Los gatos, esos misteriosos y adorables compañeros, tienen gustos muy particulares y una lista de aversiones que es importante conocer si deseas mantener su bienestar y felicidad. Aquí te presentamos una serie de situaciones y elementos que los felinos suelen detestar, para que puedas comprender mejor a tu amigo peludo y brindarle un entorno más placentero.

1. Ruidos fuertes:

Así como los perros, los gatos poseen un agudo sentido del oído. Ruidos estridentes como gritos, fuegos artificiales, aspiradoras y música a alto volumen pueden causarles estrés y ansiedad. En casos extremos, incluso podrían experimentar síntomas como convulsiones.

2. Caricias no deseadas:

No todos los gatos disfrutan de ser acariciados en todas partes. Evita tocarles la barriga, las patas traseras y la cola, y opta por acariciarles la cabeza, las orejas, la barbilla y el cuello, respetando sus preferencias individuales.

3. Olores intensos:

El sentido del olfato de los gatos es altamente desarrollado. Aromas fuertes como el vinagre, la cebolla y productos químicos pueden repelerlos e incluso asustarlos, llevándolos a alejarse.

4. Personas desconocidas:

La cautela hacia personas nuevas es común en los gatos. Algunos pueden actuar de manera distante o huir ante visitas, pero con el tiempo pueden llegar a aceptar a nuevos rostros en su entorno.

5. Cambios en su entorno:

Los gatos son criaturas de hábitos y no suelen apreciar cambios drásticos en su rutina, entorno o alimentación. Mantén su entorno lo más estable posible para evitarles estrés innecesario.

6. Puertas cerradas:

Los gatos son curiosos por naturaleza y les disgusta sentirse atrapados. Les intriga saber qué hay detrás de una puerta cerrada, y suelen inquietarse si no pueden explorar.

Los metía en el microondas o los ahogaba en un río: así mató un joven a media docena de gatos

7. Ser alzados incómodamente:

Si tu gato se siente incómodo al ser alzado, respeta sus deseos. Además, evita levantarlos patas arriba, ya que esta posición puede hacerlos sentir vulnerables y ansiosos.

8. Suciedad en su Entorno:

Los gatos son animales limpios que aprecian un entorno higiénico. Mantén su arenero limpio para que se sientan cómodos realizando sus necesidades en un lugar adecuado.

9. Viajes en transportines:

Muchos gatos no disfrutan de ser transportados en jaulas o morrales, ya que se sienten expuestos y ansiosos. Acostúmbrales gradualmente a viajar en auto desde temprana edad para que se sientan más cómodos con esta experiencia.

10. Visitas al veterinario:

Aunque pueda ser estresante, es fundamental llevar a tu gato al veterinario para asegurar su salud. Los gatos pueden sentir rechazo hacia medicamentos, manipulación de la boca y procedimientos como inyecciones, pero es vital para su bienestar.

Los gatos, seres únicos y llenos de personalidad, pueden tener aversiones específicas que es importante conocer y respetar. Al entender y atender sus preferencias, podrás construir una relación más cercana y armoniosa con tu felino compañero. Mantener un entorno tranquilo, proporcionar cariño en los lugares adecuados y prestar atención a sus señales te ayudará a asegurarte de que tu gato viva una vida feliz y saludable.