Desde que se hiciera pública la información en la que se confirmaba que la actriz española Concha Velasco había sido internada en una residencia de ancianos por decisión propia, y en consonancia con la de sus hijos, todos los medios de comunicación del país han querido saber cómo se encuentra la intérprete y el motivo por el que se había tomado esta decisión.

La gran cantidad de noticias que surgieron tras conocerse la nueva vida de Velasco hizo que el hijo de la misma, Manuel Martínez, tuviese que intervenir en programas como Sálvame o ponerse en contacto con diferentes revistas del corazón para explicar cuál es el verdadero motivo por el que la actriz ha cambiado de residencia habitual.

Según las explicaciones de Martínez,  el estado de salud de su madre es tan delicado que "su estado de salud ha empeorado, está muy delicada y su movilidad se ha reducido muchísimo" y para los hijos de Velasco "estaba siendo muy complicado. Ella necesita ayuda para todo y no queríamos que estuviese sola".

Sin embargo, en las últimas semanas se publicó que los hijos de la afamada y querida intérprete habían iniciado el traslado de la actriz a otro lugar por desavenencias con la residencia de ancianos en la que se encontraba.

Ante estas informaciones, el hijo de Concha Velasco ha lanzado un grito desesperado a la prensa para preservar la intimidad de su madre.

Respeto e intimidad

Manuel Martínez ha pedido a los medios de comunicación que paren de acudir a las puertas de la nueva residencia de su madre, ubicada en Las Rozas de Madrid, y que no estén constantemene buscando la última hora de la actriz dado que son sus propios hijos los que informan, periódicamente, sobre cómo se encuentra.

"Por favor, necesitamos ya un poco de paz. De privacidad. De intimidad médica. Lo ruego de corazón", pide Manuel por la situación que están viviendo. Ante las informaciones sobre problemas con la anterior residencia, Martínez ha desmentido esto asegurando que "solo puedo tener palabras de agradecimiento para la residencia Santa Matilde de Madrid. Han tratado con enorme cariño y profesionalidad a mi madre. Rogaría que no se especulara con el buen hacer de estas excelentes trabajadoras que tienen todo mi respeto y admiración, y mi amistad eterna".