La nueva UD Las Palmas de Luis Carrión se pone en marcha «con ilusión»

El equipo amarillo empieza la pretemporada esta tarde con seis semanas por delante para el inicio del nuevo curso, ante el Sevilla

Hasta 36 jugadores estarán en Barranco Seco

Luis Carrión (centro), Domingo Cisma (i.) y Javi Poveda.

Luis Carrión (centro), Domingo Cisma (i.) y Javi Poveda. / laprovincia.es

Seis semanas después del final de la última temporada la UD Las Palmas vuelve a vestirse de corto para iniciar la pretemporada del nuevo proyecto 2024-25, que coincidirá con el 75 aniversario del club y que presenta como novedad principal al entrenador, Luis Carrión, el sustituto de Xavi García Pimienta, el hombre que dejó un playoff, un ascenso y una permanencia, en el banquillo de un equipo que volverá a competir por la salvación, tal y como avanzó Miguel Ángel Ramírez un par de días después de la conclusión del pasado campeonato. Objetivos mayores no hay, al menos a corto plazo. Al mando del nuevo técnico comenzarán 36 futbolistas, entre los que están los ocho fichajes confirmados hasta ahora -Viti tiene unos días más de permiso por haber acabado la temporada con el Real Oviedo más tarde-, siete filiales, algunos que causarán baja porque se irán de la entidad y otros que saldrán cedidos. Por tanto, aunque la plantilla está perfilada, aún queda por hacer. 

Luis Carrión aterrizó ayer por la mañana en Gran Canaria y conoció de primera mano las instalaciones de Barranco Seco, su casa laboral durante las dos próximas temporadas. No pudo disfrutar ni siquiera de dos semanas enteras de vacaciones, pues terminó el curso al frente del cuadro carbayón el domingo 23 de junio, cuando cayó en la final de la promoción con el Espanyol. De no haberlo hecho, el técnico no habría recalado en la UD porque tenía garantizada su continuidad en Asturias en caso de ascenso; en su lugar lo habría hecho Eder Sarabia, ahora en el Elche. De alguna manera, el destino favoreció al club amarillo, que había apostado por él para suplir a García Pimienta desde hacía mucho tiempo, hasta el punto de tener un precontrato firmado desde meses atrás.

Pero Carrión también gana, porque más allá de debutar en Primera División, premio que le llega después de 13 años en distintas categorías -comenzó en 2011 en el Espanyol femenino y luego pasó por el Córdoba, el Melilla, el Numancia, el Cartagena y el Oviedo-, ha sido partícipe de los fichajes de la UD Las Palmas prácticamente desde que el club acometió algunos de ellos a principios de año, sobre todo los de los jugadores que terminaban contrato el 30 de junio. Tiene, por tanto, mucho avanzado. Nadie, ni siquiera el propio entrenador, podía imaginar cuando las partes apalabraron la incorporación del entrenador que el Oviedo, con un final de curso extraordinario, fuera a poner en peligro tal acuerdo. Al final, tras una espera larga y tensa, todo salió bien para la entidad amarilla.

Recepción de Helguera

El nuevo entrenador amarillo, de 45 años, fue recibido ayer por el director deportivo Luis Helguera, su gran valedor y el hombre que más empeño puso en la llegada del nuevo técnico desde meses atrás. El barcelonés no arribó solo, sino que lo hizo acompañado de su segundo, Domingo Cisma, y del nuevo preparador físico, Javi Poveda, aunque en principio iba a traer únicamente a su ayudante más próximo, con el que trabaja desde que comenzó su periplo en el Cartagena, en enero de 2021. En este sentido, cabe recordar que el entrenador de porteros será todavía José Yepes, con contrato en la UD hasta 2027. 

Helguera (d.) enseña al nuevo cuerpo técnico el gimnasio de Barranco Seco.

Helguera (d.) enseña al nuevo cuerpo técnico el gimnasio de Barranco Seco. / laprovincia.es

Después de posar para las fotos protocolarias con la bufanda de la UD Las Palmas en las instalaciones aeroportuarias, los nuevos miembros del cuerpo técnico amarillo acudieron a Barranco Seco, la ciudad deportiva del club, para explorar por primera vez su nuevo lugar de trabajo. Guiados por Helguera y Deivid, su adjunto, Carrión visitó cada una de las estancias: gimnasio, zona de piscinas, comedor, despachos y, por supuesto, los dos campos de entrenamiento, los que llevan por nombre David García y Ernesto Aparicio El Capi.

En el pasillo de entrada al primero el catalán, que ya ha conocía las instalaciones, aunque no tanto en profundidad, porque alguna vez había entrenado con el Cartagena antes de medirse con la UD, dejó palabras como «ganas» e «ilusión» para transmitir el sentimiento en su nuevo periplo en el club amarillo, el que le permitirá estrenarse en la máxima categoría.

En uno de los dos campos, quizá en los dos, la UD 2024-25 se pondrá en marcha esta tarde a partir de las 18.30 horas, cuando tendrá lugar la primera charla colectiva de Carrión, el primer entrenamiento de una pretemporada que contará con un stage en Marbella desde el 16 de julio en el que el equipo disputará al menos cuatro partidos -por la mañana, el técnico mantendrá una serie de encuentros con el personal de la UD con el que trabajará y convivirá, como los cuidadores del césped de Barranco Seco, los utilleros, los fisioterapeutas, los recuperadores, los utilleros y demás trabajadores de la entidad-. De momento, el único confirmado por el club es el que le medirá con el Inter de Milán en la localidad italiana de Cesena el sábado 27 de julio.

Luis Carrión, Domingo Cisma y Javi Poveda no serán las únicas caras nuevas de la UD que arranca esta tarde, sino que también lo serán los ocho fichajes realizados por la dirección deportiva hasta el momento -además de la compra del 50% de Marvin, que los dos últimos cursos estuvo como cedido-. Los incorporados son los porteros Cillessen y Horkas, los defensas Viti y Álex Muñoz, los centrocampistas Manu Fuster e Iván Gil y los delanteros Mata y Cédric. Sólo el lateral derecho, que disfrutará de unos días más de vacaciones por haber acabado hace apenas dos semanas y un día con el Oviedo, estará ausente.

Siete filiales

Además, tal y como avanzó Ramírez, deberían participar en el entrenamiento de hoy hasta siete jugadores que pertenecieron la temporada pasada a distintos filiales de la UD, si bien uno de ellos, Juanma Herzog, que debutó este mismo año, y que incluso marcó dos goles -ante el Villarreal y el Celta-, está previsto que forme parte de la primera plantilla, aunque con dorsal no profesional. Los otros son el portero Ale Gorrín, el lateral derecho Valentín Pezzolesi, los mediocentros Iñaki González -debutó con el primero equipo el mismo día que Herzog, contra el Villarreal- y Fernando Moreno, el mediapunta Abou Bassinga y el delantero Pau Ferrer.

Así, está previsto que un total de 36 jugadores, a falta de Viti, participen hoy en el primer entrenamiento, que servirá de toma de contacto. Los nuevos compañeros se conocerán entre sí y comenzarán a sudar con el objetivo de llegar lo mejor posible al inicio de la temporada, el viernes 16 de agosto frente al Sevilla de García Pimienta en el Gran Canaria (20.30 horas). El equipo tendrá, por tanto, algo menos de seis semanas de puesta a punto.

Si ocho son los fichajes y siete son los jugadores de los distintos filiales, hay al menos cuatro futbolistas que iniciarán la preparación y no formarán parte de la plantilla el curso que viene. Son cuatro: Álvaro Valles, Aarón Escandell, Álvaro Lemos y Omenuke Mfulu.

La dirección deportiva de la UD entendió que un cambio integral en la portería, cuyos nuevos guardianes serán Cillessen -teórico titular- y Horkas, era necesario después de que Valles, titular indiscutible en las dos últimas temporadas y media, o sea, desde que García Pimienta llegó al banquillo, anunciara hace ya mucho tiempo que no quería renovar. El meta sevillano sólo quiere jugar en el Real Betis, club en el que se formó de niño, por lo que las entidades andaluza y canaria deberán ponerse de acuerdo en una cantidad de traspaso. Esta rondaría entre los cinco y los seis millones. La salida de Aarón, en cambio, será mucho más fácil: en forma de rescisión y por una cantidad muy baja.

Rescisiones

Lemos y Mfulu, por su parte, también causarán baja y así se lo ha hecho saber ya el club a los dos jugadores, que la temporada pasada apenas participaron. La marcha del lateral derecho, el último superviviente de los fichajes del exsecretario técnico Toni Otero en el verano de 2018, es más costosa porque tenía una ficha elevada y el gallego, después de ayudar al club con sucesivas bajadas de salario cuando se lo pidieron a cambio de más años de contrato para cumplir con los topes impuestos por LaLiga, no quiere perdonar un sólo euro ni salir cedido, sino marcharse, cobrar y firmar por otro equipo.

El franco-congoleño, de su lado, tampoco entra en los planes de la dirección deportiva y se marchará también en forma de rescisión, lo que, en consecuencia, significa que la UD tendrá nuevos capitanes de cara al curso que viene. Si no hay interferencia del club, Álex Suárez es de los más valorados por el vestuario, sin embargo, Kirian, que ya portó el brazalete la campaña pasada desde que comenzó el conflicto entre García Pimienta y Jonathan Viera, parte con ventaja. Al final, el primer criterio de selección es al margen de la caseta.

Cesiones

Por otro lado, hay al menos tres futbolistas de los que comenzarán la pretemporada esta tarde que saldrán en forma de cesión. Dos de ellos ya estuvieron a préstamo el curso pasado, Ale García -Antequera- y Enrique Clemente -Racing de Ferrol-. El primero ya renovó y está a la espera de nuevo destino; el segunda ampliará otra vez su contrato, que ahora es hasta 2026, y también se marchará a lo largo del verano.

El otro jugador que se irá cedido es uno de los fichajes, Iván Cédric, de quien el club entiende que no está apto todavía para jugar en Primera después una campaña prácticamente en blanco en el Real Valladolid, de donde llegó libre por dos años, más otros dos opcionales. El delantero, por tanto, es una apuesta más de futuro.

Así pues, si bien la plantilla está muy perfilada, aún queda mucho por hacer, aunque las ideas están claras. Carrión deberá valorar si cuenta con jugadores cuya continuidad no está asegurada, como Pejiño o Sory Kaba. También puede ocurrir que el club reciba una oferta por Moleiro, Coco o Mika Mármol, los tres con más viabilidad de ser tentados, y los venda. Además, Sergio Ruiz llegará y dos extremos y un delantero están a la espera. El mercado es largo, pero la UD arranca ya.

Un día para renovar los abonos

Los abonados a la UD Las Palmas la temporada pasada tienen hasta mañana para renovar sus carnés de cara al nuevo curso 2024-25. Si bien el viernes por la noche más de 15.000 personas lo habían hecho, a lo largo del fin de semana se habrán sumado varios miles más en función de la progresión diaria de las últimas semanas. Cabe recordar que el máximo establecido por el club amarillo es el mismo número de fieles que se abonaron la campaña anterior, es decir, 25.290, de manera que la entidad se guarda alrededor de 7.000 entradas en cada partido para su venta. A partir del miércoles los apuntados en una lista de espera por abonados del año pasado podrán convertirse en nuevos fieles, y si aún no se alcanzara el tope, tendrán la oportunidad el resto de inscritos previo pago de 50 euros.