Mantener la fruta limpia y en perfecto estado puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza. Este tipo de alimentos, además, acumula bastante suciedad que, en caso de no ser eliminada de la manera adecuada, será consumida por la persona en cuestión.