La cantante grancanaria, natural de Teror, Raquel del Rosario, ha hecho una poderosa reflexión en sus redes sociales en el que, sin duda, es uno de los mejores momentos de su vida.

Desde hace ya unos años, la vocalista vive en Malibú junto a su marido, el fotógrafo gallego Pedro Castro, con quien contrajo matrimonio hace ya 8 años, y con quien tiene dos hijos en común, Mael y Leo. Este cambio de vida supuso un antes y un después en la realidad de la artista terorense que decidió abandonar España para comenzar una nueva etapa en América.

Una etapa que ha estado cargada de buenas noticias y que, como puede observarse en el Instagram de la cantante, ha supuesto toda una revolución personal para la grancanaria.

Además, Raquel del Rosario siempre ha hecho un uso muy sano de sus redes sociales las cuales usa para dar a conocer ciertas cuestiones que muchas veces quedan silenciadas debido a la rapidez de la vida.

Una de ellas fue el importante alegato que la cantante quiso compartir en su perfil sobre el Trastorno del Espectro Autista (TEA), una enfermedad que sufre uno de los hijos de la cantante y que ella misma decidió compartir con sus seguidores por si su experiencia podía servir para ayudar a más personas.

Algo parecido es lo que ha vuelto a hacer la terorense, en esta ocasión, con una cuestión también muy importante relacionada con un evidente cambio físico que tiene una explicación a la que la artista le ha puesto nombre y apellido.

Extracción de implantes mamarios

Raquel del Rosario, a través de una honesta y reveladora carta en Instagram, ha confesado con todo lujo de detalles el porqué de su cambio físico y los motivos que la han llevado a decidir quitarse los implantes mamarios que se colocó en 2008.

En la misiva, que ha contado un apoyo unánime por parte de sus seguidores a causa de la transparencia de la cantante grancanaria, Del Rosario comienza asegurando que "los motivos que me han llevado a tomar esta decisión han sido varios, pero el principal ha sido el tener un acto de honestidad con la Raquel que soy ahora".

Durante el texto, Raquel revela cuál fue el motivo que la hizo decidirse por entrar al quirófano para extraerse las prótesis. "Un día tropecé con un post en Instagram de una chica que mostraba su cuerpo durante la lucha contra un cáncer asociado a estos implantes (Linfoma Anaplásico de Células Grandes, la OMS no lo había reconocido hasta 2016). Hubo una frase que me resonó de manera especial: “Colocamos estas bombas de relojería sobre nuestro pecho y nuestro corazón..” Esa noche no logré dormir, los hashtags #breastimplantillness y #explant me ayudaron a descubrir un sinfín de historias de mujeres cuya salud se había visto afectada por el uso de prótesis mamarias".

Además, en la carta que acompaña a la fotografía, la cantante compartió que una de las prótesis le estaba haciendo daño. "Una vez retirados, el doctor me dijo que uno de ellos estaba presionado ligeramente mis costillas, supe entonces que todo aquello no había sido por casualidad", comparte.

Finalmente, Raquel del Rosario, en este alarde de sinceridad y respeto para con ella misma y sus seguidoras, ha querido resaltar que con su historia no pretende hacer sentir mal a nadie ni tampoco sentar cátedra sobre esta cuestión, sino que quiere compartir su experiencia porque "si aquella chica no hubiese compartido la suya, tal vez no me hubiese ayudado a dar este paso tras el que no puedo estar mas feliz y agradecida. Me siento más yo que nunca".