Menudo regalo de Reyes adelantado ha tenido Anabel Pantoja. Y es que la influencer, que ha pasado unas navidades atípicas pero de lo más envidiables en Canarias con su marido, Omar Sánchez, ha comenzado 2022 de la peor manera posible. En urgencias y con un collarín, como ella misma ha desvelado a través de varias historias ha compartido a través de Instagram.

Visiblemente dolorida, la sobrina de Isabel Pantoja ha aclarado en primer lugar que no ha tenido ningún accidente de tráfico y que la razón que la ha llevado al hospital ha sido un dolor insoportable de cuello por el que por poco se "cae por las escaleras".

"Llevo dos noches durmiendo fatal, nunca me ha pasado esto", ha asegurado al borde de las lágrimas, explicando que aunque ha tenido tortícolis alguna que otra vez, nunca había llegado hasta este extremo. "He dormido fatal, fatal estas dos noches y esta última ha sido lo peor porque me he quedado dormida con dos almohadas y me he despertado que casi me caigo", ha explicado.

Sin embargo, lo que "no podía imaginarse" es que su visita al hospital se saldaría con un pinchazo - de un calmante para el intenso dolor de cuello - y un collarín que deberá llevar "durante tres días". "Estoy bien pero estoy jodida. Felices Reyes" ha concluido Anabel, que en estos momentos está intentando localizar a un "fisio de urgencia" para intentar aliviar este inesperado contratiempo que le ha amargado la noche en la que vienen sus Majestades de Oriente.

No es la primera vez que pasa por un hospital. la sobrina de la conocida tonadillera ha tenido que ir a un centro sanitario no una, sino dos veces, a causa de una enfermedad bastante común que, eso sí, no parecía que se le estuviese curando de forma correcta. Ha sido la propia protagonista la que ha confirmado el diagnóstico a través de sus redes sociales, tranquilizando así a sus fans que le han escrito para preocuparse por ella.

Todo comenzó este jueves pasado cuando subió una imagen desde el hospital asegurando que no se encontraba del todo bien; la colaboradora de Sálvame se fue a casa tras saber que lo que padecía era una faringitis aguda, pero días más tarde volvió porque en lugar de mejorar su estado de salud, este llegó a mantenerse sin atisbo de cambiar.

"No tengo fiebre, pero he vomitado. No he podido parar de toser, escalofríos, sudores... Me encuentro fatal. Pensaba que iba a ir a mejor, pero el viento de aquí y la emoción... Ayer terminé mi tratamiento de antibiótico, confié en mi salud y la emoción de volver, y ahora me encuentro peor. Irresponsable", dijo a través de una 'stories' la joven, que tenía previsto viajar a Madrid desde Canarias, plan que deberá cancelar para evitar empeorar aún más. Quizás por ello esta tarde no la veamos en Sálvame como suele ser habitual en ella.

Lo cierto es que Anabel Pantoja tuvo que pasarlo mal hasta saber que padecía faringitis, y es que los síntomas que ella mismo se ha encargado de detallar si se relacionan también con la Covid-19, y es probable que haya tenido que esperar el resultado de una prueba diagnóstica para saber lo que le ocurría.

Así fue la boda de Anabel Pantoja en La Graciosa