La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fin al culebrón en el banquillo de la UD Las Palmas: García Pimienta renueva por una temporada

La reunión mantenida por Miguel Ángel Ramírez y el entrenador concluye con la firma de un acuerdo por un sólo curso pese al pesimismo deslizado por el club en los últimos días

Celebración en la Plaza de España del ascenso de la UD Las Palmas a Primera División

Celebración en la Plaza de España del ascenso de la UD Las Palmas a Primera División Lourdes S. Villacastín

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Celebración en la Plaza de España del ascenso de la UD Las Palmas a Primera División Pablo Fuentes

Tardó en producirse, pero los caminos de la UD Las Palmas y Xavi García Pimienta convergieron finalmente justo cuando las negociaciones se encontraban en su punto más crítico para poner fin al culebrón en el banquillo del cuadro amarillo. Así, el entrenador en Primera División la temporada 2023-24 será García Pimienta, después de la reunión que mantuvieron en la tarde de ayer el presidente Miguel Ángel Ramírez y el técnico catalán. El resultado: renovación, pero sólo por una campaña. De alguna manera, todos ganan, pero todos ceden, y pese al pesimismo deslizado por el club en los últimos días en cuanto a la continuidad del estratega, ambas partes cumplen con su deseo inicial de permanecer vinculados.

Fue duro, porque 11 días después de que el equipo consiguiera el objetivo de la temporada, que no era otro que el ascenso a la máxima categoría, nadie podía imaginar que las posturas entre el club y el técnico que lo había llevado a lo más alto llegaran a estar tan alejadas, hasta el punto que la entidad, a través de sus altos ejecutivos, diera por casi imposible el sello de un nuevo vínculo con el entrenador hasta un día antes de la comunicación del acuerdo.

La misma llegó poco antes de las nueve y media de la noche después de una tarde larga, de discusiones, de ofertas y contraofertas hasta que se produjo el entendimiento: una sola temporada y el mismo cuerpo técnico, que continuará formado por Álex García como segundo entrenador, David Gómez como preparador físico y José Esteban Yepes como preparador de porteros, por la que la petición del entrenador a un tercer miembro quedó desechada.

Lo que no se publicaron fueron las cifras finales de la operación, que pese a que ninguna de las partes las estableció como importantes, fueron el motivo principal del desencuentro. Entre el millón de euros que la UD, según uno de sus máximos mandatarios, ofreció al barcelonés, y el millón setecientos mil que pedía este, más un bonus de 600.000 por conseguir la permanencia, siempre según las mismas fuentes, habrá quedado sellado el nuevo vínculo.

Estrategias

Tanto Ramírez como García Pimienta y sus representantes utilizaron diferentes estrategias para inclinar la balanza hacia su lado, el primero con el traslado del pesimismo porque el técnico pedía mucho y el segundo con la utilización de otros clubes que estaban interesados en él como baza para tensar la cuerda, pero al final los dos sabían que en el equilibrio estaba el secreto para cumplir con la palabra que dieron al terminar la temporada. Estaban destinados a seguir juntos en Primera.

En cualquier caso, y pese a que desde ninguna de las partes quiere hablar ahora de vencedores ni de vencidos, porque al fin y al cabo el acuerdo está sellado y es lo único que importa, la postura firme de los representantes de García Pimienta en su exigencia de un salario que consideraban acorde a un entrenador que ha llevado al equipo a la máxima categoría nacional parece que ha triunfado.

Desde el primer momento en que el catalán habló de su posible continuidad allá por diciembre de 2022, cuando la UD había terminado la primera vuelta como campeona de invierno, siempre mantuvo el discurso de que el asunto lo tratarían sus agentes, algo que mantuvo hasta el último día y que no gustó nada en el seno de la entidad amarilla, que deslizó a varios medios de comunicación desde el pasado domingo que consideraba el gesto como un desprecio por parte del técnico.

A Ramírez, por tanto, no le quedó otra que lidiar con la agencia de José María Orobitg, veterano representante y experimentado de muchos años al máximo nivel, y que forzó hasta que finalmente la UD elevó las cantidades que ofrecía inicialmente al entrenador, que pasaría a cobrar por encima del millón de euros.

El «proyecto largo» pretendido por el presidente se queda en un año; si hay cese, saldría ‘barato’

decoration

Además, el presidente amarillo, en su comparecencia en la sala de prensa del Estadio de Gran Canaria junto a su nieto Hugo minutos después de que el equipo lograra el ascenso, dejó claro que su intención era la de consolidar el proyecto mediante la firma de un contrato largo con el técnico, cuestión que con el nuevo acuerdo tampoco consigue la UD, siempre a tenor de las palabras de Ramírez en plena satisfacción por el objetivo cumplido. Lo que sí gana Las Palmas, por contra, es que ante la eventualidad de una destitución de García Pimienta en las primeras semanas o meses de competición, sólo tendría que pagarle un año.

Bandazos

Dos días después del 27-M el dirigente aseguró en Teror que había propuesto a García Pimienta un vínculo de dos temporadas, pero que seguramente terminarían por cerrar el acuerdo en una campaña más otra por objetivos. La nota publicada ayer por la entidad amarilla no especifica la cantidad exacta de años; simplemente se limita a decir que «Francisco Javier García Pimienta seguirá siendo el entrenador de la UD Las Palmas, una temporada más, tras el acuerdo alcanzado entre ambas partes».

La cantidad de los años no es el único bandazo que ha dado el culebrón protagonizado por la UD y el técnico. Después de unos días de festejos, visitas a las instituciones y comidas de despedida hasta el inicio de la pretemporada -en la primera semana de julio-, Ramírez se marchó de vacaciones con la confianza de sellar la renovación, tal y como había afirmado en varios medios, al igual que el propio entrenador, que el sábado pasado se marchó a Barcelona tras asegurar en una entrevista con este periódico que sería una gran decepción para él que las negociaciones no llegaran a buen puerto.

Las dos partes ceden y cierran unas negociaciones que alcanzaron su punto más crítico el martes

decoration

Sin embargo, las filtraciones de las mismas comenzaron sólo un día después, cuando el club deslizó que había doblado su oferta a García Pimienta, al que ofrecía una cantidad cercana al millón de euros, y que este la había rechazado. Un día después, el lunes, Ramírez trasladó a este medio: «Me sentaré con Pimienta, nos miraremos a los ojos y arreglaremos la renovación». Y al día siguiente, el martes, desde el club trasladaron un pesimismo total porque supuestamente el barcelonés pedía un montante total de 2,3 millones entre salario y bonus por salvar al equipo que consideraban «fuera de mercado».

Mientras, desde el entorno del entrenador explotaron todo lo que pudieron el interés tanto del RC Celta de Vigo como de la UD Almería para forzar la situación y obligar a la UD Las Palmas a acercarse a las peticiones del entrenador si quería contar en Primer con el técnico que le había llevado hasta ahí.

Resolución

Ayer, finalmente, las versiones dieron igual, porque ambas partes llegaron a un acuerdo, no sin sufrimiento y sin ceder, para seguir juntos, tal y como deseaba la gran mayoría de la afición amarilla, volcada con García Pimienta. De alguna manera, esa era otra de las bazas con las que contaba el técnico a su favor.

Ahora Ramírez podrá presentar mañana la campaña de abonos con la seguridad de tener atado al entrenador que el club quería desde el principio -desde hacía meses le había trasladado una oferta que el catalán se negó a aceptar hasta que no terminara el curso- y por el que la mayor parte de los seguidores apostaba.

No es para menos, ya que los números del preparador amarillo en un año y medio al frente de la UD son buenos. La temporada pasada el equipo consiguió bajo su mando 18 victorias y 18 empates, y sólo perdió seis veces. Además, Las Palmas fue el mejor fuera de casa y estuvo en puestos de ascenso directo durante 32 de las 42 jornadas, 16 de ellas como líder. Por todo ello García Pimienta se ganó la continuidad y así lo ha entendido el club. Ambos ya trabajan en la confección de la plantilla.

=

Compartir el artículo

stats