El Oviedo se acerca a Primera y la UD Las Palmas mantiene su apuesta por Carrión hasta el final

El cuadro carbayón gana el primer asalto al Espanyol (1-0), a cuya remontada se aferra la entidad amarilla

Ramírez señaló hace tres semanas que tenía cerrado al técnico; si el catalán sube, se queda en Asturias

El club isleño esperará a la resolución del ‘playoff’ el domingo; si no sale el plan, habrá un técnico de urgencia

Luis Carrión, técnico del Oviedo (i.), y Manolo González, su homólogo del Espanyol.

Luis Carrión, técnico del Oviedo (i.), y Manolo González, su homólogo del Espanyol. / Irma Collín

El Real Oviedo está más cerca de Primera División, lo que significa que su entrenador, Luis Carrión, está más cerca de quedarse, al menos por lo que él mismo dijo el martes de la semana pasada. El cuadro carbayón se impuso ayer al RCD Espanyol (1-0) en la ida de la final del playoff gracias a un gol del delantero centro Alemao (72’) y tendrá que defender la renta el próximo domingo en Cornellá-El Prat para volver a la máxima categoría 23 años después.

El conjunto periquito tendrá que remontar la eliminatoria o al menos ganar por un gol al término de los 90 minutos, lo que le permitiría ascender si la hipotética prórroga terminara en empate. En tal caso, el técnico barcelonés quedaría liberado para recalar en la UD Las Palmas, cuyos dirigentes jamás imaginaron que pudiera darse a la situación actual y aguardan al desenlace en silencio.

A casi nadie le queda duda ya de lo que LA PROVINCIA adelantó el pasado 14 de mayo –con tres jornadas por delante para la conclusión del campeonato–, que Luis Carrión es el favorito del club para sustituir a Xavi García Pimienta. Es la apuesta firme desde hace meses y, llegados a este punto, están dispuestos a esperar una semana más salvo que los mandamases cambien la hoja de ruta, algo improbable porque consideran en Pío XII que de las opciones viables que manejan para el banquillo ninguna es mejor que la del técnico actual del Oviedo.

Miguel Ángel Ramírez, presidente de la UD Las Palmas.

Miguel Ángel Ramírez, presidente de la UD Las Palmas. / Juan Castro

Cabe recordar, además, que el presidente Miguel Ángel Ramírez dijo en su comparecencia del 28 de mayo, dos días después de la conclusión de LaLiga, que el entrenador estaba «prácticamente cerrado» y que no daba su nombre «por respeto», en alusión a que Carrión aún estaba en plena competición. Quedaba entonces una jornada para la conclusión de la fase regular de Segunda y el equipo ovetense, pese a depender de sí mismo para jugar la promoción, lo tenía bastante complicado, pero una carambola –el triunfo del colista y descendido Villarreal B sobre el Racing de Santander– le permitió clasificarse como sexto. Luego fue mejor que el Eibar y pasó a la final, y ahora está más cerca de Primera por el triunfo sobre el Espanyol en el primer asalto.

"Falta de respeto"

Horas antes del partido de vuelta de las semifinales entre el cuadro armero y el carbayón, el miércoles pasado durante la presentación de la campaña de abonos, el máximo mandatario, en su segunda aparición en dos semanas, consideró «una falta de respeto» a la UD, al Oviedo y al técnico hablar de este último por lo que el equipo asturiano se estaba jugando, al tiempo que deseó su ascenso y, por tanto, que Carrión lo dirigiera en la máxima categoría. Por otro lado, Ramírez, cuestionado con claridad hasta en dos ocasiones, no desmintió que si el cuadro azul no subía a Primera Carrión pudiera recalar en el conjunto amarillo.

Luis Carrión, en la banda del Tartiere durante el choque ante el Espanyol.

Luis Carrión, en la banda del Tartiere durante el choque ante el Espanyol. / Irma Collín

Con todo, si el entrenador está cerrado como avanzó el presidente, cabe entender que si la entidad amarilla no ha dado a conocer su nombre todavía es porque está esperando por Carrión. De la misma forma, si la UD Las Palmas está dispuesta a esperar hasta el último día, el 23 de junio, cabría suponer de la misma forma que el club pudiera tener algún acuerdo firmado con el entrenador o que incluso pudiera pagar para su liberación –si logra el ascenso, Carrión renovaría automáticamente–. Pero la UD guarda silencio.

Cuestionado el miércoles pasado por qué era lo que faltaba para el anuncio del nuevo entrenador, Ramírez respondió: «Decidir la entidad cuándo quiere anunciarlo». En esas está la UD, que con el pase del Oviedo a la final es presa de la incertidumbre. Por si acaso el Oviedo suba, debe de tener alguna alternativa para ocupar el banquillo, pero el nuevo entrenador ya no sería la primera opción.

Apuesta firme

Tampoco lo sería alguien que fuera anunciado en los próximos días. Porque la apuesta por el barcelonés es firme, o por lo menos lo era hasta ayer. Y no debería generar inquietud, pues Luis Helguera y la dirección deportiva tienen el beneficio de la duda al menos en cuanto a entrenadores se refiere por su acierto con Xavi García Pimienta. Además, la mayor parte de los fichajes están cerrados ya al margen del nuevo técnico, si bien Carrión, tal y como pudo saber este medio, es conocedor de los mismos. De alguna manera, estaría encantado de venir, pero sus palabras del martes pasado desconcertaron a todos porque la idea en el caso de que subiera el Oviedo era pagar por su libertad.

El VAR, dcisivo

El ascenso del cuadro carbayón habría estado más cerca de no ser porque el VAR anuló un segundo gol del conjunto azul por fuera de juego de Masca, por poco. Seguramente alguien de la UD Las Palmas se habrá alegrado con la revisión del videoarbitraje, pues un 2-0 habría sido muy difícil de remontar por parte del Espanyol. Al final, el 1-0 le acerca a Primera, pero deberá salir vivo de la batalla del domingo que viene en Catalunya en un campo lleno.

No sólo el resultado de ayer del Tartiere, sino también la estadística, avalan al Real Oviedo: desde que existe el formato actual de competición, en la temporada 2010-11, el sexto clasificado, en este caso el conjunto asturiano, es el que más veces ascendió en el playoff. De las 13 ediciones disputadas hasta ahora, lo hizo en cinco, mientras que el tercero, el Espanyol en el curso actual, lo hizo en tres –en dos ocasiones subió el cuarto y en tres, el quinto–. Habrá que esperar al domingo salvo que a la UD le entre una prisa que no ha tenido hasta ahora. Forma parte de la incertidumbre general.