Ana Obregón ha concedido su primera entrevista en televisión seis meses después del fallecimiento de su hijo Aless. La presentadora y actriz, que se pondrá al frente de las Campanadas de Fin de Año en TVE junto a Anne Igartiburu, ha hablado en el programa 'Corazón' sobre cómo afronta una noche tan especial y del estado en el que se encuentra tras el mayor golpe de su vida. 

"Estoy encantada de volver a verte y de volver a la vida, más o menos", comenzó diciendo Obregón durante su entrevista con Anne Igartiburu, grabada durante la jornada en la que se rodó la promo de las Campanadas: "No sé cómo explicarlo. Es como si hubiera estado viajando 200 años por la luna y de repente aterrizara en un mundo que, desgraciadamente no es el mismo, pero es vida. Estoy emocionada y agradecida". 

La intérprete, que subrayó que volver a la televisión pública es como "volver a casa", recodó que la idea de dar las Campanadas fue de su representante, Susana Uribarri: "Me encanta que a TVE les gustara esa idea. Me hace mucha ilusión que demos las Campanadas dos mujeres. Creo que es un homenaje a todas las mujeres de España". 

Consciente de que ha sido "un año muy difícil para todo el mundo", Obregón quiere transmitir un mensaje de esperanza a todas las personas que sintonicen TVE durante la última noche del año: "Hay 60.000 familias de fallecidos por coronavirus, hay 200.000 familias fallecidas por cáncer... Creo que todas esas personas se van a identificar conmigo, y si les doy un poco de esperanza y de amor, ya me quedo satisfecha". 

Ana Obregón: "Seguiré siendo madre hasta que me muera"

Durante la grabación de la entrevista, Ana Obregón confesó que "es el primer día que me despierto y no lloro". "Las lágrimas son sanadoras. Me he levantado y he tenido una fuerza brutal que me ha dado Aless para volver a la vida", añadió.

"Somos madres las dos, porque yo seguiré siendo madre hasta el día que me muera. Van a ver que las mujeres valemos, tenemos poder, corazón, sensibilidad... El mensaje va a ser de esperanza, pero sobre todo, de mucho amor. También de responsabilidad hasta que tengamos las vacunas", apuntó la presentadora. 

En cuanto a sus expectativas de futuro, reconoció que se ve "viviendo una nueva vida, porque nunca seré la misma". No obstante, avisó de que todavía tiene "muchas cosas que dar". "Profesionalmente también he hecho un viaje hacia mi interior. Me he reencontrado con mi verdadera alma. Ese es el tipo de energía que se transmite en televisión", finalizó Obregón, que se emocionó cuando Igartiburu le dedicó unas palabras en nombre de toda la casa: "Te admiramos y te queremos un montón".