Sigue estos consejos para limpiar tu ventilador y que quede como nuevo

Hay que limpiar el ventilador con cierta frecuencia para evitar que el polvo acumulado en las aspas y la rejilla se extienda por la casa

Limpieza de un ventilador.

Limpieza de un ventilador.

El verano trae consigo el uso frecuente de los ventiladores para combatir el calor. Sin embargo, con el tiempo, estos aparatos acumulan polvo, suciedad y ácaros, lo que puede afectar la calidad del aire y nuestra salud. Por eso, es fundamental limpiarlos de forma regular y adecuada.

Los fabricantes suelen especificar en las instrucciones del aparato con qué frecuencia debe limpiarse y también el mantenimiento que requiere. No obstante, lo más habitual es limpiarlo una vez a la semana o cada dos semanas. De esta manera, evitaremos que el ventilador mueva el polvo que pueda tener acumulado en sus aspas.

¿Qué necesitas para limpiar tu ventilador?

Antes de comenzar, asegúrate de tener a mano los siguientes materiales:

  • Un paño suave: un paño de microfibra o un trapo viejo.
  • Agua tibia: no utilices agua caliente, ya que podría dañar el ventilador.
  • Jabón líquido: elige un jabón suave y neutro.
  • Un cepillo de dientes: en caso de que las aspas estén muy sucias.
  • Un aspirador (opcional): para eliminar el polvo acumulado en las rejillas.
  • Un destornillador (opcional): si es necesario desmontar algunas piezas del ventilador.
  • Vinagre blanco: para eliminar manchas difíciles y desinfectar.
Un ventilador lleno de polvo.

Un ventilador lleno de polvo. / ED

Pasos para limpiar tu ventilador

El primer paso para limpiar un ventilador es desconectar el aparato de la corriente eléctrica. Este paso es fundamental para evitar cualquier accidente. A continuación, retira las rejillas protectoras. Aunque dependerá del modelo, es probable que necesites un destornillador para poder retirar las rejillas protectoras.

Lo siguiente será limpiar las rejillas. Para ello, utiliza un paño húmedo con agua tibia y jabón para limpiar las rejillas protectoras. Si hay mucha suciedad, puedes utilizar un cepillo de dientes. Aprovecha que tienes el paño y no te olvides de pasarle a las aspas. Presta especial atención a las zonas donde se acumula más polvo. Recuerda que las aspas son la parte más importante del ventilador, por lo que debes dedicarles más tiempo y atención.

Utiliza ese mismo paño para limpiar el cuerpo del ventilador. Si hay manchas difíciles de quitar, puedes utilizar una mezcla de agua y vinagre blanco. Recuerda que debes secar el ventilador con un paño limpio ante de volver a usarlo.