final"

El defensa de la UD, exjugador del Zaragoza, se desmarca de la crisis -"Este tramo es muy resultadista" -"Si tenemos estos puntos (63) no es por casualidad ni suerte" -Sobre su vuelta a La Romareda como aspirante al ascenso: "No es una venganza y sería ventajista decir ahora que acerté"

Enrique Clemente, en una imagen de archivo.

Enrique Clemente, en una imagen de archivo. / LA PROVINCIA / DLP

Paco Cabrera

Paco Cabrera

Enrique Clemente y los fantasmas de una destitución. A dos puntos del segundo en la tabla y a tres del liderato, para el zaguero aragonés. Nada de nada. Enrique Clemente, doce partidos y 504 minutos de amarillo en este curso, será titular en su vuelta a La Romareda -Sergi Cardona está sancionado-. Jugó 28 partidos en el Real Zaragoza hasta el pasado verano para luego enrolarse en el proyecto amarillo. Defiende la figura de Pimienta y el trabajo completado por el vestuario para alcanzar los 63 puntos en la cuarta plaza. Sobre el hipotético despido del estratega barcelonés, lo atribuye a lo rumorología.

"El debate está en el entorno, de puertas para fuera. De puertas para dentro, no hay ruido. Afrontamos una semana igual que las demás de cara a un partido importante y ni mucho menos se ha planteado [sonríe] eso. Ni en el equipo ni dentro del club se habla de eso del míster. Estamos muy confiados de que es el entrenador que debe seguir hasta el final. Nos ha dado muestras de su nivel, confianza y estamos a muerte con él. No hay ninguna duda, estamos muy felices con su figura. De puertas para dentro no hay debates".

Sobre su vuelta a La Romareda, la afronta sin talante vengativo. Dejó el Zaragoza para vestir de amarillo y ahora llega como figura de un club que lucha por el ascenso. "Venganza ninguna, para gustos los colores. Se me planteó la opción de la UD y se valoró, eran dos proyectos para estar arriba y aposté por este club. Aquí tenían más herramientas para estar arriba (...) Sería ser ventajista decir que acerté; al Zaragoza le tengo mucho cariño. Tengo muchos amigos allí".

Además, recalca que ahora, en esta secuencia de una victoria en ocho jornadas, ha faltado "esa pizca de suerte". "No hemos perdido la confianza en nuestro juego". Considera este tramo como "ventajista". "Cuando llega el final de temporada, todos se juegan más cosas, sobre todo los de abajo. Se cierran un poco más, no es tan sencillo. Pocos equipos superan el bloque bajo durante tantos minutos y lo podemos ver en otras ligas. El Zaragoza juega con un 4-4-2 muy claro, con dos delanteros que pelean mucho. Logran contar con ocasiones que parecen que no van a ningún lado. Pero desde el balón y estando muy atentos a esos dos delanteros que se quedan descolgados [Giuliano Simeone y Bebé], trataremos de buscar la victoria".

La UD se cita el domingo y desde las 20.00 horas (# Vamos) con un Real Zaragoza lanzado -intratable en las últimas nueve fechas ligueras-. Sobre las imágenes de la previa de los partidos, cuando se percibe al plantel con un ánimo bajo, como aconteció en el Heliodoro o Las Cármenes. "Es producto de la tensión, cada uno es libre de concentrarse o de prepararse de la manera que quiera. Habría que recordar que cuando ganábamos también salíamos al terreno de juego mirando para el piso (...) Richi nos ayuda muchísimo y estamos preparados".