La polémica del vivero / Escudo que lució Valerón, Guayre, Viera y Vitolo

La depresión del filial de la UD: estancados en Tercera RFEF y sin rastro de la épica de Afonso y Juan Manuel

La ‘vela chica’, que jugó un playoff a 2ª con el expreparador del Atlético B o Támara, y se mantuvo en 2ª B cuatro cursos consecutivos con el extécnico de la UD se estanca en la quinta categoría

Juan Manuel Rodríguez luce su agonía tras conquistar la salvación en Segunda B en 2018.

Juan Manuel Rodríguez luce su agonía tras conquistar la salvación en Segunda B en 2018. / QUIQUE CURBELO

Paco Cabrera

Paco Cabrera

La fábrica de los milagros se quedó sin batería. Las Palmas Atlético,  primer eslabón formativo de la UD, habita en el conformismo. La vela chica encadena dos temporadas en Tercera RFEF -quinta categoría tras Primera, Segunda, Primera RFEF y Segunda RFEF-.

El preparador Yoni Oujo metió a los amarillos en la disputa del playoff de ascenso de la 22-23 y sucumbió en la prórroga del duelo de vuelta de semis ante la UD San Fernando de Juan Carlos Socorro (2-1). Cuarto puesto en el curso regular y apeados a las primeras de cambio. 

El once de Las Palmas Atlético que juegó un playoff de ascenso a Segunda en 2014, dirigidos por Víctor Afonso.

El once de Las Palmas Atlético que juegó un playoff de ascenso a Segunda en 2014, dirigidos por Víctor Afonso. / LA PROVINCIA / DLP

Por su parte, en la campaña 23-24 que concluye, con Raúl Martín en el banquillo, otro cuarto puesto y eliminados por el Unión Sur Yaiza. El once amarillo no fue capaz de ganar ningún partido a los lanzaroteños en la promoción -cayó en el Anexo y se quedó sin oxígeno en la prórroga en Yaiza-.

Los conejeros de Maxi Barrera luego se deshicieron del Panadería Pulido San Mateo y ahora luchan por una plaza en Segunda RFEF ante el Portugalete del País Vasco -se decidirá en el estadio La Florida tras el 1-1 de la jornada de ayer-.

Juan Manuel Rodríguez y Tonono abrazan a Kirian en el Anexo.

Juan Manuel Rodríguez y Tonono abrazan a Kirian en el Anexo. / QUIQUE CURBELO

Cabe reseñar que en Segunda RFEF hay dos equipos del Archipiélago como el Atlético Paso de La Palma y el Tenerife B. La formación tinerfeña subió como campeón del Grupo Canario. Es la vía más fácil. Miguel Ángel Ramírez, presidente de la UD, hizo referencia a la situación del filial el pasado 28 de mayo. No fue crítico. Se mostró paternal con una generación que cuenta con mimbres como Juanma Herzog, Pau Ferrer o Iñaki.

Víctor Afonso, durante su periplo de preparador de Las Palmas Atlético.

Víctor Afonso, durante su periplo de preparador de Las Palmas Atlético. / LA PROVINCIA / DLP

Los tres han debutado con Pimienta en Copa y el primero alcanzó la cifra de dos dianas en Primera -ante el Villarreal y Celta-. Otros rostros de caviar y pundonor como Dani Ojeda o Johan Guedes se han esfumado de la lista de elegidos para pretemporada.

«El equipo se metió en playoff y con eso el objetivo está logrado (...) Cabe recordar que contamos con un equipo muy joven», aseveró Ramírez. Baja la media de edad, no llega el ascenso. El fiasco del B provoca que el Regional C, campeón de Preferente, no pueda subir a Tercera. Un doble varapalo.  

Valerón, Guayre, Viera...

Las Palmas Atlético suma doce temporadas en Segunda B, la tercera categoría, y una en Segunda RFEF, la cuarta. Desde la 21-22 se activó la modificación del fútbol modesto, fragmentando la Segunda B en dos grupos: Primera y Segunda RFEF. El mayor hito en la historia de la vela chica lo logró Víctor Afonso al disputar la fase de ascenso a Segunda (2014). Acabó cuarto clasificado en la 13-14 con Roque Mesa, David Simón, Artiles, Nili, Tyronne, Rivero o el meta lanzaroteño Álex. Cayeron en cuartos ante el Hoya Lorca.

Juan Manuel Rodríguez obró el milagro del tiburón tras recortar más de diez puntos para evitar el descenso en la última jornada ante El Ejido el 13 de mayo de 2018. En ese equipo, militaron Kirian, Curbelo, Álex Suárez, Benito Ramírez, Josep, Fabio, Erik Expósito, Carlos González o Espiau. Clonó la proeza tres temporada más, hasta que Tino Luis y Oujo no evitaron el descenso a los infiernos. El filial sigue en el mismo sitio y ha perdido el punto de orgullo. Ese escudo lo han lucido Valerón, Viera, Vitolo, Narciso, Saavedra, Juanpe, Guayre, Jorge o Ángel López.