Los baños son una de las zonas más importantes de las casas.

Tenerlos limpios es fundamental para el higiene de una casa. Es una de las estancias que más se suele cuidar pero, en ocasiones, pasamos por alto alguna de las partes de los baños que, sin darnos cuenta, no ayudan a que nuestro baño esté en su mejor versión.

Esto es lo que suele ocurrir con las mamparas de los baños, es uno de los objetos de los baños que más cuesta mantener al día dado que la ducha es algo que está en constante actividad.

La rapidez del día a día hace que este objeto se vaya llenando de manchas y cal y llega un momento en el que la suciedad es mayor que la transparencia de la mampara.

Para solucionar esto, te desvelamos los mejores trucos para tener una mampara limpia usando unos productos acordes al material de la misma.

Adiós a la suciedad y la cal

Es muy importante que tengas en cuenta que no todos los productos valen para las mamparas. Ates de llevar a cabo la limpieza, ten en cuenta si es de plástico o de cristal para elegir correctamente el producto que la dejará impoluta.

Para las mamparas de plástico, el mejor producto es un spray casero hecho con amoníaco, alcohol y agua. Rocía la superficie y los carriles y pasa un paño húmedo para limpiarlo.

En cuanto a las mamparas de cristal, en este caso, deberás usar  uno de los mejores limpiadores y desinfectantes naturales que existen: el vinagre. Rocía ese contenido en la mampara y deja que actúe al menos cinco minutos. A continuación, con un paño húmedo, frota la mampara.

¿Y para la cal? Al ser una suciedad más incrustada y más compleja de erradicar, tendrás que mezclar vinagre con dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Aplica la mezcla sobre la mampara y déjalo actuar durante 20 minutos para retirarlo posteriormente con un trapo húmedo.